#MonitordeVíctimas | Dos hermanos fueron asesinados y sepultados en guerra entre bandas en La Vega

En el hecho ocurrido en la parte alta de La Vega fueron asesinadas cuatro personas.      Cortesía

Jheilyn Cermeño

@Jheilyncermeno

Un mes y 13 días pasaron para que Mixzaida Meza tuviera noticias de sus hijos Jordinson José Cisnero (21) y Jorman Jesús Guerra (27), quienes estaban desparecidos desde el pasado 22 de febrero.

Los restos de los hermanos fueron localizados el pasado 3 de abril en el barrio Los Pinos de la parroquia La Vega, municipio Libertador, ambos estaban enterrados junto a otros dos cadáveres que no habían sido identificados. Tres de los cuerpos estaban calcinados.  Entre ellos el de Jorman. Mientras que el de Jordinson presentaba cuatro impactos de bala.

Al parecer los hermanos cayeron en una cruenta guerra entre bandas que se desarrolla en este sector de la parroquia caraqueña.

Según datos recopilados por el Monitor de Víctimas, los hermanos Jordinson Cisneros y Jorman Guerra, suman dos nuevas víctimas a los 58 homicidios que dejó la violencia en La Vega entre mayo de 2017 y febrero de 2018.

De los asesinatos ocurridos en esta localidad 16 están vinculados con la actuación de funcionarios policiales, ocho de ellos relacionados con robos, en tercer lugar se encuentran los ajustes de cuenta con siete homicidios y cuatro personas murieron en riñas o peleas iniciadas en el sitio. En esta parroquia ocurrió un caso de linchamiento. Vale destacar que en 18 de los casos las autoridades no han determinado el móvil del crimen.

Un vecino que hacía trámites en la medicatura forense fue quien reconoció al menor de los hermanos desaparecidos e informó a la familia.

“La muerte de Jorman yo la esperaba, pero no la Jordinson él era un buen muchacho, era charlero como dicen por ahí, vendía caramelos en el Metro”, expresó Mixzaida Meza con la mirada perdida.

Desde la morgue de Bello Monte precisó que Jordinson desapareció el día en que fue a llevarle una caja de comida a su hermano. “Ellos eran muy unidos, Jordinson siempre estaba pendiente de lo que necesitara Jorman para ayudarlo. Eran tan unidos que hasta los asesinaron juntos”, señaló.

Meza está residenciada en Valencia, estado Carabobo desde hace ocho meses, pues fue desalojada de su apartamento ubicado en la Terraza 7 del Urbanismo de la Misión Vivienda Venezuela de Paulo VI,  debido a que la inestabilidad del terreno afectó a varios de los edificios y puso en peligro la vida de sus habitantes, quienes tuvieron que ser reubicados.

A pesar del desalojo Jordinson levantó un pequeño ranchito en la parte baja del complejo habitacional. Allí vivía junto a su esposa y sus dos hijos de cuatro y ocho años de edad.

Agregó que por su parte Jorman “iba y venía, era más lo que estaba fuera que con su familia. Desde que cumplió su mayoría de edad hizo con su vida lo que quiso, no hubo manera de hacerlo tomar el buen camino. En el fondo pensaba que estaba alejado de nosotros por lo que hacía. No lo niego él estaba solicitado por el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), por homicidio y porte ilícito de arma”.

Dijo que, de acuerdo a las averiguaciones que adelanta la policía, el móvil que manejan es que fueron asesinados en medio de una guerra entre bandas. Según algunos moradores del barrio los cuatro jóvenes asesinados estaban en una casa cuando fueron sorprendidos por sus victimarios.

Meza añadió que sólo le quedan dos hijos adolescentes, un varón de 14 y la hembra de 11.

“Desde el fondo de mi corazón yo sabía que estaban muertos. Nosotros los buscamos en comisarías, hospitales y en la morgue y nada, hasta que nos avisaron que los habían encontrado”.

Jorman decía que siempre contaría con su hermanito, que él “nunca lo dejaba morir, al final a los dos los mataron juntos y fueron enterrados en una fosa común por sus asesinos”.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas