KO fulminante por Carolina Jaimes Branger

Boxeo

 

Lo que comenzó el 6D con el triunfo por avalancha de la oposición, se asemeja a una pelea de boxeo. El primer round fue ganado por la oposición -y aunque las encuestas daban por sentado que la oposición obtendría la mayoría- la mayoría calificada tomó por sorpresa a muchos funcionarios y afectos al gobierno. ¿Será que creían que con este desastre la gente iba a seguir apoyándolos? Las limosnas no crean lealtades. Uno puede darle cien veces limosna a alguien que la necesite. Si la centésima primera vez que nos piden, no tenemos dinero, pasamos a ser enemigos del necesitado. O mejor dicho, el necesitado pasa a ser enemigo nuestro. Espero que la lección que se le dio al populismo la aprendan tanto tirios como troyanos.

Pero continuemos con esta pelea de boxeo: observamos atónitos el segundo round: cómo el gobierno hizo lo posible (en los días que le quedaban con la vieja asamblea) para contrarrestar y quitarle poder a la nueva asamblea con mayoría calificada opositora. Nombró magistrados sin convocar a la oposición, sin los baremos requeridos para tan importantes cargos y sin observar los lapsos. Apuntaló al Tribunal Supremo de Justicia como un ente por encima de todos los demás poderes. Es decir, que treinta y dos magistrados tienen más poder que ciento sesenta y siete diputados electos por el pueblo. Es más, los cuatro magistrados de la Sala Constitucional del TSJ tienen más poder que nadie en Venezuela. Porque a cuenta de interpretar y reinterpretar a conveniencia del gobierno cualquier línea de “la mejor Constitución del mundo”, dan para todo. No entiendo por qué si era la mejor constitución haya tantas cosas que interpretar. Fin del segundo round.

El tercer round comenzó con la toma de posesión de la nueva asamblea. La desincorporación de los diputados por Amazonas pareció haber sido ganado por el gobierno, pero la oposición hiló fino, tragó grueso y se encaminó a ganar los próximos rounds. Este hecho de la desincorporación estoy segura de que se revertirá en poco tiempo. Mi impresión es que con la actitud proactiva y decidida de los diputados de la MUD, ese round quedará tablas. Si las razones para desincorporarlos era algo que no constituye una prueba, como lo es una grabación telefónica, ya esos diputados deberían estar reincorporados. La MUD tiene que insistir y presionar.

Los próximos rounds son de largo aliento y mucha fuerza. La aprobación de leyes en primera instancia, de esas leyes que favorecen al pueblo, como la Ley de Propiedad para los beneficiarios de la Misión Vivienda, ha sido un rotundo éxito de la fracción opositora. A pesar de las negativas del gobierno y de las manipulaciones al pueblo, que van desde la aseveración de que “el comandante supremo no quería eso” hasta el chantaje de que no se construirán más viviendas, pasando por la humillación de llevar a la AN beneficiarios con pancartas que dicen “yo no quiero ser propietario” (¿quién no querría ser propietario?).

Los varios acuerdos propuestos por la MUD rutinariamente han sido negados por la fracción del PSUV. Pero el bloque de la Unidad tiene que hacer valer su mayoría. El round del martes pasado cuando el TSJ dio un golpe y usurpó poderes a la Asamblea Nacional, pareciera haber sido ganado por el gobierno, pero eso aún está por verse.

El último round lo veo cada vez más cerca. Demasiados problemas, demasiada corrupción, demasiados abusos. Sólo espero que no haya violencia. De lo que no me queda duda es que para el gobierno será un KO fulminante.

@cjaimesb

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas