Diputado Serra controlaba celosamente ingreso de visitantes con circuito cerrado de televisión

 SERRA-CASA-genesis-carrero-soto

 

Versiones extraoficiales indican que homicidas del diputado Robert Serra y María Herrera eran conocidos de las víctimas

Disputa entre Cicpc, DGCIM y Ministerio Público por investigación del caso Serra

 

Ronna Rísquez

 @ronnarisquez

 

“En esa casa nunca se le abría la puerta a nadie, así nada más. Uno tocaba y Robert veía quién era desde unas cámaras que tenía en su oficina. Él decidía si uno podía entrar y abría desde arriba con un control. A veces se asomaba y te decía que volvieras más tarde”, contó Reina González, una dirigente vecinal de la esquina Santa Isabel de La Pastora que tenía una estrecha amistad con el diputado asesinado la noche del miércoles primero de octubre.

La otra forma de ingresar o salir de la casa número 120, ubicada entre las esquinas de Nazareno y San Fernando, era usando llave, pues ninguna de las dos puertas de acceso a la vivienda (la primera reja blanca y la segunda de madera) tenían manijas. “Solo él y las muchachas (María Herrera, y las hermanas Jesica y Rosalba Contreras) tenían llave para abrir”, continuó González, quien ilustró el cuidadoso mecanismo de seguridad con un episodio doméstico: “Cuando los obreros estaban trabajando en la remodelación de la casa de Robert teníamos que llamarlos a ellos (al parlamentario o asistentes) para que abrieran las dos puertas con llave y así poder salir”, comentó la mujer que tiene un pequeño negocio de herrería y plomería.

De esta manera el propio diputado Robert Serra administraba directamente el ingreso de visitantes a su residencia mediante un circuito cerrado de televisión ubicado en una oficina personal que tenía en la segunda planta de la vivienda, a escasos metros de donde fue localizado su cadáver maniatado, con más de 30 heridas punzo-cortantes y forrado en tirro.

En esa misma oficina, Serra tenía una caja de seguridad cubierta con el retrato del fallecido presidente Hugo Chávez, como en las películas. Allí guardaba papeles, objetos de valor, dinero y algunas armas de fuego, comentaron vecinos que frecuentaban la residencia del parlamentario en La Pastora, quienes no se explicaban cómo los homicidas lograron abrir la caja. De allí se habrían llevado dinero en efectivo, incluido dólares, y documentos personales del diputado. Los homicidas también cargaron con dos fusiles, M-16 y AR-15.

Según versiones extraoficiales el robo de estos objetos habría sido el móvil del crimen. Una de las hipótesis manejadas por los investigadores es que personas cercanas al líder político, que conocían de la existencia de estos bienes, serían los responsables del doble crimen. Sin embargo, no están descartadas otras tesis, como la venganza.

Este viernes los funcionarios de la División contra Homicidios del Cicpc continuaban realizando pesquisas en La Pastora. Visitaron la vivienda de uno de los testigos que aseguró haber visto dos motos de alta cilindrada frente a la casa de Robert Serra, mientras la puerta de la vivienda permanecía abierta. Además recorrieron otras calles y conversaron con algunos vecinos.

 

Acto de santería

Poco antes de ser asesinado, el parlamentario de 27 años de edad, había realizado en su residencia una actividad relacionada con rituales de santería en la que participaron seis invitados y su amiga y asistente María Herrera, quien vivía en la residencia junto a otras dos empleadas y el padre de Serra. “Después tenía una comida con unos amigos y su hermano, y fue allí cuando le dijo a sus escoltas que se fueran”, explicó Reina González.

Luego, a eso de las 8:30 pm, solo se escucharon los ladridos de África, una perra que tenía el diputado; y después los gritos pavorosos de Jesica Contreras, una de las jóvenes que trabajaba para el parlamentario, quien encontró los cadáveres. Esa noche, Reina González logró entrar a la casa y narró que  primero estaba el cuerpo de María Herrera, en la planta baja, a unos 20 metros de la entrada y frente a la cocina. Ella también fue amarrada con tirro. Al subir las escalares que están en la misma área se encontraba el cuerpo de Robert Serra. “Lo golpearon muchísimo y lo atacaron con un punzón. Es mentira eso de que le sacaron los ojos y lo degollaron”, dijo.

Agregó que posiblemente las armas robadas de la casa del diputado pertenecían a sus escoltas. “Él no permitía que nadie saliera con armas”.

González recodó, entre lágrimas, algunas de las actividades sociales y de ayuda a la comunidad que realizaba Robert Serra. “Le repartía juguetes a los niños, a mí siempre me ayudaba y organizaba jornadas de Mercal para la gente de aquí. Mañana (el sábado 4 de octubre) teníamos un Mercal… Era una gran persona. Tuvimos una bella amistad”.

El jueves González dijo que llevó hasta la Asamblea Nacional algunos implementos propios de la indumentaria de Santería que utilizaba el diputado para que se los colocaran en el ataúd. “Eso era lo único que no me gustaba de él: que era Santero”, agregó, mientras se alejaba caminando hacia la esquina de Santa Isabel.

 

Ese vídeo es mío

Las grabaciones de las cámaras de seguridad ubicadas en los abastos y las viviendas de las calles cercanas a la casa del diputado Robert Serra, que son determinantes para la identificación de los homicidas del parlamentario y su empleada, se encuentran en manos de distintos cuerpos de seguridad.

“Esto ha sido terrible. Una fiscal y los comisarios del Cicpc han venido a reclamarme porque le entregué los equipos al DIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar). Y que culpa tengo yo, ellos vinieron el mismo miércoles como a las 10:30 de la noche y se llevaron todo”, contó el propietario de una bodega ubicada a cinco casas de la residencia del diputado Serra.

El hombre fue testigo de una discusión entre oficiales de distintos cuerpos. “Estaba un funcionario del DIM y llegó el comisario del Cicpc, que era como el jefe, y le reclamó al del DIM: ‘por qué ustedes se llevaron esos vídeos si nosotros somos los encargados de la investigación’. El del DIM le respondió: ‘nosotros recibimos la orden del Presidente de la República de que investigáramos este caso hasta el final”.

Los registros de la casa de Serra estarían en poder del Sebin, según explicó Robert Serra Padre. Sin embargo, la versión que manejan los vecinos de La Pastora es que los asesinos se llevaron esas grabaciones.

 

La versión oficial en marcha

El presidente Nicolás Maduro volvió a referirse este viernes al asesinato del diputado Robert Serra durante el acto del sepelio que se realizó en horas de la tarde en el Cementerio General del Sur. “Hay varias escalas de la justicia, podría decir yo. La escala básica que todos pedimos, exigimos o que no es suficiente. Por lo que yo siento aquí en el alma, la vamos a lograr pero no es suficiente. La justicia de perseguir y capturar los actores materiales. La justicia de encontrar a los autores intelectuales. (…) Ya los estamos persiguiendo, los vamos a capturar. Los autores materiales”, explicó.

El mandatario aseguró que los autores intelectuales que están detrás del asesinato del diputado Serra están fuera del país según la información que maneja y volvió a referirse al ex presidente de Colombia, Alvaro Uribe.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas