#MonitorDeVictimas Encuentran degollado y apuñalado a niño de 8 años desaparecido hace un mes

cicpc1

Su hijo desapareció, fue asesinado y ellos fueron detenidos y torturados. Diana Carolina Ramírez de Arriechi y Edgard Antonio Arriechi Hernández perdieron al pequeño Leswi Omar Arriechi Ramírez, de ocho años de edad, el 2 de junio y pese a sus esfuerzos para encontrarlo con vida, el 7 de julio lo hallaron muerto.

Unos niños, al igual que la víctima, fueron los que lo vieron asesinado. Estaba tirado cerca del río Guaire, en una zona boscosa del sector Negro Primero, en Caucagüita, estado Miranda. Su cuerpo tenía sendas marcas hechas por un arma blanca, tantas como para exponerle fuera de su vientre parte de las entrañas y lacerarle el cuello.

Ese día los padres de Leswi Omar recibieron una llamada del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) quienes le notificaron del hallazgo y notificarles que el cadáver tenía una data de muerte de un día. Edgard Antonio, el padre, pudo identificarlo por una cicatriz que tenía en la pierna derecha y una marca de una quemada de café en la mejilla derecha.

La desaparición

Edgard Antonio y Diana Carolina eran padres de cinco niños. Ambos trabajan y deben dejarlos bajo el cuidad de la abuela, de acuerdo con las declaraciones que ofrecieron los padres del niño fallecido en la morgue de Bello Monte. La familia vive en el sector Las Quintas de la Cota 905, municipio Libertador.

El viernes 2 de junio, Leswi Omar dijo a su cuidadora que quería ir a casa de su tía, la cual está ubicada a dos casas de distancia. Sin mucha oposición, el niño salió hasta la residencia de su familiar quien debía ir hasta El Cementerio a comprar pan.

La mujer se fue con Leswi Omar y su hija de cuatro años de edad. Cuando llegaron a la panadería vieron que debían hacer cola para comprar el alimento. “El niño le dijo a la tía que quería orinar y se fue. Cuando se dio cuenta que no regresaba lo comenzó a buscar, pero no lo encontró. Eso fue a las 2:00 pm”, manifestó el padre de la víctima.

Además de la denuncia que realizaron en el Cicpc, las pancartas pegadas en estaciones de Metro y postes de luz y la publicación de las mismas en las redes sociales fueron la manera que encontraron estos padres para dar con el paradero del niño de ocho años.

Recibieron llamadas de personas que aseguraban haber visto a Lewis Omar en La California, Miranda, Los Teques y El Paraíso. No pedían rescate, pero daban falsas esperanzas a la familia.

La detención

De acuerdo con los testimonios de los padres en la morgue, el lunes ellos fueron detenidos por el Cicpc cuando estuvieron en la sede de la avenida Urdaneta rindiendo declaraciones.

Desde las 8:00 am hasta las 9:00 pm ellos fueron sometidos a un interrogatorio que viola la Ley Especial para Prevenir y Sancionar la Tortura y otros Tratos Crueles: fueron golpeados, pateados y amenazados. El objetivo de los funcionarios era que declararan que fueron los que mataron al niño.

“¡Yo les decía que cómo iba a matar a mi propio hijo! Pero me seguían golpeando”, dijo Edgard Antonio, mostrando las marcas de las esposas en la muñeca.

unnamed

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas