Fernando Albán: Entre la fe católica y la abogacía - Runrun

Fernando Albán: Entre la fe católica y la abogacía

fernandoalban-1.jpg

VARIAS DE LAS FOTOS que se encuentran en redes sociales del concejal Fernando Albán son de actividades religiosas: comulgando, porteando a la virgen de Coromoto en una procesión, en un evento junto con el Cardenal Jorge Urosa Sabino. La práctica de la fe católica atravesaba su vida.

Como un hombre familiar, de principios religiosos y comprometido con las causas sociales era conocido Fernando Albán, el concejal del municipio Libertador del partido Primero Justicia que murió este lunes al supuestamente saltar del décimo piso del edificio del Sebin en Plaza Venezuela.

“Era una persona de impecable conducta y sólidos principios democráticos”, dijo el Cardenal Jorge Urosa Savino.

Fernando Alberto Albán Salazar era abogado, egresado de la Universidad Central de Venezuela, especializado en materia de derecho laboral. El pasado 1 de octubre cumplió 56 años.

Fue escogido concejal en los comicios de 2013 por el Circuito 3 del Municipio Libertador del Distrito Capital con 6.170 votos y 17,30% de un universo de 35.659 electores junto al secretario general de Acción Democrática, Guillermo Miguelena (6.125 votos y 17,7%).  

Aunque Primero Justicia no está habilitado para participar en las elecciones a concejales del venidero 9 de diciembre por no haber conseguido 1% de firmas del Registro Electoral Permanente en la más reciente validación, no se descartaba que ediles como Albán aceptaran el apoyo de otros partidos avalados por el CNE como Avanzada Progresista para lograr una reelección.

“Albán fue mi alumno en la escuela de la Universidad Central de Venezuela. Era responsable, hombre de fe, valiente y comprometido con la universidad. No tenía temperamento de suicida”, escribió en su cuenta de twitter, el profesor universitario, Ramón Escovar León.

Desde sus inicios en la política, Albán militó con el partido Primero Justicia, donde fungía como secretario nacional de justicia gremial, además formaba parte de la Comisión de Cultos y Régimen Penitenciario del Concejo Municipal de Libertador.

Colaboraba con la organización Caritas en las llamadas “ollas solidarias” para dar comida a los más necesitados en distintas iglesia del municipio Libertador

Venía de la ciudad estadounidense de Nueva York de visitar a su esposa e hijos (Fernando y María Fernanda Albán Osío) en Nueva York y de acompañar a una delegación de opositores venezolanos encabezada por el diputado Julio Borges en la Organización de las Naciones Unidas, cuando el pasado viernes 5 de octubre fue detenido por efectivos del Sebin en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía e incriminado de haber participado en el presunto atentado cometido contra el presidente Nicolás Maduro el 4 de agosto de este año en la avenida Bolívar de Caracas.

Borges acusó a los cuerpos de seguridad del Estado de asesinar al concejal. “Es imposible que se suicidara alguien con una profunda convicción católica como la de Fernando Albán. Estamos golpeados y dolidos”, dijo desde el exilio.

“Su esposa había alegado que se encontraba frente ante las presiones para inculpar a los dirigentes por el tema del magnicidio. Fernando, no va a quedar impune tu muerte” aseguró el ex presidente de la Asamblea Nacional.

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios