Dudamel castigado en Sol menor, por Gustavo Coronel

GustavoDudamel

 

Cuando los venezolanos votaron masivamente en contra del régimen para elegir una Asamblea Nacional con mayoría absoluta de la oposición democrática, el miserable dictadorzuelo que se aferra al poder le envió un mensaje al pueblo de Venezuela: “Ahora, por no haber votado por mí, no les haré más casas”. Esta demostración de barbarie ya ha sido olvidada por quienes insisten en arrodillarse frente al iletrado.

Ahora le ha tocado al turno al gran músico Gustavo Dudamel, a quien Maduro le acaba de cancelar su gira estadounidense, junto a la orquesta juvenil de Venezuela, por haber manifestado su rechazo a la violencia que se ejerce en Venezuela. Todo lo que hizo Dudamel fue condenar la violencia, sin colocarse de frente al régimen.

De inmediato todas las caretas se vinieron al suelo. Maduro se indignó con Dudamel, invocando la “ética” y se hizo evidente que la gira tenía, además de una misión artística, una misión de propaganda política del narco-régimen, lo cual ha sido el caso por algún tiempo. La cancelación se lleva a cabo porque ya no sirve a los propósitos de glorificación del régimen, una vez que Dudamel ha osado levantar la cabeza.

La Venezuela de hoy está llena de criminales, ladrones y adulantes,  de gente “bien” que se llena los bolsillos junto con los funcionarios del régimen. Artistas, clases altas, algunos líderes políticos de oposición ya identificados, izquierdas y derechas que ven llegado su turno de enriquecerse, gente acomplejada con deseos de venganza y oportunistas, todo un inmenso grupo de inválidos morales confabulado para saquear a nuestro país.

Lo que le ha sucedido en un día de eclipse solar, en Sol menor, a Gustavo Dudamel, es lo que le sucede (dijo Churchill) , tarde o temprano a quienes le dan de comer al cocodrilo con la esperanza de ser los últimos en ser tragados. Ayer le tocó a él.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas