Desbandados… a sus anchas por Andreina Muñoz-Tébar

Internet

 

   Disfruté una Semana Santa nostálgica. Evitando gastar el “sagrado” presupuesto destinado a cubrir La Cruz Alimentaria (lo de Canasta ya es ridículo, tomando en cuenta las últimas cifras publicadas), decidí quedarme en casa y aprovechar de adelantar trabajo pendiente. La ciudad lucía como un primero de enero, pero sin la esperanza típica, aunque sea ilusoria, de un comienzo de año. Una que otra salida, tempranera, una que otra entrada al mercado soñando con ganarme el Triple Gordo: que llegara Harina Pan, Margarina y Pastillas de Jabón. ¡Por Dios, Andreina! Ni que hubieses acompañado en procesión al Nazareno.

  Pero la nostalgia del pasado no llegaba como reacción a la escasez o por la falta de agua. De hecho, como toda comunicación de este gobierno, la tan publicitada sequía durante la Semana Mayor en Caracas, por casa resultó todo lo contrario; gozamos los vecinos, vaya que nos quedamos muchos, de chorro desatado y libérrimo sin recurrir a camiones cisternas. Por supuesto no voy a decir donde vivo porque capaz y no las aplican. Y a quienes conocen mi paradero, les cambio regadera por pastilla de jabón.  

   Los recuerdos vinieron fue sentada al computador. Como dije al principio, con trabajo por adelantar pensé que tendría garantizado el  Plan Internet en Semana Santa Seguro. La Banda Ancha, de largo a largo para mí y los cuatro pelagatos citadinos. En casa tenemos contratados dos servicios de internet precisamente para dividir la “pésima conexión” en diversas bandas hogareñas: sala, cocina y comedor se conectan a la red “Bájalosipuedes”, y mi estación de trabajo más los cuartos gozan de la conexión “hazcafémientrasabrelapágina”.  Los nombres son perfectos para espantar a cualquiera que quiera robarse la conexión, pero de paso gozan de sendas contraseñas.

  El hecho es que pude comprobar que las típicas teorías robolucionarias como, por ejemplo, que no hay carne porque la gente ahora desayuna mechada, almuerza asado y cena molida, resultarían igual de panfletaria de aplicarse a la internet. La Banda es Híper Angosta, incluso accediendo a ella un tercio de los vecinos. Porque me imagino que nadie se va a tripear un video en youtube mientras salta en las olas, nada en la piscina o monta caballos en los páramos merideños. Se ha invertido en el área lo mismo que en el sistema eléctrico: 80 cadenas televisivas, 90 cuñas fantasiosas y 0,00 Bs. Y recordaba entonces cuando llegaba la world wide web a nuestro país. Nos conectábamos por Dial-Up, es decir, conectados a la línea telefónica. ¡Mi amor, que te estoy llamando!! Ay, disculpa, es que me distraje en el Foro de noticias. Corría la segunda mitad de los 90, rumbo a las elecciones del 98. En ese entonces ya podía enviar mis guiones de “Muñecotes”, un programa de humor político del cual formé parte, invitada por César Miguel Rondón. No había Banda Ancha, el navegar más o menos rápido dependía del Modem, y lo que variaba eran los Planes, es decir, cuánto de más pagabas  de teléfono por las horas conectada a internet.

   Han pasado por tanto 20 años aproximadamente desde esas, mis primeras conexiones a la web. Y me maravillo al evidenciar cómo han evolucionado los contenidos, las plataformas, han nacido gigantes como Google, Facebook, Amazon, ha crecido el mercadeo, las soluciones y herramientas digitales y la internet móvil. A pasos agigantados evoluciona el mundo, los negocios, las comunicaciones, etc. gracias a un internet cada día más veloz y accesible desde la laptop, la tableta,  el celular, pero también desde el carro conectado, el internet de las cosas (hogares), las estaciones inalámbricas en Manhattan, en un vuelo comercial. Las conexiones, cada vez mejores, impulsan la radio y la Televisión en Streaming, Radio (Podcast) y TV (Netflix, PopCorn, etc.) a la carta, completos cursos para emprendedores con los mejores panelistas, en un auditórium virtual.

  Han pasado 20 años, el internet sigue evolucionando en buena parte del mundo, pero en Venezuela se quedó…. en el aparato (basta con mirar la calidad del modem que entrega CANTV). Se crean Info-Centros para acceder a un servicio de internet que no se da abasto por falta de inversión. La telefonía móvil la venden como 4G, quizás por la Grotesca lentitud con la que accedemos a contenidos desde el celular. Veinte años y el Seniat se apoya en la eterna excusa del saboteo para justificar que, quien lo dejó para última hora,  tenga que entrar en el portal a partir de la media noche para poder declarar. Ese internet que ha permitido soluciones ciudadanas impresionantes y que aquí se implementan sin lograr funcionar en condiciones óptimas. Podríamos resumir el panorama haciendo uso de uno de tantos slogans inventados por el atraso rojito: La eficiencia en la Web es igual o peor que la Eficiencia en la Calle.

  Añoro la sensación de modernidad que me invadía en aquellos años 90. Hoy, con todo y el avance, más el que leo que el que he podido experimentar, me invade una realidad signada por el estancamiento.

Pareciera que aquí la única Banda que crece, a sus Anchas, es la del Picure y sus secuaces.

@dremunoztebar

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas