MinDefensa plantea incorporar la inteligencia militar a los cuadrantes de paz

padri

 

La Guía de Planeamiento correspondiente a 2017 sugiere que los colectivos como “pueblo organizado”, así como los “patriotas cooperantes” serán incorporados de lleno en la búsqueda de información sobre criminalidad

 

Javier Ignacio Mayorca

@javiermayorca

 

El ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, planteó a los miembros del Alto Mando y al generalato de la Fuerza Armada Nacional que es necesario incorporar las estructuras de la inteligencia y la contrainteligencia militares a los cuadrantes de paz, destinados esencialmente a temas de seguridad ciudadana.

Este es uno de los puntos más importantes y novedosos contemplados en la denominada Guía de Planeamiento “para Garantizar la Independencia, la Soberanía de la Nación y la Integridad del Espacio Geográfico” de Venezuela, versión 2017. Según el ex comandante de la Región de Defensa Integral de Guayana, mayor general retirado Clíver Alcalá, cada jefe militar debe elaborar un documento de este tipo cuando recibe una posición de mando. Pero en el caso de Padrino, quien además de ser titular de Defensa es jefe del Comando Estratégico Operacional de la FANB, constituye una orientación para la toma de decisiones “aguas abajo” en la institución castrense.

En la página 11 del documento, Padrino sostuvo que la integración de la inteligencia militar a los cuadrantes de paz se puede lograr “con el pueblo organizado en los órganos de dirección para la defensa integral y en la Milicia Bolivariana, lo cual implica incrementar las redes de inteligencia y contrainteligencia popular como mecanismo para neutralizar las acciones de lucha no armada, especialmente en la lucha contra la especulación, el acaparamiento, el contrabando, y contra cualquier expresión del crimen”.

 

guia

 

Los ámbitos de acción de esta estructura de inteligencia serían las comunas, las comunidades, las parroquias y los municipios que conforman cada una de las Áreas y Zonas Operativas de Defensa Integral.

Padrino sostuvo que las acciones del hampa común y de la delincuencia organizada, así como la corrupción y el debilitamiento general de la moral de la Fuerza Armada “buscan generar un ambiente que propicie la desestabilización”.

 

guia1

 

En esta estrategia también se incluirían según el jerarca militar los “ataques a las empresas estratégicas y a los servicios públicos, con el fin de generar manifestaciones espontáneas o inducidas por falta de servicios básicos como el agua, electricidad, aseo, transporte, gas, servicios para la higiene y la salud, entre otros, así como la carencia de alimentos y las acciones conspirativas internas y externas para la desarticulación del Estado”.

En el documento distribuido a finales de enero el titular de Defensa advierte al generalato sobre una supuesta agresión externa, propia de los conflictos de cuarta generación, que intentaría “materializar la estrategia del estado fallido implementada por países y grupos económicos poderosos”, que se traducen en prácticas como la especulación y la generación de mercados negros.

En resumen, según el máximo jefe militar en la actualidad los problemas más agudos del país como la escasez de alimentos y el auge de la criminalidad se originarían por el impulso de elementos externos, ajenos al Gobierno.

“El imperialismo, los monopolios, las grande transnacionales cuentan con un gran poder económico, político, mediático y militar; manipulan los mercados, sus precios y cantidades, desestabilizado economías, países y pueblos”, argumentó.

Regularizan a los patriotas cooperantes

Para el ex director de Inteligencia Militar, general retirado Ovidio Poggioli, este documento reúne las intenciones del máximo representante de la FANB.

Advirtió que el planteamiento de fondo es incorporar a elementos de los colectivos y en general a los “patriotas cooperantes” a la estructura de inteligencia militar.

El término “patriota cooperante” es utilizado desde la fundación del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) para denominar a los informantes, ya sea que pertenezcan a la nómina o que reciban un pago por los datos aportados. Los “patriotas cooperantes” han sido usados en casos aislados de pesquisas criminales y de forma más intensiva contra los estudiantes que protagonizaron las manifestaciones conocidas como La Salida, en febrero de 2014.

 

colec

 

“Eso es una aberración. Todos los entornos se rodearán de sapos, sobre todo los entornos más humildes (…) Están regularizando al patriota cooperante, tanto a los que operan porque les gusta como a los terroristas y los que quieren dañar a una persona. Lo más peligroso es que ninguno tiene formación para la inteligencia”, señaló.

Explicó que el proceso para la formación de inteligencia tiene cuatro fases, tanto en los ámbitos civil como en el militar: la recolección, la estratificación, el análisis y la difusión.

Los colectivos y otras formas de organización popular se incorporarían solamente a la primera fase del proceso, es decir, en el acopio de información, ya sea en una manifestación, una reunión de junta de condominio o en una fiesta.

Poggioli cree que en la práctica la insersión de estructuras de inteligencia en todos los circuitos de paz es “poco viable”, pues actualmente no se cuenta con personal suficiente para estratificar y valorar la calidad de las informaciones recopiladas por las fuentes humanas.

“Esta es la aplicación de hecho de la famosa Ley Sapo, que fue abortada”, dijo, en alusión a la ley de Inteligencia y Contrainteligencia, que fue derogada por Chávez en junio de 2008 en virtud del escándalo generado por su promulgación, dos semanas atrás.

La web: nuevo espacio de conflicto

El documento enviado por Padrino hace referencia explícita a la necesidad de fortalecer los mecanismos de defensa ante eventuales “ataques cibernéticos” contra el sistema informático de la Fuerza Armada.

“Es imperativo desarrollar en la FANB una doctrina de ciberdefensa que contribuya a la creación de una política de Estado de ciberseguridad para la protección de instalaciones críticas o estratégicas y el diseño de planes de defensa”, afirmó.

Simultáneamente, el jefe castrense exhortó a todos los componentes de la Fuerza Armada a hacer el “máximo uso de los medios de comunicación”, tanto los tradicionales (la prensa, la radio y la televisión) como todos desarrollos que se han logrado a través de las redes sociales. En ambos casos, indicó, deben ser vistos “como herramientas para difundir mensajes institucionales, programas educativos con alto contenido moral y ético, y para contrarrestar los ataques psicológicos contra nuestro pueblo, nuestra FANB y nuestro país, y al mismo tiempo posicionar nuestro mensaje de unidad y paz”.

 

carta

 

La búsqueda del enemigo común

Según el general retirado Clíver Alcalá, las guías de planeamiento deberían ser documentos que indiquen de manera concreta cuál será la orientación de las acciones a tomar en un período específico.

Pero en el caso de Padrino, las primeras páginas fueron utilizadas para describir las fuentes de amenazas para el proceso político encabezado por Nicolás Maduro.

El ministro, por ejemplo, insistió en que la escasez y la inflación son el producto de una conjura en la que participarían poderosas corporaciones en alianza con gobiernos extranjeros y factores de la oposición “que también buscan acceder de manera favorable a los recursos de Venezuela”.

Padrino invitó al generalato a analizar las implicaciones que tiene la ratificación de la Orden Ejecutiva 13.692 que califica a Venezuela como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. En su criterio, estas medidas “normalmente preceden eventos injerencistas de carácter más violento, desde el bloqueo económico hasta acciones unilaterales o en coalición, tomando como pretexto la salvaguarda de los derechos humanos”.

“La constante presión geopolítica ejercida por países imperialistas para garantizar el control de nuestra patria por cualquier medio, usando como pretexto la restauración de los Derechos Humanos, la democracia, las libertades públicas, la liberación de presos políticos, el derecho al voto, entre otras, buscan desprestigiar al Gobierno Bolivariano del Presidente Nicolás Maduro Moros y dar un viraje al proceso revolucionario que se lleva en Venezuela”, sentenció.

Según Alcalá todos estos mensajes son divulgados en el interior de las filas militares con la finalidad de generar la unión ante un “enemigo común”. Pero en principio no tienen mayor cabida ni aceptación.

Por otra parte, según Alcalá, estas declaraciones de tono aparentemente nacionalista no se compaginan con acciones que en poco reivindican los intereses del país, como por ejemplo la cesión de importantes espacios y funciones a enviados de gobiernos extranjeros.

“Ni los cubanos en los 50 años que estuvo Fidel Castro entregaron su sistema de identificación a personas que no fuesen del país”, señaló.

Abastecimiento soberano

En la Guía de Planeamiento, Padrino subrayó la necesidad de reforzar los mecanismos de vigilancia y control de la Gran Misión Abastecimiento Soberano. En su criterio, este programa servirá para romper la dependencia de los mecanismos de producción y distribución de bienes de consumo masivo, actualmente en manos privadas.

Alcalá observó que esta orden revela la inexistencia de tales controles desde que se inició el programa de distribución de alimentos, a mediados de 2016.

Para él lo más contradictorio es que la orden de Padrino tendrá que ser ejecutada por el actual Inspector General de la FAN, el general Carlos Osorio, quien ha sido señalado como uno de los grandes beneficiarios de la importación de rubros de consumo masivo, cuando era ministro de Alimentación.

Evaluarán conocimientos sobre Ezequiel Zamora

El general Alcalá no le da mucha importancia a la declaratoria de la Fuerza Armada como institución “zamorista y antioligarca”. Cree que eso es un simbolismo que tiene escaso impacto en la vida de los cuarteles.
La semana pasada, sin embargo, el ministerio de la Defensa envió a las Regiones de Defensa Integral un complemento a la Guía suscrita por Padrino, cuyo propósito es “operacionalizar” las directrices impartidas en enero.
Allí se establece que todas las unidades castrenses deberán impartir charlas y evaluar posteriormente el conocimiento que hayan adquirido las tropas y la oficialidad sobre la vida y obra del llamado General del Pueblo Soberano. La justificación para esto, de acuerdo con los instructivos revisados, es que el expresidente Hugo Chávez tomó los decires de Zamora y los convirtió en uno de las fuentes ideológicas del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, el grupo formado en las filas castrenses que sería el núcleo del fallido intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas