Marcha en la frontera para exigir que se abra el paso binacional

 

MarchaFrontera#23E

Personas vinculadas al comercio formal, industrial, aduanero, y comunidades en general, marcharon este sábado 23 de enero en el municipio Bolívar, San Antonio del Táchira, para hacer un llamado al Gobierno nacional y exigir que de manera urgente se tomen las medidas necesarias para abrir la frontera entre Colombia y Venezuela.

La marcha fue convocada de manera independiente por los diversos sectores afectados por el cierre de la frontera, quienes caminaron en los alrededores de la redoma El Cementerio, en San Antonio, y expresaron que se encuentran con sus empresas quebradas, que no se consiguen alimentos para las familias, ni siquiera los que se dan a través de los programas sociales del Gobierno, y que las pérdidas son irreparables, por lo que consideran que de seguir el bloqueo al paso binacional, será imposible recuperar sus negocios.

Laidy Gómez, diputada a la Asamblea Nacional y presidenta de la Comisión Especial de Fronteras, afirmó que acudió a esta convocatoria para acompañar y escuchar a los asistentes, de tal forma que pueda seguir con la documentación de cada uno de los casos ante los organismos nacionales, y de generar propuestas para que se pueda reabrir la frontera.

“No entendemos cómo el gobernador Vielma Mora dice que lo que hay en la frontera son delincuentes e irregulares, cuando hoy por ejemplo, en esta concentración, había representantes de todos los sectores sociales, transporte, taxistas, textil, carga pesada, marroquinería, agentes aduaneros, comercio formal, consejos comunales, que acompañaron y fueron parte de la organización emprendida desde la sociedad civil para exigir al Gobierno nacional,  al presidente Nicolás Maduro, que atienda la apertura de la frontera de forma inmediata, por las pérdidas millonarias generadas por la paralización comercial, industrial y aduanera”.

Dijo Laidy Gómez que en esta actividad los representantes de distintos consejos comunales denunciaron que en los municipios fronterizos no hay comida; los agentes aduaneros afirmaron que están en ruina, y existe una gran preocupación por el empleo indirecto que genera la economía aduanera como transporte, así como las pérdidas por los bienes que a muchos trabajadores se les quedaron en el Norte de Santander y no han podido traer a Venezuela.

Indicó que llamó especial atención las numerosas muertes que se han producido, al no permitirse el paso de pacientes graves a Cúcuta para recibir atención médica inmediata, como el caso de un hombre herido de bala que murió desangrado por la falta de autorización para cruzar el puente.

“Esta iniciativa de la sociedad civil es una demostración de que se aboga por la activación de la economía formal. Aprovechamos para brindarle al pueblo un informe de la Comisión Especial de Fronteras que se instaló el jueves, y les manifesté que los medios de participación como foros, asambleas, actividades pacíficas de calle, son mecanismos constitucionales para exigir la restitución de los derechos humanos y económicos de la sociedad fronteriza, por lo cual reiteramos el llamado para que Vielma Mora reflexione y deje de criminalizar a la frontera, diciendo que solo hay prostitutas, contrabandistas y delincuentes, cuando hay un pueblo trabajador desesperado y con hambre”, dijo Laidy Gómez.

Denunció que, mientras se desarrollaba la marcha y posterior asamblea, unos funcionarios de la Fuerza Armada Nacional grabaron, tomaron fotos, hecho que también molestó a los asistentes, pues se trataba de una actividad pacífica y legal.

“Aprovechamos ese incidente para decirle a la gente que no podemos criminalizar a la Fuerza Armada, pero sí queremos que expliquen por qué bajo la custodia de ellos se siguen cometiendo irregularidades, por qué en Cúcuta se siguen incautando alimentos venezolanos cuando la frontera está cerrada, exigiendo una respuesta frente a la mirada complaciente que tienen los funcionarios con delitos que se cometen a través de las trochas”, dijo Laidy Gómez.

Enfatizó la parlamentaria que: “estamos conscientes de que se deben evaluar situaciones como el contrabando de extracción de combustible, para lo cual se pueden hacer propuestas binacionales, pero el pueblo no siente la disposición política del Gobierno para cesar en la violación de derechos y restituir el aparato productivo en la frontera”.

Calificó la actividad como altamente positiva por haber surgido del pueblo, “que ha perdido el temor, y van a seguir con esquemas organizados, donde ya se plantean asambleas de ciudadanos, gremios, y que todos puedan demostrarle al Gobierno que no defienden irregularidades, como lo hace ver Vielma, sino que defienden sus derechos”.

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas