El wikileaks de Daesh por Luis de Lion

wikileaks
Al momento de escribir éste artículo no se había confirmado la autenticidad de los documentos publicados por el canal de noticias británico Sky News, contentivos de la lista de los de 22.000 miembros del Estado Islámico.
Una mina de oro, los archivos en cuestión. Allí aparecen los nombres, las direcciones y números telefónicos de los reclutas de la yihad. 55 nacionalidades entre los soldados de Daesh. También aparecen registrados los grupos sanguíneos, el nivel de comprensión de la Sharia.Entre los datos, podría estar información valiosa para los servicios occidentales sobre yihadistas aún no identificados y que se encuentran cual células durmientes en Estados Unidos, Canadá o Europa.El origen de esta suerte de wikileaks de Daesh, según Sky News, proviene de un yihadista desertor que registró los documentos en una memoria USB y se la entregó a un periodista turco.

Es de esperarse que un lanzador de alertas, en teoría comprometido con una causa tan deleznable genere dudas. En principio, los servicios occidentales han encontrado algunas certezas, pero otros expertos, han encontrado algunas incoherencias en la muy extensa documentación publicada.

El desertor, al igual que ocurrió previamente con muchos otros de Al Qaeda, denuncia el burocratismo exacerbado de Estado Islámico y su desviación de lo que el desilusionado recluta considera una malinterpretación de los preceptos del Islam.

Otros analistas, consideran provechoso el hecho que se ponga en evidencia la vulnerabilidad del Estado Islámico, cuando uno de sus miembros, logra voltearse y huír con suficientes municiones.

Mientras se determina la legitimidad de los archivos, sigue presente la interrogante, sobre cómo es posible que Daesh sobreviva luego que el mundo entero le ha declarado la guerra. ¿Será que el Estado Islámico no se limita solamente a Irak y Siria? ¿Libia por ejemplo?

Dicho esto, habrá cometido, con Irak, la comunidad internacional dos veces – quizás tres veces-  el mismo error, de cuando se dejó a Afganistán a la deriva durante los 12 años siguientes a la caída del muro de Berlín. La tercera vez está en curso con lo que ocurre en Libia luego que Gadafi fue desalojado del poder.

El retiro de las tropas estadounidenses de Irak, fue la ocasión, muy bien aprovechada por Daesh para erigirse como el ejército “liberador”. Sin las pretensiones globales de Ben Laden, humildemente Daesh aspiraba convertirse en potencia regional y para ello tuvieron el pragmatismo de crear un Estado, con su territorio y su administración.

Hoy han perdido territorio y se burocratizaron. ¿El próximo paso será la desaparición?

@LDeLION

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas