Este es el empresario imputado por corrupción por el que condenan al Correo del Caroní

Yamal-Mustafa

El contratista guayanés Yamal Mustafá fue detenido en 2013 por su supuesta vinculación con el “Cartel del hierro”. En diciembre de 2015, recibió una medida cautelar de libertad. No oculta sus nexos con el gobernador Francisco Rangel Gómez

El 15 de junio de 2013, tres días antes de ser detenido por el caso de corrupción en la Ferrominera del Orinoco (FMO), el empresario guayanés Yamal Mustafá demandó por difamación al director del Correo del Caroní, David Natera Febres. El también contratista de la gobernación del estado Bolívar y dueño del diario Primicia emprendía así una acción judicial contra la cobertura periodística publicada por el rotativo que revelaban su vinculación con el llamado “Cartel del Hierro”, una red de negocios irregulares que involucraba a ex funcionarios, militares y empresarios de la región.

Dos años y nueve meses después, la demanda de Mustafá prosperó. En la madrugada del 11 de marzo de 2016, el Tribunal Penal Sexto de juicio del estado Bolívar condenó a Natera Febres a 4 años de prisión por los delitos de difamación e injuria continuada, prohibición de salida del país, presentación cada 30 días y una multa de 1.173 unidades tributarias. Además, ratificó la prohibición a no publicar noticias relacionadas con el empresario relacionadas con el caso de corrupción en FMO.

Pero entre la demanda y la condena dictada por el juez Beltrán Javier Lira, Mustafá permaneció detenido desde el 18 de julio de 2013 en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCM) de Ciudad Guayana hasta el martes 8 de diciembre de 2015, cuando el Tribunal 9 de control de Caracas (donde fue radicado su caso) decidió otorgarle una medida sustitutiva de libertad.

El abogado y empresario, reconocido como uno de los más prósperos del estado Bolívar durante la gestión de Francisco Rangel Gómez, fue imputado en 2013 por el tribunal 5to de Control, extensión Puerto Ordaz, por ser presunto cooperador en los delitos de peculado doloso propio, concertación de funcionario público con contratista y asociación para delinquir en el caso de corrupción de la FMO. Aparte, le dictaron prohibición de movilizar cuentas bancarias así como enajenar bienes.

En marzo de 2016, Mustafá recibió fuera de las rejas, aunque con medidas cautelares, la noticia de la condena contra el Correo del Caroní, que reveló en una serie de reportajes publicados en 2013 las evidencias de corrupción en Ferrominera, por la que también fueron imputados el presidente de la estatal, Radwan Sabbagh; el ex consultor jurídico, Noel Ramírez; la ex gerente de Finanzas, María Acosta; la ex gerente de Administración y Finanzas, María Rodríguez y el ex gerente técnico de Operaciones, Ángel Ramón Campero Franco. Los tres últimos directivos admitieron los hechos y el primero de mayo de 2015 fueron condenados por el Tribunal 9 de Control de Caracas por los delitos de peculado doloso y malversación agravada entre 3 y 5 años respectivamente.

La detención de Mustafá por la entonces Dirección de Inteligencia Militar (DIM) el 8 de julio de 2013 provocó un escándalo regional porque involucraba en hechos de corrupción a un activo contratista de la gobernación de Bolívar de conocidos nexos con el mandatario estadal. Tres semanas antes de su captura, ambos se retrataron junto a sus familias en la fiesta de celebración del segundo año de una de sus compañías, el diario Primicia, que tuvo lugar en el Centro Portugués Venezolano de Ciudad Guayana.

Yamal-Mustafá-Rangel-Gomez

Foto cortesía diario Primicia

Antes de convertirse en editor de medios, Mustafá había incursionado en el sector servicios. Para el momento de su detención, manejaba 19 empresas que prestaban servicio a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y entidades de la gobernación de Bolívar, desde ticket alimentación hasta exportación de minerales, indicó un perfil publicado en El Mundo Economía y Negocios (Emen).

Mustafá y Rangel Gómez nunca negaron su relación de amistad, que se remonta a 2001 cuando el empresario trabajó como asesor jurídico de la CVG en el período en que el actual gobernador de Bolívar presidía el holding minero.

Cuando se destapó el escándalo sobre la Ferrominera en 2013, Rangel Gómez era “el conductor de los hilos de la corrupción en Guayana”, aseguraban los diputados de la Causa R, Andrés Velásquez y Américo de Grazia, basándose en un informe de la DGCIM sobre los manejos irregulares en las empresas de Guayana.

Amistades peligrosas

Hasta 2013, el gobernador de Bolívar no ocultaba sus relaciones con los empresarios y funcionarios públicos que imputados por corrupción por el caso del “cartel del hierro”.

Aparte de Mustafá, también se retrató en su momento con el expresidente de la FMO, Radwan Sabbag

 

Radwan-Sabbag-Rangel-Gomez

Foto: Cortesía Correo del Caroní

Alfredo Spooner (ex secretario de Sintraferrominera y dirigente de Fuerza Bolivariana de Trabajadores, FBT); Radwan Sabbagh (expresidente de Ferrominera del Orinoco), el gobernador Rangel Gómez y Ángel Marcano (presidente de la Corporación del Aluminio, fundador de la FBT con Nicolás Maduro).

Sabbag-RangelGomez

Foto: Cortesía Correo del Caroní

Renny Rojas, coordinador de la Juventud Trabajadora del PSUV (asesinado el 9 de junio de 2011 en el portón de FMO), Radwan Sabbagh, Francisco Rangel Gómez y Alfredo Spooner.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas