De la nacionalización a la piratización de los servicios - Runrun

De la nacionalización a la piratización de los servicios

crisis01.jpg

En Venezuela, reponer un tramo de cable robado, sustituir algún aparato o simplemente solventar una falla, se puede resolver con dólares, bolívares soberanos y también con comida, dependiendo de la zona donde ocurra la eventualidad

 

Ya llevamos 96 horas sin luz en la calle Las Acacias de La Florida.
¡Y pinta para largo! Cuando pienso en la cantidad de millones de dólares que se robaron en las supuestas inversiones eléctricas y veo las penurias que pasamos millones de venezolanos provoca mentar madre sin contemplación. En la 4ta República cuando se dañaba un transformador eléctrico a las 2 horas llegaba un camión de la electricidad y lo cambiaba de inmediato. En la 5ta República, a los 2 días  llega el camión, se lleva el transformador, luego aparece un empleado y pide plata para arreglarlo.

Buenos días a Todos”.

 

 

Así saludó, el lunes 12 de noviembre a través de su cuenta de Twitter, el actor y director de teatro Héctor Manrique. En su zona, al Norte del municipio Libertador de Caracas, 16 edificios y 6 casas se quedaron sin servicio eléctrico.

Su vecina, la escritora Jacqueline Goldberg, también dejó registro en la red social sobre las penurias que están pasando gracias a Corpoelec. Goldberg escribió que el transformador de su edificio ya era un aparato temporal, puesto en la superficie hace dos años, y que el jueves 8 de noviembre en la noche comenzó a echar humo. Según la escritora, al día siguiente llegaron dos grúas y se llevaron el transformador averiado y otro subterráneo que servía a esa zona.

A través de una llamada telefónica, la escritora dijo que una cuadrilla de Corpoelec encabezada por el funcionario Maikel Condalez llegó al lugar para informarle a todos los afectados que para reparar el transformador los vecinos debían obligatoriamente suministrar todos los repuestos e insumos necesarios, y que solo después de que entreguen todos los materiales resolverán el problema. De lo contrario, iban a seguir sin energía eléctrica.

Lo que viven Manrique, Goldberg y sus vecinos no es exclusivo de esa urbanización ni de ninguna otra zona en particular. Tampoco es un hecho aislado en alguna ciudad remota de Venezuela. La “privatización” de los servicios públicos ya se ha vuelto una manera de sobrevivencia en tiempos de socialismo: para solucionar cualquier falla de los servicios de luz, telefonía e internet, hay que pagar.

Solo los vecinos que estén organizados y que puedan aportar dólares, bolívares soberanos o comida a los técnicos y trabajadores de Cantv y Corpoelec pueden salvarse de quedar incomunicados y en la oscuridad.

Y, con todo y el pago, el resultado de estas gestiones paralelas es tan incierto que, en lugar de ser una “reprivatización” de los servicios después de que el gobierno los nacionalizara hace una década, termina siendo la “piratización” de un procedimiento que debería, por ley, ser público, gratuito y para todos.  

Tanto Corpoelec como Cantv son instituciones del Estado que dependen directamente del Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica y del Ministerio del Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Innovación, respectivamente. Desde la nacionalización de ambas, en el año 2007, la calidad de estos servicios evidencia en años recientes la peor crisis de la historia reciente. Tanto, que junto con las fallas en el suministro de agua potable, son de las causas más frecuentes de protestas en el país.

Según una data del Termómetro de la Calle, las protestas sociales desplazaron a las de carácter político en el 2018, siendo el tema eléctrico la tercera razón por la cual los venezolanos salieron a la calle. Un total de 332 manifestaciones se produjeron por fallas eléctricas hasta el mes de julio.

Una investigación del Comité de Afectados por Apagones reveló que durante el primer semestre de 2018 se produjeron en el país más de 16.000 apagones, esto es un promedio de 88 apagones diarios.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró que solo para el mes de octubre se produjeron nueve protestas a nivel nacional para exigir mejoras en el servicio de telefonía fija y conexión a internet.

Un estudio realizado por el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) en abril de 2018 determinó que Venezuela tiene el Internet más lento de toda la región. Según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Venezuela tiene la peor calidad en la conexión.

Un informe de Transparencia Venezuela titulado “Empresas propiedad del Estado, 10 años de opacidad, decadencia y destrucción” afirmó que las empresas Corpoelec, Corpoelec Industrial y Administradora Serdeco, todas propiedad del Estado, tienen denuncias de irregularidades de funcionamiento, falta de insumos, conflictos laborales o de corrupción.

En el sector de las Telecomunicaciones, el informe identificó que de 10 empresas propiedad del Estado, 50% de ellas -Cantv, Orinoquia,Vtelca, VIT y Movilnet- tiene denuncias públicas de irregularidades de funcionamiento, falta de insumos, conflictos laborales o de corrupción.

 

Una “vaca” para pagarle a los técnicos

 

 

Yohandra Ramírez vive en Filas de Mariches y trabaja en una agencia de loterías a varias cuadras de su casa. Para ella, el servicio de internet es imprescindible porque sin él no puede laborar.

Hace dos meses, después del último robo del cableado de internet -un ramal de aproximadamente cinco metros- contactaron con unos técnicos de Cantv para buscar una solución, pero la respuesta de estos fue la menos esperada: “Sí, nosotros podemos ir, pero necesitamos una colaboración por parte de la comunidad para poder restablecer el servicio”.

El trabajo consistía, básicamente, en subir al poste con un nuevo pedazo de cable, empatarlo con el que se habían robado y chequear que llegara la señal. La colaboración que pidieron los técnicos de Cantv en ese momento -antes de la reconversión monetaria- fue de cien millones de bolívares, -unos diez mil soberanos- y que estuvieran pendientes de la hidratación. Tal como lo pidieron, la comunidad se organizó y entre todos realizaron “una vaca” para poder pagar el precio que solicitaban los técnicos.

 

Desayuno y almuerzo por Internet

 

Blanca Rivas -nombre ficticio para proteger su identidad- vive en Baruta y aseguró que desde principios de 2018 las fallas en el servicio de Cantv se incrementaron y por eso tuvieron que solicitar ayuda a los técnicos para reponer un tramo de cable. La respuesta de los funcionarios fue la esperada: “Sí podemos, pero ustedes como comunidad deben organizarse con la logística”.

Rivas y todas las personas del sector se organizaron y se inventaron un plan para turnarse la preparación del desayuno y el almuerzo durante una semana, tiempo máximo estimado para solventar el problema. Pero los días pasaban y la avería se fue alargando. Más de 15 días tomó solucionarla. Mientras tanto, los técnicos seguían recibiendo la “logística” que habían pedido como colaboración.

“El primer día se les dio desayuno y almuerzo a nueve personas; dos días después, a 16; en una oportunidad tocó darle comida a 42. Al parecer, entre ellos se llamaban para que fueran a comer. Se les dejó de dar comida, no fueron más y las fallas no se corrigieron en su totalidad”, lamentó Rivas.

 

 

Romina León vive en La California y lleva un año pagando el servicio de ABA sin usarlo. Desde que se robaron los cables de internet los técnicos le dijeron que no había material para hacer la reposición y que debía esperar.

León y cuatro personas más de su edificio contactaron con unos supuestos técnicos de Cantv que ofrecen sus servicios por las redes sociales y, apenas ella les explicó el problema que tenían, el hombre le dijo: “Mami, eso está caro, tú sabes que el negocio de los choros es robarse los cables y nosotros no tenemos como reponerlos, a menos de que tengas una buena plata”.

 

Adiós luz

 

 

En Parque Central, edificios que fueron el símbolo de la modernidad de Caracas en los años 70, Corpoelec cobra en dólares por reparar cualquier falla que se presente.

La usuaria Maryolga Giran, publicó en Twitter que un inquilino se robó el medidor de la luz de un apartamento. Dijo que fue después de un año que el propietario con mucho esfuerzo logró conseguir el aparato, pero que la gran sorpresa se la llevó cuando llamó a los técnicos de Corpoelec para que realizaran la instalación del aparato y estos le estaban cobrando $300. El apartamento sigue desocupado y sin luz.

Otro caso similar ocurrió en la calle Tamara del Municipio Sucre. El usuario @ascensoliberal publicó que una falla en un transformador dejó toda la cuadra sin energía eléctrica. Cuando llegaron los técnicos de Corpoelec a “chequear” la avería le pidieron a la comunidad comprar todos los equipos e implementos para realizar el trabajo, un pago en dólares o un mercado con alimentos.

 

“Eso antes no era así”

Francisco Tapia trabajó para la Cantv durante 10 años antes de ser nacionalizada por el gobierno de Hugo Chávez. Aseguró que en aquellos tiempos ser un trabajador de esa empresa era motivo de orgullo y reconocimiento. “Antes, los técnicos hacían su trabajo de la mejor manera y con el mayor compromiso. Cualquier problema lo resolvían rápido, ahora todo es plata”, aseguró Tapia.

La Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela, conocida por todos como la Cantv,  inició sus operaciones en el año 1930 bajo el mandato de Juan Vicente Gómez. Desde ese momento, muchos cambios y nombramientos ocurrieron, pero fue en 1953 cuando la empresa fue nacionalizada por primera vez.

Para el 2007, el gobierno nacional del fallecido presidente Chávez fijó sus ojos en la empresa ordenando su renacionalización, pasando a ser el dueño del 86,21 % de las acciones de la Cantv.

Para ese mismo año, el gobierno también anunció la nacionalización de la Electricidad de Caracas y de todas sus filiales -nueve en total-, cambió su nombre a Corpoelec y pasó a ser el dueño del 90 % de las acciones.

Para Ygor Lira, representante del sindicato de Trabajadores de la CANTV, la renacionalización sí funcionó al principio, pero con el pasar de los años, la paralización de las inversiones y la crisis económica todo desmejoró.

Lira asegura que gran parte del problema también lo generan los usuarios. “El venezolano está acostumbrado a pagar para tener las cosas rápido y eso está pasando con Cantv y otras empresas”, aseguró.

Lira señaló que no se pueden atender nuevas solicitudes para el servicio de ABA, debido a que el número de puertos para internet instalados en el país es de 1.945.312; de estos, están ocupados 1.793.995, es decir 92 % de la planta. La demanda para nuevas instalaciones del servicio supera en 645.312 los puertos disponibles.

“Es imposible satisfacer la demanda sin inversión, pero si la Cantv hiciera su trabajo, el cliente no tendría que pagarle a otras personas para disfrutar del servicio”, dijo Lira.

 

Lo peor en servicios

Frederick Linares, ex trabajador de la Cantv, dijo que es muy difícil que una empresa prospere y ofrezca un buen servicio si no invierte en nuevas tecnologías y sus trabajadores están mal pagados.

Linares afirmó que aunque la empresa está muy lejos de prestar un buen servicio a muchas personas no les importa pagar lo que sea por tener el peor internet.

En abril de 2018 el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) presentó el estudio “Navegación a la mínima expresión” en el que se evidencia que desde el año 2012 el país ha vivido un receso en la calidad del servicio, entrando en el 2015 en “niveles de precariedad”.

A pesar de que en 2014 la Cantv amplió su plan de conexión a 10 megas, no ha vuelto a realizar un aumento de velocidad en la conexión a internet la cual se ubica, según un estudio de Ipys en 1,61Mbps. Países como Chile y Colombia, cuentan con una navegación de 36,7 y 28,7 Mbps respectivamente.

La situación del sector eléctrico no es distinta. La demanda de electricidad se encuentra por encima de la capacidad disponible y por eso el Gobierno ha realizado intensos racionamientos en diferentes regiones del país.

Después de 9 días sin luz, Manrique ha publicado un nuevo reporte en Twitter: “Hoy llegamos a 216 horas sin luz en la Av. Las Acacias de la Florida!! Han destrozado el país. La única misión que les funcionó de premio fue la ‘Misión Vuelvan Mierda!’”.

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios