Miedo, desolación y ningún rastro de mineros desaparecidos tras 48 horas de protesta en Tumeremo

protesta en tumeremo

Foto: Cortesía / Correo del Caroní

La tranca en la Troncal 10, en las puertas de Tumeremo en el municipio Sifontes, se mantiene con algunas concesiones. Cada media hora los protestantes permiten el paso de vehículos y ambulancias que se trasladan por la única carretera que comunica a Venezuela con el suroriente del país hasta Brasil.

Los manifestantes exigen conocer el paradero de al menos 28 mineros que, la noche del viernes, estaban en la mina Atenas, en la frontera entre el municipio Sifontes y Roscio. Una zona poblada por campesinos y en donde, como casi todo el suroriente del país, la principal actividad económica es la minería.

Tumeremo queda a unas tres horas de Ciudad Guayana viajando en carro, pasando por los pueblos de Upata, Guasipati y El Callao; los dos últimos mineros por excelencia.

Ese es territorio, además, de la empresa estatal Minerven, que en teoría tiene el control de los yacimientos. En los hechos, hasta las minas en administración del Estado están invadidas.

Los familiares de los desaparecidos tienen la lista de los nombres y fotografías de sus parientes que, todos los días, regresaban al terminar la jornada y el viernes, tampoco sábado, lo hicieron.

Sigue leyendo esta nota de Clavel Rangel en Correo del Caroní.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas