La incertidumbre por Luis De LION

ANVenezolana2

Los casi 8 millones de demócratas que votaron por la Unidad el pasado 5 de diciembre, no lo hicieron para permitirle a Nicolás Maduro llegar al final de su mandato y hasta poder reelegirse.

No obstante, se corre el riesgo que ello ocurra si la operación imaginada por algunos promotores de la “cohabitación” llega a su término. La operación, de momento, se presenta como aleatoria. Pero no nos llamemos a engaño. Hace tiempo ya, que varios líderes de la MUD sueñan con un chavismo sin Chávez,  como excusa para deshacerse de sus propios compañeros a los que han etiquetado de radicales.

Mientras la cohabitación, va tomando todas sus formas. No debemos olvidar que, la historia del chavismo, está llena de usos y abusos, de las herramientas democráticas para instaurar su dictadura.

¿Por qué ésta Asamblea Nacional sería distinta?

Henry Ramos Allup, en su primera sesión como presidente de la Asamblea Nacional, dio un discurso pedagógico y `prospectivo. Es un político voluntarioso, pero está lejos de ser Maquiavelo. La polémica, por el retiro de las imágenes de Hugo Chávez del recinto del Palacio Legislativo, pusieron en evidencia, el acecho del chavismo sin Chávez dentro de la Unidad, una falange, que sin rubor pidió excusas por lo ocurrido.

Al mismo tiempo, las FAN, se han prestado una vez más, para promover la incertidumbre como política de Estado. El entreguista General Padrino, ha sido el micrófono del desasosiego. Mientras el Ejecutivo avanza, sin descanso, hasta asfixiar al  Legislativo.

Así las cosas, la amplia victoria de los demócratas el pasado diciembre, debe leerse como lo que es, una sanción electoral. En consecuencia, se impone una recomposición política rápida y toca cruzar las líneas marcadas y avanzar en la primera etapa de la reconquista del poder.

Pero la realidad es terca.  Muchos observadores y analistas, ponderados y de reconocida reputación dicen hoy que es inminente un choque de trenes, que la crisis va a estallar. Diría yo, que volvemos al punto de partida, regresamos a febrero del 2014, a la tan detestada por unos e innombrada por otros, La Salida.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas