Cinco claves para entender los próximos pasos trazados por la MUD

Captura de pantalla 2017-07-17 a las 18.17.34

¿Hacia dónde vamos? Luego de que Freddy Guevara, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), diera los resultados de la Consulta Popular de este 16 de julio en la que participaron 7 millones 600 mil venezolanos, anunció las siguientes acciones que tomará la oposición venezolana.

El reconocimiento de los resultados de la Consulta Popular por parte de la AN, la designación de nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), un paro cívico nacional de 24 horas y la conformación de 2.020 comités de “la hora cero” fueron los pasos anunciados por el diputado. Para entender las implicaciones y posibles consecuencias de esta hoja de ruta, se consultó a varios expertos, cuyas apreciaciones se resumen en cinco claves:

1. Abrir el camino hacia un Gobierno de Unión Nacional

Oswaldo Ramírez, analista político y director de ORC Consultores, rescata el espíritu de la Consulta Popular del 16 de julio como un acto de desobediencia civil en el que más de 7 millones 600 mil personas se expresaron. Asegura que esta consulta, sumada al reconocimiento de los resultados por parte de la Asamblea Nacional y la firma de un acuerdo unitario de gobernabilidad son elementos que buscan generar las condiciones para un Gobierno de Unión Nacional que invite a la mayor cantidad de actores, incluyendo a factores del gobierno disidente.

“Hay que establecer un entendimiento, una hoja de ruta clara que permita sentar las bases para un programa o pasos comunes que todos estén de acuerdo con seguirlos”

Oswaldo Ramírez, analista político y director de ORC consultores

Este acuerdo acuerdo de gobernabilidad es un acto interno de la MUD con una validez política enorme, según Juan Manuel Raffalli, abogado constitucionalista. Para el jurista, se trata además de un acto de rebeldía ante el TSJ, que han pretendido desconocer las decisiones de la AN: “Es un 350 (artículo de la Constitución) contra el TSJ, especialmente contra la sentencia que declara que la AN esta en desacato y aquellas del 2016 que indican que los magistrados no pueden ser revocados, solo destituidos”. Agregó que esto implica el pleno ejercicio de las funciones que le confiere la Constitución a la AN en su artículo 264.

2. Gobierno legítimo versus gobierno ilegítimo

Ramírez asegura que “estamos en presencia de la reconstrucción del hilo constitucional y en la búsqueda de generar un gobierno legítimo, dentro del marco constitucional, frente a un gobierno que se ha mantenido en el poder a través de un golpe continuado”. Para el consultor político, esto derivaría en la contraposición de dos gobiernos simultáneos.

A esta afirmación suscribe el constitucionalista. Agrega que estos magistrados serán bien designados, legítimos y constitucionales, ya que su designación por la AN se encuentra en cumplimiento con la ley. La amenaza se encuentra en la toma de posesión: “Si no están en condiciones de tomar posesión de los cargos, el problema será cómo van a sesionar y si sus decisiones serán acogidas por los otros jueces y por los demás poderes públicos. Si no consiguen hacer efectivo su cargo, la designación no tendrá efectividad material”.

“La toma de posesión de los nuevos magistrados dependerá del resto de los poderes públicos, incluyendo la fuerza armada”

Juan Manuel Raffalli, abogado constitucionalista

El desorden institucional que implica una dualidad de poder públicos, para el abogado constituye una anarquía: “Esa anarquía no ayuda a que el país avance porque genera incertidumbre, inseguridad jurídica. La Constitución en Venezuela no se esta cumpliendo y el TSJ fomenta esa anarquía, de espaldas a la Constitución y la Ley Orgánica del TSJ.

3. La hora cero ya inició

Para el analista político, la hora cero está mal comprendida, dado que no implica “irse de bruces” y activar todo método de protesta en simultáneo: “La gente interpreta que la hora cero significa que apagas la máquina y punto, pero esta se refiere a la hora de la huelga. A partir de ahí inicia un conjunto de acciones que buscan presionar para conseguir un objetivo claro. En este caso, el inicio de la hora cero se da desde ayer con las millones de personas en la calle”.

El derecho a la protesta es un ejercicio cívico y extremo de la ciudadanía que está amparado por la ley, de acuerdo con Raffalli. Y no solo tiene que ver con los ampliamente referidos artículos 333 y 350 de la Constitución, sino también con el derecho laboral. La Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT) ampara el derecho a huelga en su artículo 97: “En el fondo no solo hay un deseo de cambio político sino también una reivindicación social. Desde el punto de vista laboral, cada vez hay menos empresas, menos oportunidades de empleo, escasez…”. Agrega que un paro es de suma relevancia, ya que es la máxima muestra de ingobernabilidad.

4. La escalada en la protesta da chance para alcanzar acuerdos

De acuerdo con el director de ORC Consultores, el hecho de que estas protestas se den en escalada y no se utilicen todos los recursos simultáneamente, se ubican dentro de las teorías estratégicas como una presión continua que va dando oportunidad para alcanzar acuerdos comunes entre las partes del conflicto. “Funciona como un ultimatum: si tú no haces esto, voy generando una u otra acción hasta llegar a una más contundente”.

Ese es el comportamiento que, según Ramírez, se puede esperar por parte de la MUD a partir de esta semana. “Si se revisa el discurso de los últimos 100 días, lo que han dicho los políticos y gremios de transporte, sindicatos… la semana que viene pudiéramos esperar trancazos por mas de 12 horas, sin descartar movilizaciones masivas, huelgas, paros de transporte. Forman parte de las acciones que ya se han visto, pero con otro carácter, por mayor tiempo, con más contundencia”.

5. Presionar hasta dar con un desenlace

Los escenarios a futuro son tantos como pueden ser posibles. Negociación entre las partes, anarquía, chispa o incremento de la conflictividad, ruptura del sistema político venezolano, insurgencia por la vía de la fuerza. Estos son algunos de los mencionados por el analista político. Sin embargo, agrega que la MUD está apostando por tratar de construir un puente para la negociación entre las partes. “Quizá la gente esta desesperada pero a partir de ahora se tiene la oportunidad del puente. Además, influirán otros factores: la presión internacional, justicia transicional y gente firme en la lucha”.

“Pareciera que Venezuela se dirige a un choque de trenes porque el poder esta hiperfragmentado en pequeños grupos que no permiten generar una coalición estable”

Oswaldo Ramírez, analista político y director de ORC consultores

Para Raffalli, el conflicto de gobernabilidad que puede esperarse a partir de la designación de los nuevos magistrados se ubica en terrenos sociológicos y políticos extremos: “Hemos llegado al choque de la sociedad contra el Gobierno, a un punto de crisis extrema. El Gobierno tiene que entender que no pueden seguir gobernando así, que no se puede ejercer el poder engañando a la gente. Con la Consulta Popular la gente busca sustituir al CNE, persigue sustituir a la fuerza armada podría derivar en una guerra civil”.

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas