IPYS Venezuela: Dos de cada cinco periodistas se autocensuran para esquivar acciones legales

Ipys_reporte sobre censura y autocensura

Los periodistas venezolanos se abstienen de publicar informaciones que comprometen a autoridades para evitar demandas judiciales, reveló el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS) en la segunda edición de su reporte Censura y Autocensura en periodistas y medios de comunicación en Venezuela, correspondiente a 2015, titulado Periodismo en arenas movedizas.

De acuerdo con una encuesta sobre percepción de autocensura realizada por el Instituto entre 227 periodistas, dos de cada cinco (37%) reconocieron que se autocensuran para evitar “las amenazas de acciones legales”.

Eso “demuestra el uso del aparato judicial para criminalizar la actividad y el ejercicio del periodismo en Venezuela”, dijo Marianela Balbi, directora ejecutiva de IPYS Venezuela.

El IPYS precisó que actualmente hay 54 procedimientos judiciales contra medios y periodistas, con un “aumento alarmante durante los últimos tres años”, en los que ha gobernado el presidente Nicolás Maduro.

Temas intocables

Los periodistas encuestados reconocieron algún grado de autocensura en todos los temas que abarcan los fundamentos de la cobertura social, política y económica del país. Así lo refleja 30% de ellos, que decidió, voluntariamente, no difundir informaciones relacionadas con las situaciones que los exponían –a ellos mismos o al medio para el cual trabajaban– al riesgo de ser demandado.

Además, 19% dijo que tomaba esta decisión para resguardar los intereses de alguna de sus fuentes, pues “ahora la presión está mucho más enfocada en la persona que proporciona la información”, indicó Balbi.

La autocensura, además, sirvió de escudo para evitar cubrir temas vinculados con hechos de violencia y criminalidad (19%), conflicto con autoridades de gobierno (18%), disputas con manifestantes violentos (17%), escasez de alimentos (15%) y actividades relacionadas con el narcotráfico (14%), entre otros.

El seguimiento policial y la “constitución de instancias” que regulan los contenidos también engrosan la lista de razones que llevan a la autocensura.

Censura interna

En todos los temas planteados hubo restricciones indebidas en las empresas mediáticas en mayor o menor grado: conflictos con autoridades del gobierno (35%), situaciones que expongan al medio o al periodista al riesgo de ser demandado (30%), escasez de alimentos e insumos (30%), intereses de una fuente que se quiere proteger (27%), hechos de violencia (23%), seguridad nacional (19%), intereses o puntos de vista de los anunciantes (18%), control cambiario (18%), conflictos con grupos de manifestantes violentos (15%), infancia (14%), moral pública (10%) y tráfico y consumo de drogas (9%).

Incluso, estas medidas de censura interna que asumen las empresas de comunicación derivaron, a lo largo de 2015, en la prohibición que le giraron los dueños y directivos de medios a los periodistas con la finalidad de evitar cubrir una fuente en particular, según la percepción de37% de los encuestados.

Bajo estas órdenes se consolida una máxima dentro de las salas de redacción de los medios de comunicación: para el periodismo hay temas y personajes que no se pueden escrutar. Por lo menos, 36% de los periodistas aseguró que sus jefes le han prohibido nombrar a actores específicos.

Retos del periodismo venezolano

Balbi considera que el periodismo venezolano tiene el desafío de recobrar su esencia y hacerse eco de las denuncias de los ciudadanos: “Nuestro periodismo necesita ser el espejo de una sociedad en la que se practique el escrutinio de los poderes, como un ejercicio saludable para la democracia”.

A su juicio, el periodismo venezolano debe ser contrapoder. “Es indispensable que se abra a las voces de las comunidades que debaten y practican la deliberación pública. Requiere anular las órdenes de silencio. Tiene el reto de superar los riesgos, las amenazas, las presiones, la censura y la autocensura. El periodismo venezolano reclama autonomía, independencia, diversidad y pluralidad. Necesita estímulo, protección, fuerza y libertad”.

Con información de IPYS y AFP.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas