AN acuerda interpelar a responsables de la “destrucción” de Guayana

AsambleaNacionalParlatino

“La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente, no hubo Constitución que le diera tanta vida a la geografía”. Así, con comentarios sueltos, comenzó el presidente Nicolás Maduro la cadena de radio y televisión a las 2:07 de la tarde de este jueves, justo cuando el diputado a la Asamblea Nacional, José Prat, iniciaba su argumentación sobre la crisis de las empresas básicas de Guayana.

“De Alcasa hay que hablar porque aquí hubo real, hubo real”, subrayaba el parlamentario de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), cuando apenas se iniciaba el debate de un tema vetado durante los últimos 10 años del Hemiciclo.

Pero no todos los venezolanos pudieron verlo. Maduro interrumpió la transmisión, acompañado de parte del Gabinete ministerial, para mostrar imágenes del encuentro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y luego leer algunos artículos de la Constitución.

– Esto es único.- Repite Maduro, antes de leer capítulo 5.

– Vamos a estudiar camarógrafos, trabajadores, obreros…

– Aquí se habla de la familia, de los niños, de los trabajadores, de los jóvenes. Luego viene el artículo 82.

Maduro divagaba en cadena, hasta llegar a un tema bandera en la campaña de las elecciones parlamentarias:

“Llueve, truene o relampaguee tenemos que empeñarnos en lograr las 500 mil viviendas, con Asamblea Nacional saboteando o no”.

Media hora antes, la mayoría del Parlamento Nacional aprobaba la Ley de Propiedad de la Gran Misión Vivienda en primera discusión, una de las promesas de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con la que se proponen acabar con el “chantaje” en el derecho a la vivienda.

Eso, y al abordaje a la precaria situación industrial, obligaron al primer mandatario a responder en una alocución en cadena. “Esta ley pretende conculcar el derecho del futuro de 2 millones de viviendas, y coloca en una posición precaria al millón”, “es muy grave”.

“Nos vamos desde mañana mismo a todos los urbanismos. A explicar la gravedad de esto, y a levantar un poderoso movimiento del derecho del pueblo a tener una vivienda digna”.

Sigue leyendo esta nota de Clavel Rangel en Correo del Caroní.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas