Héctor Navarro duda que Maduro sepa los nombres de todos sus ministros

Héctor Navarro

@loremelendez

Para el exministro de Educación, Héctor Navarro, el presidente de la República, Nicolás Maduro, probablemente no conoce bien a los ministros que ha designado recientemente.

“Yo creo que Nicolás Maduro no está en capacidad de conocer, a lo mejor, ni siquiera los nombres de todos los ministros (…) Lo digo porque me preocupa la capacidad que puede tener para reunirse con todos y trabajar coordinadamente. Yo lo veo como limitación”, afirmó a Runrun.es.

Aseguró que en varias conferencias a las que ha sido invitado, ningún asistente ha podido mencionar a todos los miembros del Ejecutivo cuando él lo pide. “Es porque eso es una locura, es inmanejable un gabinete con más de 30 ministros”, indicó.

Navarro recordó que Jorge Giordani, exministro de Planificación, relató que cuando el Presidente arribó al poder, pasaban meses sin que se reunieran y que los puntos de cuenta de cada cartera apenas eran vistos por el primer mandatario.

Añadió que estos nombramientos seguramente provenían de recomendaciones de funcionarios cercanos al Ejecutivo, como el diputado Diosdado Cabello o el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez.  

Navarro dijo que le había aconsejado, “con cariño”, al Presidente de la República la reducción de su cartera ministerial. “Cuando dijo que iba a hacer unos cambios, pensé que las cosas iban por ahí, pero más bien creó más ministerios”, apuntó. 

Para el exministro, el número de titulares del Ejecutivo no debe pasar de 20.  Acotó que el Gobierno de Chávez tenía 13.

Las bases sienten la crisis

El exministro comentó que ha estado en contacto continuo con las bases del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a pesar de haber sido sancionado y sacado de la directiva de esa fracción política. Eso le ha permitido saber qué se dice en las entrañas de la tolda roja.

“Yo he llamado a una rebelión en la base del PSUV, pero no en el sentido de tumbar a Maduro, sino de democratizar el partido”, agregó Navarro, quien recordó que la elección de los directivos -impuestas o a dedo- son contrarias a los estatutos y “han traído problemas en la militancia” porque se siente desplazada.

Aseveró que el mayor reclamo en el seno del PSUV es la falta de democracia, aunque admitió que la crisis económica también es un factor de descontento.

“Las bases del PSUV son bases del pueblo que tiene que comprar y hacer la cola. Si sienten que no hay decisiones que apunten a la solución de los problemas…”, dijo Navarro antes de arrugar la cara y hacer un gesto de inconformidad.

De acuerdo con el exministro, 2016 será un año difícil.

“Hay que acudir al pueblo, que es lo que hubiese hecho Hugo Chávez, en vez de quemar dólares que son necesarios para comprar medicinas y para comprar comida, que son la primera prioridad”.

Añadió que se invirtieron recursos de forma innecesaria en obras como el Puente Independencia, que comunica al Parque Francisco de Miranda (Parque del Este) con La Carlota, el cual fue terminado pero no se ha puesto en funcionamiento. “Esto se hizo cuando hay problemas para conseguir la insulina, cuando hay hospitales que no están bien dotados”, sentenció.

Otro ejemplo de la “quema de dólares”, según Navarro, fue la construcción de la ampliación de la Autopista Valle-Coche que dejó un “desastre” ornamental en Los Chaguaramos. Criticó que este tipo de obras no tengan planificación y que no se fijen las prioridades de las inversiones. “Si hay menos recursos, hay que gastar menos”, concluyó.

ValleCoche

Denuncia ante el Consejo Moral Republicano

Navarro acudió este martes, junto a la exministra de Ambiente Ana Elisa Osorio, ante el Consejo Nacional Republicano para pedir que se revise el porqué esta instancia declaró sin lugar el documento en el que estos antiguos funcionarios del Gobierno de Chávez, en nombre de la Plataforma por la Auditoría Pública y Ciudadana, exigían que se investigara el desfalco de más de 200 mil millones de dólares que fueron entregados por Cadivi a empresas de maletín.

A pesar del desaire recibido, Navarro indicó que confiaba en la institución por la honorabilidad de muchos de sus miembros y que, por ello, exigía que se reconsiderara su posición.

En la petición de revisión, los miembros de la Plataforma por la Auditoría Pública y Ciudadana se manifiestan “estupefactos” porque, a pesar de que el Consejo admite que le compete “la función moralizadora” de las instituciones del Estado, se niega a actuar.

Navarro dijo, a título personal, que no estaba de acuerdo con acudir a la Comisión de la Contraloría de la Asamblea Nacional para llevar esta denuncia porque pensaba que no se tomaría en cuenta.

“Yo no acompañaría a mis compañeros, en caso de que decidan ir a la AN, porque tengo una experiencia. Yo hice una ley contra la corrupción ahí y me la archivaron. Se aprobó en primera discusión, pero cuando entró en segunda, a principios de diciembre de 2011, la agenda se complicó y hubo que diferirla. Allí murió la ley”, dijo.

Navarro explicó que la Plataforma a la que pertenece insiste en hacer una auditoría general.

Señaló que en sus manos tenía documentos de Sidor. “Estas son denuncias que hace la gente, los propios trabajadores, y aspiramos a canalizarlos de alguna manera para que sean investigados o hacerlos públicos, eventualmente, porque la opinión pública tiene una posición importante en estos casos”, comentó.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas