Se quitó la careta el gobierno forajido por Mario Guillermo Massone

Mentiras

La despótica revolucionaria, abiertamente y sin careta, va por la extinción de la Ley, del imperio de la Ley, de la Asamblea Nacional. El TSJ enfila su artillería antijurídica en contra del Poder Legislativo. Las hordas apostadas en las afueras del Palacio Federal Legislativo, identificadas con uniformes de la Alcaldía Libertador, asechan y atacan a plena luz del día a diputados, empleados y asesores del parlamento. El crimen más reciente, el atentado contra el diputado de Primero Justicia por el Estado Mérida Carlos Paparoni.

Mientras, juntas comunales, conformadas por miembros del PSUV, se reúnen de noche planificando “revocar” a la Asamblea Nacional, liquidarla, y sustituirla por una inconstitucional “Asamblea Comunal”. El gobierno forajido va con todo. Las formas ya le tienen sin cuidado. La apariencia democrática se la pasaron por el forro. La legalidad constitucional es hoy un fantasma institucional. La propia institucionalidad es un fantasma del pasado.

El gobierno de las leyes ya no se sostiene ni de la boca para afuera. Destruir la Asamblea Nacional es destruir la Soberanía Popular. El gobierno forajido de Nicolás Maduro va contra el Pueblo Soberano. La Voluntad Soberana expresada el 6 de diciembre de 2015 le sabe a bolas a la “revolución”. El atropello es nacional, general y popular.

El gobierno forajido de Nicolás Maduro ha desconocido a vox populi la Constitución, la Soberanía Popular, el Poder Legislativo, la Democracia y la Civilización. En Venezuela ya no hay Derechos Humanos ni de ninguna especie.

@massone59

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas