El hat trick de Dilma por Luis DE LION

DilmaRousseff8

En el año 2013, para estos mismos medios, escribí un artículo que titulé “El maracanazo de Dilma”, allí explicaba la magnitud de la crisis que amenazaba el primer gobierno de la presidenta Rousseff. Reelección mediante, sin que se desinflaran las protestas, Dilma en su segundo período gubernamental, tuvo que hacerle frente a una grave crisis económica, mientras el desempleo aumentaba, la inflación explotaba y el país entraba en recesión. A ese escenario, se agregó una muy grave crisis política, en diciembre pasado, cuando se inició un procedimiento de destitución presidencial, que luego fue anulado, in extremis, por la Corte Suprema.

La oposición acusó a Dilma, de haber falsificado las cuentas públicas en 2013, para hacerse reelegir. Puesta contra la pared, Rousseff, no tuvo mejor idea que pedirle auxilio a Lula.

Pero la incorporación de Lula, al moribundo gobierno de Rousseff, se produce en un contexto explosivo. El nuevo, flamante ministro, debía comenzar sus funciones, apenas diez días después de haberle sido allanada su residencia y ser audicionado por los jueces, previo un inminente auto de detención en su contra por “ocultación de patrimonio”. Así descubrió, la opinión brasileña, que el nombramiento del “salvador” Lula, era sinónimo de inmunidad judicial. Rousseff buscaba proteger a su mentor político, y para ello, no tuvo rubor alguno en entrabar la labor de la justicia.

El nombre de Lula, desde los primeros días de su propio gobierno, estuvo estrechamente mezclado a escándalos diversos de corrupción. Pero Petrobras es el escándalo de mayores proporciones que implica directamente a Lula. La petrolera junto a varias empresas de construcción, sobrefacturaron múltiples obras públicas. Un superávit de dinero sucio que sirvió para corromper a muchos políticos de la coalición de gobierno de Lula en el 2013. Cientos de condenas judiciales mediante, a diversos personeros, políticos e industriales, el cauce de la justicia, llegó a los pies del hoy ex presidente Lula.

¿Qué papel jugó y juega Rousseff?

Dilma fue Ministro de Energía en el gobierno de Lula, ella tenía bajo su tutela a Petrobras. Pero la grabación telefónica entre Dilma y Lula, hecha pública el miércoles pasado por el juez Sergio Moro, ha sido interpretada por la opinión pública como una suerte de confesión.

Todo lo antes descrito, ha relanzado, no solo las protestas multitudinarias en todo el país, sino que los parlamentarios, han vuelto a impulsar el procedimiento de impeachment contra Rousseff.

En el 2013, me parecía cuesta arriba la reelección de Rousseff. Si la presidenta brasileña sobrevive a ésta muy grave y nueva crisis, entrará en el selecto grupo de “presidentes” en haber alcanzado el hat trick político. Un selecto grupo conformado por personajes, tales como Maduro y Bachar.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas