“Todos los escoltas de Robert eran puros malandros”

CentroResidencialLaPalmitaPORTADA2

 

Juan, un vecino de toda la vida del diputado, en el Centro Residencial Palmita, siempre desconfió del aspecto de los guardaespaldas del parlamentario. Uno de los detenidos por el crimen es el funcionario de Policaracas Edwin Torres, quien trabajaba en la seguridad del dirigente oficialista. Además estarían involucrados dos hombres de nacionalidad colombiana que no han sido capturados

 

Ronna Rísquez

@ronnarisquez

El frutero de la esquina de Piedras, a dos cuadras de las instalaciones de lo que una vez fue Radio Caracas Televisión, ofrece como todos los días sus aguacates y mandarinas a los transeúntes. Aunque la calle frente al Colegio Nuestra Señora de Lourdes está colapsada por el todo movimiento que genera un jueves de mercado en Quinta Crespo, los lugareños lo manejan con naturalidad: hacen sus compras, buscan los muchachos en la escuela y comentan el incidente ocurrido el miércoles con el colectivo Escudo de la Revolución.

A sólo un par de cuadras, después de sortear talleres, imprentas, abastos y panaderías, en la esquina de Palmita, en la parroquia Santa Teresa, está el Centro Residencial Palmita. Un conjunto de apartamentos con una distribución muy peculiar. Está conformado por 3 torres de 26 pisos que datan de aproximadamente 30 años. Todas llevan el mismo nombre y se diferencian con las letras del abecedario, sin embargo están separadas y ubicadas en dos calles distintas.

En un apartamento de la torre B, entre las esquinas de Palmita y Tablita, nació y se crío el diputado Robert Serra. “Lo conozco de toda la vida. Tengo 25 años aquí. Siempre fue un muchacho muy colaborador y amable con sus vecinos. Tengo dos hijas que estudiaban en la UCAB y a veces se iban juntos en la camionetica o se encontraban en la universidad y él las acompañaba”, contó un vecino del parlamentario que fue asesinado el pasado primero de octubre en La Pastora.     

CentroResidencialLaPalmita

En la cuadra, donde pasó su infancia y adolescencia, recuerdan al diputado como un joven muy inteligente y estudioso. Todos refieren su capacidad de oratoria y su trabajo como líder social desde que era un jovencito. “Era un muchacho ejemplar, siempre ayudando a la comunidad. Tenía el poder de la palabra. Hace apenas una dos semanas estuvo aquí en una reunión con la junta comunal para discutir sobre la problemática de la parroquia”, dijo Fidel Rodríguez, artista plástico que tiene su taller a pocos metros del edificio donde Serra vivía con Zulay, su mamá; y sus hermanos Bárbara y Oliver.

Rodríguez recuerda que conoció a Serra cuando éste tenía 17 años. “Me llamo la atención por la forma en que hablaba. Era como lo bautizó (el presidente Hugo) Chávez: ‘la ametralladora’. Estudiaba mucho, tenían un master en Derecho Penal. Se destacaba y no lo podían opacar por ningún lado. El camino de él era la patria y dejó un legado a la juventud del país”, apuntó.

Las manifestaciones de aprecio hacia el diputado Robert Serra y su familia fueron casi unánimes. “Su mamá pertenece al consejo comunal y hace una importante labor social en la parroquia”, dijo un vecino, mientras tomaba un jugo de naranja en un puesto a media cuadra del edificio Palmita.

En el ascensor de la torre B, Ana, una mujer de poco más de 70 años, calificó lo ocurrido al parlamentario como “una infamia”. También conoció al diputado desde que era un niño, no lo  recuerda involucrado en travesuras de infancia. Como el resto de los vecinos, asocia a Serra con el estudio. “Era muy buen muchacho, le prestaba sus libros a unas muchachas del edificio”. Cuando concluyó el periplo de casi 20 pisos, Ana lamentó: “Esa madre no se merece eso. Siempre fue una mujer trabajadora”.

CentroResidencialLaPalmita2

Dudas sobre los guardaespaldas

“Todos los escoltas de Robert eran puros malandros”, soltó Juan, un vecino de la familia Serra en el Centro Residencial Palmita, mientras abría la reja del edificio. “Yo siempre lo decía, se les veía que eran hampa”, agregó el hombre sin todavía saber que uno de los dos detenidos por el asesinato del parlamentario era Edwin Torres, funcionario de Policaracas y guardaespalda del dirigente oficialista.  

“El siempre venía, aunque se había mudado y también hacía su trabajo en el 23 de Enero, nunca nos abandonó. Llegaba en moto con los escoltas. Yo los veía y esos tipos no me gustaban, ninguno. No entendía eso, por qué Robert tenía que andar con esos tipos que eran malandros. Y en moto. Un muchacho como él”, insistió Juan.

Sin embargo, aclaró que nunca tuvo la oportunidad de manifestarle al joven parlamentario, de 27 años de edad, esa preocupación. “No tuve chance de decirle nada. Él era como hiperquinético y siempre andaba apurado. Solo lo saludaba: ¡Epa Robert!”, explicó el hombre, que también expresó aprecio hacia la familia del diputado, aunque aclaró que no simpatizaba con el proceso revolucionario y utilizó algunos adjetivos escatológicos para calificar al gobierno.

Fidel Rodríguez dijo que a veces veía a Serra en la moto con un solo escolta. “Esas cosas hay que revisarlas. Ellos tienen que estar bien custodiados”.

El escolta vendió al diputado

Juan, el vecino de Serra, parece haber acertado en su apreciación sobre los escoltas del diputado. Según versiones extraoficiales desde la madrugada del lunes se encuentran detenidos en el Sebin dos de los presuntos implicados en el homicidio de Serra y su amiga María Herrera. Ayer se conoció que una de estas personas sería el funcionario de Policaracas Edwin Torres, quien se desempeñaba como guardaespalda del diputado.

El apartamento del escolta, en la torre B del OPP-17 en el Urbanismo La Paz, en La Paz, fue allanado durante la madrugada del jueves por comisiones del Cicpc. Más de 100 funcionarios de distintas dependencias y el grupo BAE tomaron las 10 torres desde las 4:00 am. Fueron directo a la vivienda de Torres y además revisaron los 18 locales socioproductivos que hay en el conjunto. “No tocaron a nadie más ni entraron a ningún otro apartamento”, contó una mujer que conversaba con otros vecinos en una especie de plaza ubicada en el medio de los edificios.  

MisiónViviendaFotoRonna

“Dicen que se llevaron a varias personas. Cuando salí como a las 6:00 de la mañana esto estaba lleno de policías”, comentó un residente del urbanismo de la Misión Vivienda. Según fuentes policiales en el lugar detuvieron a ocho personas para ser interrogadas.  “De los locales no sacaron nada. Aquí hay panaderías, herrería, abastos, iglesias”, dijo José, encargado de uno de los establecimientos.

Vecinos confirmaron que Edwin Torres era escolta del diputado Serra y que vivía en el OPP-17 desde hace casi 2 años. “Aquí viven muchos policías de diferentes cuerpos”, acotó un joven.

En el crimen ocurrido en la vivienda del parlamentario oficialista también estarían involucradas otras cuatro personas, dos de ellas de nacionalidad colombiana, conocidas por los apodos de “El Colombia” y “El Eme”, según reveló el periodista Wilmer Poleo en su cuenta de twitter @wilmerpoleo. Estos serían los autores materiales del asesinato y habrían actuado con base a la información suministrada por Torres. Este les indicó cómo entrar a la casa y les dio el dato de las armas (fusiles M-16, AR-15 y otras) y la caja de seguridad.  

Esperando la información oficial

El presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró que en las próximas horas dará detalles de cómo fue planificado, por quién y quién ejecutó el asesinato de Robert Serra. “En las próximas horas voy a dar toda la información que me permite la ley dar. Como jefe de Estado voy a informar al pueblo, al país completo, cómo se planificó, quiénes lo planificaron, cuánto pagaron para asesinar al diputado Robert Serra”, dijo el jueves durante una entrega de viviendas en el estado Vargas.

“Lo voy a informar completo y va muy bien todo el proceso desde el punto de vista de la justicia, aunque la justicia ustedes saben cuál es. Hay una justicia legal que hay que hacerla, tenemos que capturar a sus asesinos, capturar a sus autores intelectuales. Pero la justicia mayor que va a transcender es construir la patria libre y feliz. Tengan la seguridad (de que habrá justicia) los que creen en Dios y en otra vida”, agregó.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas