¿Para quién el Gobierno de Venezuela es una amenaza? por Luis Fuenmayor Toro

FirmasContraDecreto

 

El presidente Obama acaba de prorrogar la declaratoria de Venezuela como amenaza para la seguridad de EEUU, decisión que para cualquier persona cerebralmente apta es inaudita y constituye una agresión despreciable e inaceptable para nuestra nación. Y no me refiero a la potestad del gobierno estadounidense, para investigar a quienes tienen depósitos bancarios en ese país y verificar el origen legal de los fondos consignados. Tampoco cuestiono que sus órganos de seguridad investiguen sobre la participación en actividades delictivas de nacionales de otros países. Venezuela puede también investigar a ciudadanos de cualquier país, estadounidenses entre ellos, y tomar medidas en su territorio sobre los mismos: detenerlos y juzgarlos si fuera procedente, impedirles la entrada al territorio venezolano, expulsarlos del país o citarlos a declarar en nuestros tribunales.

Nuestros gobernantes, por su parte, pueden ser investigados, pero el trato internacional que se les dé debe ser el mismo que el gobierno estadounidense exige para los suyos, ya que no existe ninguna base legal para aceptar ninguna diferencia en esta materia. Quienes piensen que no debe ser así y que EEUU tiene prerrogativas especiales sobre nuestro país, o demuestran una ignorancia crasa o realmente se consideran seres inferiores, de menor calidad humana y ciudadana que quienes viven en la potencia norteña y vasallos de aquellos gobernantes; no se ven ni se sienten como hombres libres. Permiten a su vez que se violente la soberanía e independencia de su patria, por lo que se les puede aplicar perfectamente el término de apátridas, tan alegremente utilizado por el gobierno chavecista en todos estos 18 años.

El decreto Obama es además ridículo. ¿Cómo puede un país pequeño y subdesarrollado ser un peligro para la potencia más poderosa del mundo? Y mucho menos en las condiciones en que nos encontramos: sin divisas suficientes, sin combustibles, con una Fuerza Armada penetrada por la corrupción y sin ninguna experiencia de guerra, pues sus enfrentamientos, luego de la independencia, han sido contra el pueblo venezolano desarmado; sin alianzas militares internacionales, sin comida para la gente, sin medicamentos, sin repuestos para los vehículos automotores, sin suficiencia eléctrica, sin agua, amenazados por el hampa común, que domina porciones de nuestro territorio; con 20 por ciento de colombianos infiltrados entre nosotros, con frentes de conflicto en nuestras fronteras oriental y occidental, divididos internamente y sin posibilidad de unión ante un enemigo externo.

La amenaza del Gobierno de Maduro es sólo para los venezolanos, para quienes vivimos y sufrimos aquí, pero para enfrentar esta amenaza no necesitamos la ayuda de terceros y mucho menos la militar de EEUU.            

 

@LFuenmayorToro

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas