Pimpón parlamentario con Miguel Pizarro - Runrun

Pimpón parlamentario con Miguel Pizarro
PimponMiguelPizarro640

PimponMiguelPizarro640.jpg

PimponMiguelPizarro640

@loremelendez

El pasado 6 de diciembre, Miguel Pizarro arrasó en Petare. Con 144.727 votos (64,91%) venció al candidato oficialista, William Ojeda, en el Circuito 3 del estado Miranda, un territorio que en los últimos años ha situado sus preferencias electorales en favor de la oposición. Pero esta no es su primera vez en el Parlamento. A sus 27 años, Pizarro repite su escaño y continúa siendo uno de los integrantes más jóvenes del parlamento venezolano.

Durante su campaña, el ahora diputado reelecto fue víctima de la violencia. El pasado 22 de noviembre, la caravana que encabezaba para promover su candidatura fue disuelta a tiros por un grupo de motorizados que, en nombre del chavismo, se apostó en la entrada del Barrio José Félix Ribas y evitó que el recorrido continuara. Pizarro acusó a Ojeda del ataque. Este último respondió que Pizarro contrató a “paracos” para asesinar a una mujer que era miembro del PSUV.

1- ¿A qué político admira?

Si me dijeras políticos que no están vivos, tengo para regalar. De los venezolanos, a Antonio José de Sucre, por la lectura de su presente y su manejo de la organización. ¿Internacionales? Desde Martin Luther King y la visión que tenía de cómo por la vía de la resistencia pacífica pueden conquistarse cambios tan importantes, hasta cuestiones mucho más ortodoxas como (Salvador) Allende, en Chile, porque cuando toda la izquierda suramericana creía que al poder se llegaba a punta de tiros, él logró hacerlo a punta de votos, aunque después fracasó estrepitosamente en su modelo económico.

2- ¿Qué rescataría de la antigua Asamblea Nacional?

Creo que rescataría la polémica de los debates cuando se daban debates. Esa Asamblea Nacional (la saliente) tuvo pocos espacios de discusión, pero cuando los hubo fueron debates de tres o cuatro horas con posiciones muy claras. Ahora, lo que nunca podemos hacer, ni parecernos, ahora que somos mayoría, es lo que hizo esa AN : ni quitar el derecho de palabra, ni allanar inmunidades por vía administrativa, ni coartar a las comisiones y encerrarlas, ni convertir eso en una cripta en donde nadie discute ni nadie se entiende.

3- ¿Qué haría si se instala un estado comunal?

La Asamblea tiene poderes dados por la Constitución. Ninguna ley especial u orgánica, ningún decreto puede estar por encima de las competencias del Parlamento. A veces nos hacemos ecos de mitos, de cosas que no son reales. ¿Nosotros por qué ganamos en José Félix Ribas? Te pongo el ejemplo en Petare: porque los consejos comunales eran nuestros movilizadores. ¿Por qué ganamos en Barrio Unión, donde nunca se había ganado? Porque los que eran antes dirigentes de UBCH y de consejos comunales, son ahora movilizadores y parte de nuestra estructura política. Esa realidad de base cambió. Todavía no hemos dimensionado lo que logramos el 6 de diciembre, pero nosotros no sólo derrotamos el miedo y la desesperanza, sino que logramos organizar un tejido humano y ahora depende de nosotros convertirnos en su alternativa, de verdad, y demostrar que estamos a la altura de las expectativas que generamos. Ahí hubo un voto de confianza de la misma gente que estoy seguro que no dejará que un invento como este (el estado comunal) se logre concretar.

4- De los mensajes de felicitación que recibió, ¿cuál fue el más cursi?

(Risas) Hay varios, pero no cursis, aunque sí hubo uno que me hizo llorar. Mi padre no vive aquí, vive en Chile. Fue de la izquierda de este país, en los 70, 80 y 90. Estuvo preso en el San Carlos, le echó tiros hasta que se cansó a la Cuarta República, y él decidió irse en un momento determinado. Cuando yo gané, no le escribí a mi familia para avisarle, pero mi papá sí me escribió en cuanto se enteró y me puso: “qué orgullo ver que que tú pudiste hacer lo que yo toda mi vida sacrifiqué y nunca logré”. Y, bueno, eso a uno le agua el guarapo.

5- ¿Cuál ley quiere crear, modificar y rescatar?

Por crear, hay varias, pero hay dos que son obligación nuestra: Ley de Universidades y Ley de Educación Básica. Somos el único país de Suramérica que tiene una ley orgánica, con principios generales, pero que no tienen reglamento ni leyes específicas desarrolladas en lo único que nos va a dar un futuro distinto al que tenemos, que es la educación.

Para modificar, yo tomaría nuestra ley de Salud. Hay que ver cómo es la asignación presupuestaria del sistema público y potenciarla para que, de verdad, tenga una asignación y no sea a capricho del Ejecutivo, sino un recurso permanente. También creo que en la Ley Orgánica de Educación hay que revisar el concepto que tiene sobre la educación superior y sobre la relación entre profesores y estudiantes en la Educación Básica. Hay aberraciones que se construyeron en el tiempo para hacer trajes a la medida como el hecho de tipificar como delito en la Lopna la concurrencia de un niño en un crimen, cosa que no tiene ningún sentido y termina siendo un exabrupto. Yo soy al revés de muchos diputados nuevos, que vienen a prometer 200 leyes. Yo creo que hay que simplificar las que ya existen y hacer que este país tenga un piso jurídico para que avance.

Sobre las leyes a derogar… Tal vez sonará antipático, pero es que yo no creo en las posturas individuales en estos temas. Creo que vamos a un momento en donde hay que hilar muy fino. Todo lo que tiene que ver con derogar o con eliminar cosas tiene que ver con una discusión muy de fondo.

6- ¿Qué canción le dedicaría a Diosdado Cabello?

(Risas) A ver, a ver… Eso nunca lo he pensado. Creo que le pondría un disco de Auténticos Decadentes para que lo escuche y se le pase el mal humor.

7- De los candidatos chavistas que no quedaron electos, ¿con quién le hubiese gustado debatir?

Hay uno con quien me gustaba debatir y no quedó, que era Jesús Farías, porque su visión ortodoxa de la vida me permitía por contraste demostrar la visión amplia que uno tiene sobre la sociedad. Hay otro que no vuelve y con quien me gustaba debatir porque se esmeraba mucho en las discusiones de fondo, que era (Fernando) Soto Rojas.

8- ¿En cuál curul le gustaría sentarse?

Yo nunca estoy sentado en un sólo lado, así que la silla es lo de menos. Paso la mayoría de la sesión hablando con diputados.

9- ¿Ha hecho cola para comprar comida?

Y para comprar desodorante, que es terrible. En el Bicentenario de Palo Verde me tocó hacer cola con mi abuela porque era el día de comprar comida para toda la familia porque nos íbamos a reunir todos para despedir a mi hermana, que iba a irse del país. Yo tengo una hermana con un tumor cerebral que durante muchos meses batalló aquí para poder conseguir sus medicinas y, como muchos venezolanos, tuvo que emigrar. Intentando ganar indulgencia familiar, porque yo los tenía abandonados a todos, dije ‘yo compro’ y, panaaaa… Tuve que pasar un par de horas para poder comprar carne y pollo.

10- ¿Qué haría si sale un reportaje publicado en donde lo critiquen?

Lo leo y lo asumo y, si es verdad, uno tendrá que defenderse. Y si no lo es, uno le sale al paso. Así como uno tiene que hacer piel para los tatuajes, uno tiene que hacer piel para la política.

11- ¿Qué cosa se compromete a no hacer?

Yo tengo 27 años y, además, creo que soy muy romántico para la política. Lo decía mucho en la campaña, el cambio más importante aquí es que el político deje de ser una novia de carnaval, que pasa por ahí, saluda y le dan besitos, y cuando tiene un reclamo saca a una asistente de la nada y la pone allí a hablar con la gente. El político tiene que ser de carne y hueso, tiene que caminar, escuchar, y en el Parlamento uno tiene que dar demostraciones verdaderas de tolerancia, inclusión, amplitud, porque el cambio más importante no es el de los colores, sino el saber que la propuesta es buena o es mala dependiendo de a cuánta gente afecte y cuanto solucione.

12- ¿Está dispuesto a ir a todas las sesiones que se convoquen en la Asamblea Nacional o considera que el trabajo parlamentario tiene más efectividad en la calle?

Las dos cosas. Una no excluye a la otra. Yo en esta Asamblea (saliente) tuve 97% de asistencia. Las únicas tres veces que no fui, en una tenía fiebre, en otra tenía a mi mamá hospitalizada y la otra vez se me espichó un caucho y no pude llegar a tiempo. Yo soy de ir siempre a las sesiones y a las comisiones, pero también soy un enamorado de la idea de que esta mayoría saque a la Asamblea a la calle.

13- ¿Si le ofrecen competir como alcalde o como gobernador en las próximas elecciones abandonaría la curul?

No, a mí me me gusta el ejercicio parlamentario. Parte de las cosas que siempre dije en la campaña es que yo no iba a ser alcalde, que llegué aquí a ser diputado. Además, durante estos últimos cinco años fui diputado en minoría, este gusto de serlo en mayoría no me lo va a quitar nadie (risas).

14- ¿Qué opina de los diputados que han saltado la talanquera?

Puedes tener posturas políticas de fondo y posturas que te obliguen a tomar decisiones. Lo que tú no puedes ser es un mercader de la política, no puedes venderte al mejor postor, no puedes ser vehemente en tus principios y cambiarlos de un día para otro. Una cosa es ser coherente y con base en esa coherencia mantener posturas, y otra es ser un mercenario. Yo derroté al símbolo político de mercenarismo más grande en este país, que es William Ojeda. Yo decía en la campaña que con gusto confrontaba a Ojeda porque resume todo lo que un político no puede ser en este país: chantajista, mentiroso, manipulador, corrupto. Esas visiones de la política salieron derrotadas el 6 de diciembre.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios