¡Constituyenchimbismo: de revolución a involución! Por Armando Martini Pietri

PlantillaRunRunes_

 

El más reciente invento –constituyenchimbismo- del que podríamos citar como autoría del “grupo Maduro” sin quitarle méritos a sus colegas castristas, inició su capciosa actividad en medio de un desopilante espectáculo de mal gusto, con sorpresas y otorgando la razón al 90 % de los venezolanos que la adversan. Y para peor, dando motivos a los gobiernos del mundo que rechazan su existencia, dejando muy claro que no aceptarán ninguna decisión devenida de la apelotonada constituyente.

No sólo los países latinoamericanos en sus diversos niveles y los del norte, sino la Unión Europea que ya es bastante decir. La suspensión del Mercosur más simbólica que eficaz, es política y no altera los acuerdos bilaterales, los privilegiados, bolichicos y bandidos de siempre podrán continuar en sus actividades ilícitas ganándose los dólares comprando alimentos. Sin embargo, esa actitud sureña de cesación, es síntoma preocupante para cualquier político con un dedo de frente. Significa que dinero es dinero, pero también quien manda en Mercosur es el único amigo que le queda, el comunistoide Presidente uruguayo. En Buenos Aires el astuto mandatario -amigo de Donald Trump-Mauricio Macri, y en Brasilia, Michel Temmer no pueden verlo ni en pintura. Y ahora, nuestro vecino el colombiano Juan Manuel Santos, arruga el ceño y endurece el tono.

Síntoma aún más alarmante quien para los europeos es la voz autorizada sobre Latinoamérica, el antipático, pero hábil gallego Mariano Rajoy, quien tras mucha paciencia ha venido endureciendo la posición española respecto al madurismo.

Rajoy Brey seguirá en el poder en España aliado con partidos ideológicamente a años luz del socialismo bolivariano del siglo XXI, como Ciudadanos y el Partido Nacionalista Vasco, mientras Santos Calderón se prepara a abandonar la presidencia colombiana y su probable sucesor es de la corriente más enfrentada al oficialismo venezolano, la que dirige el expresidente Álvaro Uribe Vélez que hincó de rodillas a la guerrilla colombiana.

Más allá de lo político, la robustez de las posiciones del resto del mundo contra la Constituyente y la violencia autoritaria gubernamental, hace terrorífico el horizonte que se avizora en lo político, social y en especial, económico.

De los resultados más desastrosos de la revolución chavista bolivariana que la está erosionando aceleradamente, es la destrucción de la economía. La Venezuela del siglo XXI no produce nada, no puede por sí sola alimentar ni siquiera en lo básico a su población, lo que antes era emblemático de los menos favorecidos como caraotas, arroz, harina de maíz, pasta, atún y sardinas, hoy son productos importados que, si se consiguen, arrasan con el sueldo promedio de cualquiera que no sea de verdad pudiente. Los lamentos del Gobierno tienen alguna base sobre el abuso con el dólar y su comportamiento errático, pero la dura realidad es que no importa cuánto valga el fulano dólar, los venezolanos de las amplias clases medias y menos acomodados simplemente consiguen comida con extrema dificultad, sin considerar la tragedia de los medicamentos. La Canasta Alimentaria se puso en julio pasado por encima de 1.400.000 bolívares, ¿cuántos ganan esa cantidad al mes?

Allí está la base del desplome madurista, la calidad de vida de la inmensa mayoría se ha convertido en cosa de un pasado que se difumina mientras la administración, como un Midas empavado, todo lo que toca -y perdonen la expresión- en vez de en oro lo convierte en caca.

Que la gente siga protestando en las calles, jóvenes, mujeres y hombres de la tercera y todas las edades, controlen y superen el natural miedo a la violencia uniformada y a la civil armada, pervertida por la ignominia castro-madurista, es una clara señal de que el régimen, no le importa cuánto dure atrincherado en su castillo armado hasta los dientes, sólo tiene bayonetas, pero no pueblo.

El ciudadano venezolano no lo defiende, lo rodea, lo acosa, no lo deja dormir en paz. Maduro, su equipo de cómplices y la economía venezolana, se han convertido en apestados internacionales, y la Asamblea Nacional Constituyente, en vez de ganarle tiempo, se lo está devastando.

Destituir a la Fiscal General, tratar de adueñarse del Ministerio Público -hasta el momento es un intrincado misterio saber cómo podrá ejercer la fiscalía el musculoso poeta de la revolución-. Violentar como ladrones las cerraduras del Palacio Legislativo para sesionar a la cañona, la diaria presencia uniformada en las calles asfixiando y matando, son proclamas de una sociedad y una economía en desbandada.

Enfocar la realidad en que está el país actualmente, demanda cambios significativos y urgentes, para recuperar la institucionalidad de la República, debido a la ausencia de valores democráticos En esta Venezuela, por gobernar, no gobierna nadie. Maduro habla y habla como si hablar hiciera aparecer comestibles primordiales por arte de la oratoria, Cabello se pone irónico como forma de amenazar, los militares se visten de campaña para impresionar, pero el país sigue de mal en peor. Hasta Smartmatic, empresa asociada, se les voltea, la presión internacional cada día hiere más, y el país sigue en estampida.

Mal resultado para quienes prometieron revolución y sólo han generado involución.

Tan evidente es el retroceso que, no permitieron el acceso a los diputados colocado un muro al Salón Protocolar, donde sesionó la constituyente. Y por si fuera poco el atraso, según el último acuerdo, todos los poderes públicos se subordinan al constituyenchimbismo. Y ahora por gracia de no sé quién, su reina manda más que la Asamblea Nacional, sin que los venezolanos lo hayamos autorizado. Es decir, majestad usurpada. Pero que ingenuidad, como podía ser diferente.

 

@ArmandoMartini

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas