Oposición recusó a cinco magistrados encargados de decidir impugnaciones

MUDParlamentarias

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) recusó hoy a los cinco magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) encargados de decidir sobre la impugnación de 9 de sus 112 diputados electos el pasado 6 de diciembre.

“Solicitamos la recusación de todos estos magistrados que están evaluando las impugnaciones por su total compromiso y vinculación al PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) y las partes interesadas”, dijo a periodistas el recién electo diputado por la MUD Simón Calzadilla, frente a la sede del máximo tribunal.

Según Calzadilla, la Sala Electoral del Tribunal Supremo, encargada de decidir sobre la impugnación de 8 diputados opositores, solicitada por candidatos chavistas que fueron derrotados en las respectivas circunscripciones, tiene vínculos estrechos con el gobernante PSUV.

“Hoy revisando la composición de la sala, resulta que uno de los magistrados que va a decidir es Cristhian Tyrone Zerpa, que se autodesignó, votando por sí mismo, magistrado del TSJ”, afirmó Calzadilla, uno de los opositores impugnados.

Calzadilla explicó que Zerpa formaba parte del Parlamento saliente de mayoría oficialista que el pasado 23 de diciembre designó a 13 magistrados del Supremo, incluyéndole, un proceso que la oposición calificó de “inconstitucional”.

Asimismo aseguró que la magistrada que preside la Sala Electoral es una persona “de confianza” de Elvis Amoroso, uno de los chavistas que tras ser derrotado en las legislativas está solicitando la impugnación.

Amoroso, además, presidió el comité de postulaciones que eligió hace una semana a los 13 magistrados del Tribunal Supremo, entre ellos a Zerpa.

El abogado de la MUD, José Gregorio Torrealba, explicó que la consecuencia inmediata de la presentación de la recusación “es que los magistrados deben separarse hoy mismo del expediente” y que, al haberse impugnado su imparcialidad, “ya ellos no pueden tomar esa decisión, están legalmente impedidos de hacerlo”.

Calzadilla indicó que hasta el momento en que acudieron al tribunal no había sentencia sobre las impugnaciones.

Las impugnaciones de estos ocho candidatos han causado revuelo en la oposición que ha denunciado un intento de “golpe judicial”, luego de que los recursos fueran admitidos por el Tribunal Supremo pese a que el órgano judicial estaba de vacaciones y decidió finalmente trabajar los días 28, 29, y 30 de diciembre, justo cuando fueron solicitados los recursos.

Por ello, Calzadilla asegura que, aunque no está previsto que el tribunal trabaje hasta el 11 de enero y por tanto no debería hacer una sentencia al respecto, “tampoco estaba previsto despacho (trabajo) los días 28, 29, y 30, así que aquí puede pasar cualquier otra cosa”.

De concretarse una decisión antes del 5 de enero, día cuando la nueva Asamblea Nacional se posiciona y se juramentan los diputados electos, el Tribunal Supremo podría impedir la jura de los 8 diputados y con ello la oposición venezolana perdería la mayoría calificada de dos tercios que le dan los 112 diputados electos hace casi un mes.

Sin embargo, Calzadilla afirmó que “no existe jurídicamente viabilidad de que puedan ser suspendidas las proclamaciones de ningún diputado o diputada efectuada por un poder autónomo del Consejo Nacional Electoral”, sin que este último presente un informe al Tribunal Supremo que le permita emitir un juicio.

“Si se desconocen los resultados sin juicios y con una medidas absolutamente institucionales todos los organismos internacionales y el pueblo venezolano tenemos que salir en defensa de la Constitución”, dijo.

El opositor responsabilizó al presidente del país, Nicolás Maduro, como líder del PSUV “por lo que pueda desatarse en este país si siguen en su plan de desconocer la voluntad popular”.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas