Murió exrector de la USB Ernesto Mayz Vallenilla - Runrun

Murió exrector de la USB Ernesto Mayz Vallenilla
ernestomayz_211215

ernestomayz_211215.jpg

ernestomayz_211215

Rector, profesor, director de instituciones, pensador, escritor, investigador. A pesar de haber desempeñado diversos cargos durante su vida, Ernesto Mayz Vallenilla sólo aceptó ser designado como el “Jardinero de la Universidad Simón Bolívar” en la casa de estudios a la que consagró su carrera. La pedagogía, la filosofía, la política y las letras moldearon la obra de este venezolano que falleció este lunes 21 de diciembre en Caracas, a la edad de 90 años, cuyos restos serán velados este martes en el Cementerio del Este, entre las 3 y las 7 pm.

“Si bien las autoridades rectorales le habían dado el trato protocolar de Rector – Fundador, calificativo que el Dr. Mayz acogió con agrado por la generosidad implícita, él no deseaba recibir ninguna de las distinciones contempladas en la normativa institucional. No deseando ser Doctor Honoris Causa o Profesor Emérito, el Dr. Mayz sólo se había mostrado inclinado a aceptar, como expresión genuina del aprecio que le reiteran sus colegas, la distinción de jardinero honorario de la universidad, la cual por su significado define el extremo opuesto del calificativo de Rector-Fundador y confirma, en intención y de manera aleccionadora, el orgullo y a la vez la humildad en que debe fundamentarse la vocación académica”, señaló en su texto En el jardín (2007) el profesor Luis Loreto, cronista de la USB, al referirse al título que con gusto llevó una de las figuras más prominentes de la investigación filosófica en el país.

“En el pensamiento universitario del Dr. Mayz Vallenilla, la idea de la universidad como jardín, idea patrimonial del origen universitario, responde, en el criterio de nuestro colega, a la obligación de dar cada mañana al individuo que aprende y que trabaja en la universidad el mensaje purificador, optimista y constante de la naturaleza, esa que durante décadas nos saluda y nos saludará cada vez que entremos al Valle de Sartenejas, porque el Dr. Mayz tomó la decisión de que así fuera”, expresó al respecto Iraset Páez Urdaneta, en 1995, el exdirector de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la USB, citado en una nota de prensa del Departamento de Información y Medios de la institución.

El pionero

Mayz Vallenilla, de acuerdo con esta nota, se licenció en Filosofía en la Universidad Central de Venezuela en 1950, lugar donde también obtuvo su título de Doctor en Filosofía y Letras, Mención Filosofía, cuatro años después. En los períodos siguientes, realizó estudios de postgrado en las universidades alemanas de Göttingen, Freiburg y München.

Nacido en Maracaibo el 13 de septiembre de 1925, el “jardinero de la USB” fue el autor de una obra bibliográfica que incluye más de cuarenta títulos en el área de la filosofía y la educación, algunos de estos traducidos a cinco idiomas.

En 1960, con La ontología del conocimiento, Mayz Vallenilla realizó el primer intento mundial de una investigación ontológica-existenciaria del conocimiento, basada en el pensamiento de Martin Heidegger. Un año antes, en 1959, su libro El problema de América fue considerado como uno de los primeros abordajes necesarios para elaborar un “pensamiento filosófico original” del centro y sur del continente.

Durante cinco décadas, ejerció cargos académicos y administrativos en instituciones educativas y científicas del país, entre los cuales destacan los de director de la Escuela de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Venezuela, 1958-1968; rector – fundador de la USB, 1969-1979; miembro fundador y miembro del Directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicit), 1969-1972 y 1972-1975; y director del Centro Interdisciplinario de Investigaciones Teóricas (Cenit) del Instituto de Estudios Avanzados (Idea), 1993-2000.

El 19 de enero de 1970, impartió las primeras clases en la USB junto al entonces presidente Rafael Caldera. De esto fueron testigos los 58 alumnos con los que empezó la casa de estudios. Para esta institución escribió La Canción del Nuevo Mundo, que con música del maestro Alberto Grau, se convirtió en el himno de la Simón Bolívar.

El nombre de Mayz Vallenilla también se mezcló con la política. En 1999, fue miembro de la Comisión Presidencial Constituyente, que precedió a la Asamblea Nacional Constituyente.

No obstante, en 2001, se mostró profundamente crítico con el rumbo de “revolución” conducida por Hugo Chávez. “No es posible que quienes formamos la Constituyente no cumplamos con nuestro deber moral y advirtamos sobre la catástrofe, la debacle inminente”, señaló, y alertó sobre la confrontación que el entonces jefe de Estado mantenía con diversos sectores de la nación, la cual conduciría a la anarquía.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios