Una Ventana a la Libertad: Hay una sobrepoblación de 378% en 87 centros de detención preventiva

foro-ventana-libertad

Este miércoles la ONG Una Ventana a la Libertad realizó el foro: Centros de detención preventiva ¿sistema penitenciario paralelo?, en la actividad que se realizó en el auditorio del diario El Nacional el coordinador de la organización, Carlos Nieto Palma, hizo referencia a los principales problemas que agudizan la crisis en los calabozos policiales. En el evento también participaron como ponentes el director de Polimiranda, comisario Elisio Guzmán, la periodista e investigadora Luisa Mesa Torrealba y la periodista de sucesos de Runrun.es, Angélica Lugo.CalabozosB-03-02

Mesa Torrealba presentó un estudio que Una Ventana a la Libertad inició hace cuatro meses en 87 centros de detención preventiva que están ubicados en los estados Lara, Zulia, Carabobo, Falcón, Táchira, Monagas y en la Gran Caracas. La periodista precisó que pudieron determinar en la primera fase de la investigación que hay una sobre población en esos 87 centros: “Esa sobre población es de 378 %, es decir, en rebasado con creces la capacidad en los centros de detención preventiva las ciudades que hemos monitoreado. Otra cosa que observamos es el tema de la violencia. se registraron en menos de tres meses, 17 muertes. De las cuales 8 se produjeron por enfermedades, por desnutrición, un caso de suicidio y hubo 9 casos que se produjeron eventos violentos. El hecho que esté presente la violencia con armas de fuego, o a puño limpio como pudimos ver que en muchos casos los reclusos agredían a otros detenidos. Hubo casos de asfixia mecánica que terminó con el asesinato de dos personas. Detectamos también el hacinamiento, la falta de alimentación adecuada, la falta de servicios de salud y las condiciones deplorables en las que cohabitan estas personas sirven como un caldo de cultivo para que la violencia se siga intensificando”.

Carlos Nieto Palma insistió que este 2016 batirá récord en la cifra de presos en el país: “Según cifras de la ministra Varela en los calabozos hay 40.000 reclusos y en las cárceles hay 56.000. Estamos hablando de una población aproximada de 96.000 presos (…) Lo que hemos diagnosticado en esta fase de la investigación es la grave situación que se está viviendo en todos los centros de detención preventiva del país. Hay hacinamiento extremo, condiciones de insalubridad, hay desnutrición que además ha llevado a la muerte de seres humanos y no hay una verdadera respuesta del Ministerio de Servicio Penitenciario, que es el verdadero responsable de las personas privadas de libertad para darle solución a este problema. La gran solución sería construir nuevas cárceles y hasta este momento la construcción de nuevas cárceles solo han sido promesas y nunca han sido cumplidas. La situación en estos centros preventivos es grave. Se ha trasladado el conflicto que hay en las cárceles también a los calabozos policiales”.

El director de Polimiranda, Comisario Elisio Guzmán, basó su ponencia en explicar las causas que originan la crisis actual en los centros de detención preventiva. Precisó que en 5 de las 7 dependencias de la Policía de Miranda hay 206 detenidos, pese a que estos calabozos tienen capacidad sólo para 140 personas. El funcionario, que tiene más de 45 años de experiencia en la carrera policial, explicó que los reclusos realizan en varias oportunidades huelgas de hambre y de sangre para “impresionar a sus familiares y compañeros”.

Guzmán detalló que en sus centros de detención preventiva hay reclusos que ya cumplieron cuatro años sin ser trasladados a una cárcel: “También tenemos detenidos que no han sido condenados. Los problemas de las cárceles se trasladan a las policías, y por ende a los funcionarios. En Polimiranda hay presas que han dado a luz, y como no existe una institución que se encargue de atenderlas, los mismos policías han asumido los gastos para comprarles canastillas a estas mujeres”.

La periodista Angélica Lugo mencionó en su ponencia algunas irregularidades que durante 2016 han tenido que sortear los funcionarios que están destacados en algunos calabozos policiales que están ubicados en la Gran Caracas. La comunicadora social explicó que autoridades del Colegio San Agustín del Marqués ejercerán distintas acciones para solicitarle a las autoridades competentes que los calabozos de la Policía Nacional Bolivariana, ubicada en Boleíta y al lado de esa institución, trasladen a los presos a centros  penitenciarios pues este año en los intentos de fuga los reclusos han ingresado a las instalaciones del colegio: “En esta sede policial, también conocida como la antigua Zona 7 de la extinta Policía Metropolitana, hay 599 presos en un espacio que fue construido para albergar a 100 personas. Además, fuentes extraoficiales han denunciado que hay funcionarios de ese cuerpo policial que extorsionan a los familiares de los detenidos para que puedan ingresar alimentos y teléfonos celulares”.

Lugo precisó que, aunque desde mayo fue clausurado el extinto retén de La Planta, que estaba ubicado en El Paraíso, en la actualidad hay pequeños centros penitenciarios paralelos que están ubicados en la Gran Caracas: “No solo la crisis carcelaria se ha trasladado a estos calabozos policiales. También la corrupción está presente en los centros de detención preventiva”.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas