#MonitordeVíctimas “Este es el segundo hijo que pierdo por culpa de las fuerza de seguridad”

Lysaura Fuentes

@lysaurafuentes

Ese 5 de marzo funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) tomaron la calle 4 de Sábana del Blanco en La Pastora, municipio Libertador de Caracas. En medio del despliegue acabaron con la vida de un joven de 19 años identificado como César Alexander Ramírez Ramírez.

Su madre Gregoria Pastora Ramírez contó que César se encontraba en su casa, situada en la calle 4, cuando salió a comprar un cigarro. En ese momento los funcionarios del Cicpc, que se encontraban a bordo de una camioneta negra, lo interceptaron y le propinaron tres disparos en el pecho. “Los funcionarios de la división de robos fueron los que mataron a mi hijo. Mi hijo llegó esposado y ya sin vida al hospital Vargas. Ellos antes de matarlo estaban amedrentando a los muchachos de la zona para que se los entregaran”, dijo Gregoria en llanto.

Esta no es la primera vez que Gregoria pierde a un hijo a manos de funcionarios, el pasado 2 de mayo de 2017 su otro hijo Keiver Alejandro Ramírez, de 21 años, también fue asesinado por el Cicpc.

Keiver había sido acusado de un robo en una panadería llamada El Dorado, situada en la avenida Fuerzas Armadas. “Cuando me mataron a Keiver el dueño de la panadería lo fue a reconocer en la morgue y me dijo que no había sido él”, manifestó la madre de los jóvenes.

” Este es el segundo hijo que pierdo por culpa de las fuerzas de seguridad. A César me lo pusieron como narcotraficante y asesino, pero mi hijo quería ser chef e irse del país. Desde que el Cicpc mató a mi primer hijo dijeron que venían por el otro. Le digo a Douglas Rico que vea bien quienes son los delincuentes que tiene”, manifestó Gregoria.

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas