El no-hombre nuevo por Mario Guillermo Massone

personascaminando

 

Florece el nuevo hombre. Animal depredador, sin escrúpulo moral. El valor de la vida humana la quema como un miserable billete de cien bolívares, con el que no se compra un clavel. El nuevo hombre conduce y atropella y mata; sueños, vidas y esperanzas. Y luego ríe.

El hombre nuevo es bestia y barbarie. La maldad es su divisa. Acecha todo lo bueno para aniquilarlo. Odia la luz. Prefiere las sombras y la ruindad. Se mueve a traición, animal alevoso. Se junta en manadas para descarnar a sus semejantes, a quienes o domina o mata, de hambre, una bala, de enfermedad, arrollados.

Su ambiente natural es la ruina. Se siente a gusto en medio de ruinas y desechos, restos y no ser. Obrar no es lo suyo. Antítesis del obrero. La civilización le agobia. Hay que construirla, y construir le es extraño. Apoderarse de los predios para devastarlos es instintivo. Peor, es además su intención. La destrucción es su móvil.

La cultura de la muerte es su marca y patrocinio. El sufrimiento y la necesidad son sus dioses. Alaba la desgracia y la miseria. Se jacta de su perversidad. Celebra su inmoralidad. Desecha todo bien, porque el bien no está en su ser. Enaltece la inmundicia. El nuevo hombre es todo menos hombre. Es un inhumano: el no hombre nuevo.

En medio de la maldad, la bestialidad y la destrucción, los civilizadores, nosotros, nos movemos a pleno sol y sin escabullirnos. No nos ocultamos, porque no nos intimida el depredador. Somos hijos de Prometeo. Poseemos la ciencia y la técnica. Esas son nuestras armas que usamos para construir y defendernos, esperando no morir atropellados en el intento.

 

@massone59

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas