Los escándalos de Nelson Merentes

Merentes

 

A lo largo de estos 17 años de administración revolucionaria, Nelson Merente ha estado rodeado —como el recordado Hermano Coco, de Radio Rochela— de mucho dinero y de mujeres popularmente conocidas como “explotadas”, con inmensos traseros y protuberantes senos.

El hombre que ha tenido la responsabilidad de administrar los recursos del país durante los dos gobiernos el chavismo, desde el Ministerio de Finanzas y el Banco Central de Venezuela,  no solo ocupa su tiempo en contar dinero, sumar o restar, también acumula una serie de “escándalos” que por retruque o acción directa lo han tocado. Sus “aventuras” combinan un tridente que es un clásico en la historia de la humanidad: sexo, poder y dinero.

Aunque la vida privada de los personajes públicos genera curiosidad y morbo, la realidad es que se trata de su vida privada. Sin embargo, las dudas comienzan cuando las debilidades íntimas de un funcionario público dejan en evidencia que este no es capaz de resguardar ni siquiera sus “pequeños” tesoros personales, y además no duda en encubrir a presuntos delincuentes.

 

El robo del “cash” y la novia adolescente

 

la chica

 

Sucedió en Tanaguarena, el sector del estado Vargas en donde el presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes tiene un apartamento de lujo. Allí, la noche del 29 de diciembre, ingresaron desconocidos que cargaron con un bolso lleno de dólares, euros y joyas. Al inmueble entraron sin hacer ruido, sin forzar la cerradura. Tenían la llave.

El robo no trascendió sino hasta la segunda semana de enero. Se dijo que se activó un operativo “privado” en Naiguatá con la policía de Vargas para dar con los delincuentes. Los buscaban allí, en el pueblo del que Merentes es oriundo, porque el “agraviado” sabía que los ladrones eran de esa localidad. Sin embargo, el presidente del BCV no denunció el robo ante las autoridades, porque de esa manera tendría que explicar el origen del dinero, y llevar a la cárcel a los parientes de la persona a la que se le vincula sentimentalmente.

Pero en suspenso quedaron las preguntas: ¿quién habría entregado la llave a los ladrones que entraron al sitio?, ¿cómo sabían que dentro de la vivienda conseguirían un jugoso botín? y ¿quiénes fueron los ladrones?

La respuesta a estas interrogantes la tenía una jovencita de 17 años de edad, que es de Naiguatá. A la menor de edad se le relaciona sentimentalmente con Merentes, de 61 años. La intención del funcionario de poner fin a la relación habría irritado no sólo a la adolescente sino también a sus padres, que tomaron la decisión de sacar algún provecho de este lazo. Por esa razón ingresaron al apartamento del “novio” de su hija. Con la llave que éste le había facilitado a la chica, tomaron una cantidad de dinero en divisas (superior a los 30 mil dólares) y joyas, que estaban guardadas en un sitio que la muchacha conocía.

La versión policial sobre el hecho no existe hasta ahora. Aunque Merentes guardó silencio, vecinos de Naiguatá hicieron público el incidente. Y los medios de comunicación se encargaron de reconstruir y difundir el caso. Las redes sociales hicieron el resto.

 

Corrupción estructurada

 

merentes

 

Nelson Merentes estuvo relacionado con uno de los mayores escándalos de corrupción en los años del chavismo: las notas estructuradas. Si bien no fue su creador (las introdujo Tobías Nóbrega, su predecesor en el Ministerio de Finanzas), durante su segunda etapa como titular de Finanzas oficializó estos instrumentos financieros para -en teoría- reducir la liquidez y estabilizar el precio del dólar paralelo. Pero en la práctica, se convirtió en una red fraudulenta que benefició a un grupo de banqueros, casas de bolsa, intermediarios y funcionarios públicos mediante la colocación especulativa de dineros públicos en bancos privados obteniendo ganancias por el diferencial cambiario,  en detrimento del patrimonio público.

Entre 2004 y 2007, el entonces ministro Merentes decidió utilizar los recursos del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden),  creado originalmente para invertir en infraestructura y programas sociales, con el fin de adquirir notas estructuradas que tuvieron como base bonos de la deuda pública de Argentina, Ecuador y Venezuela.

Entre 2004 y 2008, las notas estructuradas (combo de bonos) movieron más de 10 mil millones de dólares sin supervisión. Mientras permitió ganancias de más de $1.500 a los operadores financieros implicó grandes pérdidas para Venezuela. Y nunca se logró equilibrar el dólar paralelo,  fin principal de las notas estructuradas.

El negocio estaba en la adquisición de las notas estructuradas por parte de casas de bolsas y bancos escogidos discrecionalmente por el Ministerio de Finanzas, que eran pagadas en bolívares al cambio oficial para luego ser negociadas en el mercado internacional en divisas a precios del mercado negro. Las ganancias por el diferencial cambiario se repartían entre el gobierno que emitió las notas estructuradas y las entidades financieras que participaron en la transacción.

Antes de la intervención bancaria de 2009, en la que caen una serie de casas de bolsa y pequeños bancos que participaron en las notas estructuradas, Merentes -ya destituido- bajó su perfil político y se dedicó a hacer encuestas como director del Grupo de Investigación Social GIS XXI, hasta 2009 cuando Hugo Chávez lo designa presidente del Banco Central de Venezuela (BCV).

 

Hay una Barbie entre Merentes y Yonny Bolívar

yonny

En 2012 al presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, se le relacionó con una actriz que comenzaba a ganar popularidad. Se trataba de una joven conocida por el apodo de la Barbie -como la delgada y rubia muñeca de Mattel- que hacía pequeños papeles en los dramáticos de Venevisión.

El periodista Manuel Isidro Molina llegó a publicar en su columna El Confesionario, del 9 de diciembre de 2012: “LA ‘BARBIE’ DEL BCV se acomodó con un nuevo apartamento en la urbanización La Castellana, de Caracas, “regalo” adquirido por su amantísimo por la bicoca de 3.000.000,00 de dólares (TRES MILLONES DE DÓLARES), lo que puede ser corroborado por la Fiscalía, la ONA y el CICPC, bajo la presunción de legitimación de capitales… LAS “CORRUMODELOS” son la versión venezolana de las ya famosas ”narcomodelos” que internacionalmente se tienen como parejas estables o eventuales de no menos mal famosos capos del narcotráfico”, aseguró el comunicador.

Los rumores sobre la supuesta relación sentimental entre el máximo jerarca del BCV y la actriz se multiplicaron y eran la comidilla en los pasillos del Venevisiòn, según relata una periodista de esa planta, que pidió no revelar su identidad.

 

tweet barbie

 

Durante las protestas de 2014 es asesinada una joven intérprete de señas que trabajaba en Venevisión, que estaba embarazada: Adriana Urquiola. Ella no participaba en las manifestaciones, pero fue víctima de un disparo hecho por un supuesto simpatizante del chavismo, a quien le molestó la concentración contra el gobierno. Casi de inmediato se supo que el homicida era un hombre llamado Yonny Bolívar, con antecedentes por secuestro y vinculaciones con otros delitos. Sin embargo, logró huir.

Poco después, la periodista Maolis Castro de El Nacional realizó un reportaje en el que reveló que esa actriz conocida como la “Barbie”, a quien se le vinculó con Merentes, y llamada Myriam Abreu, tenía una relación de amistad con el asesino de Adriana Urquiola, quien estaba en fuga. Así lo había expresado la misma Abreu públicamente en su cuenta de twitter @BarbieAbreu.

“Abreu le dedicó a Yonny Bolívar dos mensajes en la red social el 21 de marzo de 2012: “Un feliz cumpleaños a uno de mis mejores amigos @the_lord_jedi tqm BFF”. Él le agradece la felicitación y ella vuelve a responderle: “Te re Adoro mejor amigo!!! “@the_lord_jedi: @BarbieAbreu gracias mi reina dios te bendiga y gracias por estar pendiente”, dice el reportaje de El Nacional.   

Yonny Bolívar utilizaba el usuario @The_lord_jedi y en su cuenta había fotografías en las que se exhibía abrazado con las actrices Susej Vera, Myriam Abreu (conocida como “La Barbie”), el expelotero Ugueth Urbina y Jimena Araya (Rosita), entre otras figuras. Se decía que Bolívar compartía sus amistades con Merentes.

La semana pasada Yonny Bolívar fue sentenciado a 17 años de prisión por el homicidio de Adriana Urquiola, luego de haber sido capturado en junio de 2015 en Colombia, donde se ocultó después de cometer el crimen. Estuvo preso por secuestro, se le señala de usurpación de identidad y de manejar redes de prostitución.

 

Millones sin fondo

 

Sobre Nelson Merentes existe una solicitud de separación de su cargo e inhabilitación política para someterse a un juicio penal.  El 27 de junio de 2002, los diputados Andrés Velásquez, Elías Matta Wehbe, Enrique Márquez y Alejandro Armas, acudieron a la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia para presentar una solicitud de antejuicio de mérito contra el exministro de Finanzas Nelson Merentes, quien en ese momento ocupaba la cartera de Ciencia y Tecnología, por su presunta comisión del delito de malversación agravada de fondos públicos.

La solicitud ante el TSJ  de 2002 no sólo incluía a Merentes sino también al propio presidente Hugo Chávez, por su presunta responsabilidad en los delitos de peculado doloso propio y malversación agravada de fondos públicos.

Merentes, quien en 2002 ya había ocupado tres cargos en el gabinete económico, fue señalado por desviar 2,3 mil millones de bolívares que debían ser destinados al Fondo de Inversión para la Estabilización Macroeconómica (FIEM), creado en 1998 para contrarrestar riesgos de desequilibrio fiscal, cambiario y monetario ante las fluctuaciones del ingreso petrolero. Se trata de un instrumento de ahorro que ha permitido a países petroleros como Noruega y Arabia Saudita mantener su equilibrio económico.

Entre julio de 2001 y febrero de 2002, cuando Merentes ocupó por primera vez la cartera de Finanzas, se dejaron de realizar aportes trimestrales al FIEM por el orden de los 2,3 millones. En una interpelación de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, el funcionario admitió el uso de esos recursos para pagar los sueldos y bonos navideños a los empleados de la administración pública debido al déficit presupuestario ocasionado por la baja de los precios del crudo. “Había que atender prioridades”, alegó en su momento, agregando que “no causó ningún daño patrimonial al país”. La Comisión declara responsabilidad administrativa de Merentes por violaciones a la Ley de Salvaguarda y Patrimonio Público.

Un mes después de la solicitud de antejuicio, Merentes se defendió de las acusaciones diciendo que la AN estaba en su derecho a realizar investigaciones que él respondería como funcionario público, pero quien tenía que fijar responsabilidades era la Fiscalía. “Tengo la conciencia tranquila porque en el momento que estuve en el cargo había un déficit presupuestario que atender”, dijo.

Finalmente, el 24 de septiembre de 2002 el juez Iván Rincón Urdaneta declaró inadmisible la tramitación del antejuicio de mérito contra Merentes y Chávez. En 2003, Merentes -quien ya era ministro de Ciencia y Tecnología, asume la presidencia del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes).

 

El “apoyador” de Naiguatá

 

tambores

 

Merentes se crió en Naiguatá y por eso, desde que llegó al poder, se ha convertido en un benefactor de ese pueblo varguense. “No hay ningún Merentes que no tenga una raíz en Naiguatá”, declaró en octubre de 2013 durante una entrevista de personalidad que le hizo el periodista Eduardo Rodríguez en Venevisión. Hasta el lugar, afirmó, va todos los fines de semana y se hospeda en la casa familiar que está dividida en varios anexos.

El presidente del BCV pareciera no perderse ningún jolgorio popular de Naiguatá y por eso él mismo ha aparecido en videos en los que habla de manifestaciones folclóricas como los Diablos Danzantes y el Velorio de la Cruz de Mayo. A la Fiesta de San Juan, que se celebra cada 23 de junio, suele invitar a los corresponsales de prensa extranjeros a su casa. Le encanta tocar las maracas y participar en las fulías. “Toda parranda (a la) que uno pueda ir, sin olvidar la responsabilidad que uno tiene, hay que ir”, dijo también a Venevisión.

“Él no es un cultor, pero sí es un apoyador de las manifestaciones culturales, lo vemos en el San Juan, San Pedro, las Sardinas, él es naiguatareño”, comentó una mujer en uno de los audiovisuales en donde aparece Merentes, con gorra y maracas en mano.

Hasta allí, nada que denunciar. Pero el 13 de junio del año pasado, La Patilla publicó un comunicado, firmado por técnicos del Banco Central de Venezuela, quienes revelaron que el presidente de la entidad manejaba un “presupuesto paralelo de ayudas sociales con fines políticos”, lo que consideraban un “caldo de cultivo para la corrupción” que ya era endémica dentro de esta institución del Estado.

 

 

El zar y el magnate de la belleza

 

osmel

 

La relación entre Osmel Souza, presidente de la Organización Miss Venezuela y Merentes ha tenido varios episodios. El primero se conoció el pasado 9 de agosto de 2015 cuando el periodista Manuel Isidro Molina publicó en su blog que el presidente del BCV había pagado a Souza para que su novia, Mariana Jiménez (coronada Miss Venezuela en 2014), se llevara la banda de Miss Universo en el certamen que se realizó el pasado diciembre, cosa que no sucedió. La negociación, que costaba 500.000 dólares de acuerdo con el columnista, se haría directamente con Donald Trump, el magnate estadounidense que para la fecha ya había vendido las acciones que tenía en el evento internacional.

Pero el escándalo con Merentes no quedó ahí. Días después, el 16 de agosto, el mismo periodista escribió que Souza y Merentes tenían “una relación muy especial”. La revelación del día fue que el líder de la Organización Miss Venezuela proveía de misses a la cabeza del BCV  a cambio de dinero, y lo hacía a través de una red de prostitución en la que también participaban adinerados “viejos verdes” y “bolichicos”. De esta manera, Souza conseguía los patrocinantes de las jóvenes que participaban en el concurso de belleza más importante del país.

Ante la polémica, Souza respondió con un comunicado en el que rechazó las acusaciones. “En mis más de 40 años de trayectoria en el mundo de los certámenes de belleza, en ningún momento he incurrido en prácticas deshonestas, ni que vayan en detrimento de sus participantes”, señaló, y recalcó que no conocía a ninguno de los “personajes” vinculados a las difamaciones que lo involucraban. Aseguró que emprendería acciones legales contra quienes hicieron los señalamientos sin presentar pruebas.

 

Asesores con pasaportes diplomáticos y antecedentes por narcotráfico

 

pasaportes

 

En mayo de 2015, un reportaje realizado por el Consorcio Iberoamericano de Periodistas de Investigación (CIPI) puso al descubierto una red de lavado de dinero que operaba entre Venezuela, Panamá y Andorra (entre 2005 y 2010), en la que estaban involucrados presuntos asesores del ministro de Finanzas, que para ese entonces era Nelson Merentes.

La investigación del Grupo Antiblanqueo de Andorra revela que dos asesores del ministro de Economía y Finanzas de Venezuela con pasaporte diplomático transferían grandes sumas a la cuenta del ex jefe de la División contra Drogas del Cicpc, Norman Puerta Valera. El policía fue detenido en 2010 en el principado por lavado de dinero. Uno de estos funcionarios tenía condena vigente por tráfico de heroína”, dice el reportaje publicado por diversos medios nacionales e internacionales.

Las dos personas que tenían pasaportes diplomáticos que los identificaban como asesores del ministro de Finanzas eran: Tulio Hernández Fernández y Gabriel Gil Yanez. No se pudo precisar si efectivamente tenían alguna vinculación con el despacho que dirigía Merentes. Pero ambos ciudadanos estuvieron relacionados con delitos asociados al tráfico de drogas y lavado de dinero.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas