Consideraciones sobre los dos discursos por Eddie A. Ramírez S.

NicolásMaduroyHenryRamosAllup

 

Desconocemos si los dos discursos fueron posibles después de un armisticio o de una corta tregua. Si fue lo primero la MUD se apuntó un gran éxito, si sólo fue un breve cese del fuego nuestra dirigencia, a la que damos pleno respaldo, tendrá que endurecer su posición porque el régimen intentará venir por más. Maduro dijo  más de lo mismo, pero fue relevante para que todos se convenzan de que no rectificará.  Henry Ramos  no dijo nada que los de oposición no sepamos, pero fue importante porque lo expresó muy bien y ahora los partidarios del oficialismo tienen otra versión de la situación.

Maduro no va a rectificar, como se deduce de su afirmación de que la revolución “no va a arriar sus banderas”, así como de su  Decreto de Emergencia Económica y de los ministros piratas recién designados. Persistió en sus intentos de engañar a pesar de la paliza del 6D.  No es cierto que hoy en día exista un aparato productivo mejor que hace veinte años. Tampoco que el asediado sector privado se haya negado a colaborar con el gobierno y sea partícipe de una supuesta “guerra económica”. Mucho menos que la inflación se deba a precios especulativos y que exista un ¨ataque monstruoso en contra de nuestra moneda¨.

Estas mentiras fueron desmontadas magistralmente por Ramos Allup, quien lo invitó a realizar un inventario de las empresas expropiadas, para que compruebe su mal estado. Destacó las elevadas pérdidas que tienen los sectores del aluminio y del hierro. Recalcó que la inflación es una consecuencia económica de decisiones políticas y que el  bolívar se ha depreciado porque la demanda de dólares supera con creces la oferta. En suma, que el modelo económico es equivocado, tal como lo evidencian las cifras.

Igualmente, Ramos Allup  se mostró dispuesto al diálogo, pero enfatizó que debe ser permanente y con resultados. “A veces hay que doblarse para no partirse”, dijo refiriéndose a la decisión de desincorporar a los diputados de Amazonas ilegalmente objetados por la Sala Electoral del TSJ, “pero que nadie se equivoque, esta Asamblea es un poder autónomo que va a debatir, legislar y controlar”. Dejó claro que no sacó a Bolívar de la Asamblea, sino un cuadro de un  Bolívar inventado y que en ese recinto no hay cabida para ningún expresidente. Insistió en que la Asamblea discutirá un proyecto de amnistía y reconciliación nacional, mientras Maduro se pronunció por una Comisión de Justicia y Paz. Con respecto a la Fuerza Armada señaló que la Constitución no contempla otra denominación y que militar que quiera opinar de política debe colgar el uniforme. “Les guste o no les guste”, le recalcó a un burlón  general presente.       

Maduro mintió cuando afirmó  que los precios del petróleo se derrumbaron por intereses geopolíticos, culpando al “imperio”. Seguramente por falta de tiempo Ramos no se refirió a este tema, pero cabe apuntar que los precios cayeron inicialmente por la errada política  de la OPEP de restringir producción de crudo para lograr precios altos, lo cual incentivó la aplicación de costosas tecnologías que permiten  obtener petróleo de las  llamadas lutitas;  como consecuencia aumentó la producción por parte de las empresas privadas estadounidenses. Posteriormente, ante el temor de perder mercado, Arabia Saudita, ha jugado a que los precios se mantengan bajos para sacar del juego a competidores y Rusia aumentó producción. Pdvsa informó a la OPEP que en diciembre solo estaba produciendo  2.570.000 barriles por día  de crudo.

Como he destacado, el discurso de Ramos Allup me pareció excelente. Solo me permito disentir en que no debió suavizar la crítica  a Maduro por la mala¨ herencia¨ que recibió.  Al difunto hay que dejarlo tranquilo. Maduro profundizó la crisis al seguir una política económica que no era sustentable. Considero injusto calificar de gorilas a  los oficiales que participaron el 11 de abril del 2002. No creo que todos los golpes sean malos. El 18 de octubre de 1945 los militares  entregaron  el gobierno a los civiles, los cuales terminaron de enterrar los residuos del gomecismo y permitieron la elección presidencial  directa. El 23 de enero de 1958 los militares derrocaron una dictadura y establecieron una Junta cívico –militar. En abril del 2002 los militares reaccionaron ante una masacre y reiteradas violaciones a la Constitución y entregaron la presidencia a un civil que se comprometió a llamar a elecciones en un año y a no ser candidato, aunque la situación no se manejó adecuadamente.  

Dos discursos. El de Maduro evidenció que mientras siga en el poder nos seguiremos hundiendo. El de Ramos fue una crítica sincera y una oferta de colaboración de la Asamblea para resolver los graves problemas que nos aquejan.

Como en botica: En los sucesos de inicios  del 2014  fueron asesinados 31 compatriotas, 28 de ellos por armas de fuego, uno por golpes y dos atropellados exprofeso. Además, lamentablemente  un joven  falleció al  chocar contra una guaya que nunca debió ser colocada y otros seis en accidentes por supuestas pérdidas de control para evitar guarimbas. De 15 ciudadanos identificados con la oposición, supuestamente dos fueron asesinados por la Guardia Nacional, uno por el Sebin, otro por el CICPC y once por paramilitares rojos. Lamentablemente no hay información sobre quienes asesinaron a los identificados con el oficialismo, entre ellos miembros de la Guardia y de cuerpos policiales ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

 

[email protected]

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas