Las 10 noticias petroleras más importantes de hoy #31Ene

Petroleras_opep

 

Maduro es imputable penalmente por delitos cometidos contra Pdvsa

El presidente de la república, Nicolás Maduro, sería responsable penalmente de los delitos cometidos en Petróleos de Venezuela S.A., durante los años 2011 hasta el 2013, según se desprende de lo establecido en la actual legislación.

Al analizar la normativa legal vigente en Venezuela, es posible determinar con claridad que la responsabilidad de un miembro de la junta directiva o de un miembro de un consejo de administración hoy en día conlleva la responsabilidad sobre el propio patrimonio e, incluso, puede conllevar la privación de la libertad en caso de existir delitos que comprometan a una persona con la toma de decisiones, dependiendo cuál sea el delito que implique esa decisión, dice un documento publicado por Badell & Grau un Despacho de abogados que se ha desempeñado desde hace más de treinta años en el área del derecho público y privado venezolano.

Los responsables

Maduro formó parte de la directiva de PDVSA junto a Jorge Giordani, Will Rangel y otros que fueron designados por el entonces presidente Hugo Chávez Frías como directores externos de la petrolera estatal [1], tal como quedó establecido en el expediente 73.023 de Petróleos de Venezuela que se encuentra en el tomo 151-A del Registro Mercantil Primero del Distrito Capital y estado Bolivariano de Miranda correspondiente al número 13 del año 2011.

En dicho expediente reposa el acta de la Asamblea Extraordinaria de Accionistas de PDVSA de fecha 26 de mayo de 2011, que versa sobre la designación de la junta directiva de la Empresa Estatal Petróleos de Venezuela, S.A., conforme al decreto presidencial N° 8.237, de fecha 24 de mayo de 2011 y que fue publicado en la Gaceta Oficial N° 39.681[2] del 25 de mayo de 2011.

El acta suscrita por el secretario de la junta directiva y la Asamblea de Accionistas de PDVSA, Juan Carlos Márquez, señala que los accionistas de la empresa se reunieron el 26 de mayo de 2011 en la sede principal de la petrolera ubicada en el Edificio Petróleos de Venezuela de la Avenida Libertador, Torre Este, Urbanización “La Campiña”, para la fecha en que la compañía estaba presidida por Rafael Darío Ramírez Carreño, quien también ejercía el cargo de ministro del Poder Popular para la Energía y Petróleo.

El único punto de esa Asamblea fue designar a la junta directiva de la empresa petrolera del Estado venezolano, para lo cual Ramírez Carreño informó que, atendiendo instrucciones del Ejecutivo Nacional —encabezado en ese entonces por Hugo Chávez— formalizó los directivos de PDVSA, quedando constituida la junta de la siguiente manera:

Como directores externos, los ciudadanos Nicolás Maduro Moros, Jorge Giordani y Will Rangel. Como directores internos, fueron designados Asdrúbal Chávez, Eulogio Del Pino, Ricardo Coronado, Orlando Chacín, Jesús Luongo, Ower Manrique, Víctor Aular.

Rafael Ramírez precisó, además, que Asdrúbal Chávez y Eulogio Del Pino ejercerían las funciones de vicepresidentes. Asimismo, indicó que los ya citados, junto a Ricardo Coronado, Orlando Chacín, Jesús Luongo, Ower Manrique y Víctor Aular, se dedicarán a tiempo completo a sus funciones dentro de la sociedad, mientras que Nicolás Maduro Moros, Jorge Giordani y Will Rangel, lo harían a tiempo parcial, es decir, asistiendo solo a las reuniones de directiva.

En esa misma asamblea de accionista se informó que se mantenía vigente el decreto N° 3.264 de fecha 20 de noviembre de 2004 [3], mediante el cual se designó a Rafael Ramírez como presidente de PDVSA y donde se hace la aclaratoria que sólo podrá percibir remuneración correspondiente a uno de los cargos públicos desempeñados.

Las responsabilidades según la ley

De acuerdo a la interpretación jurídica que se hace de la norma, cuando se habla de la junta directiva, la responsabilidad penal es estrictamente personal lo cual implica que, indispensablemente, se tenga que determinar la aportación de cada uno de los sujetos que integran dicho ente en la adopción del acuerdo que se esté considerando. En definitiva, se trata de resolver si a todos los miembros que componen la junta directiva se les puede imputar objetivamente por la decisión delictiva que ha sido adoptada por la mayoría.

El miembro de una junta directiva debe asumir y ejercer las funciones que conlleva el cargo y a la inversa, pues aunque no tenga un reconocimiento formal de ostentar el cargo de dirección, si ejerce como tal, asume un compromiso de actuar para evitar un riesgo o un resultado lesivo.

En todo caso, si la mayoría de los miembros de la junta directiva acuerdan llevar a cabo un hecho contrario a Derecho, el miembro que no apoyó con su voto tal acuerdo está obligados a actuar, pues el hecho de haber votado en contra no implica su inculpabilidad, puesto que existe relación causal entre el resultado y el voto en contra y, por tanto, en estos casos, falta el dominio del hecho sobre el resultado lesivo. En pocas palabras, aunque el consejero no haya participado con su voto positivo en la adopción del acuerdo, sólo puede quedar exento de responsabilidad criminal cuando no participe en la ejecución del acuerdo delictivo.

En conclusión, el miembro de la junta directiva solamente será libre de responsabilidad criminal cuando no asista a la sesión donde se toma un acuerdo constitutivo de delito o cuando no tenga conocimiento, o no participe en la adopción de un acuerdo contrario a derecho.

De acuerdo a las normas, no hay diferencia alguna en la responsabilidad de un director debido a que sea este interno o externo. En ambos casos la responsabilidad es la misma, pues la única diferencia entre uno y otro deriva de que dedique a sus actividades a tiempo completo o asistiendo únicamente a la toma de decisiones porque se dedican a una actividad paralela. Por tales razones, en su carácter de directores, Nicolás Maduro Moros, Jorge Giordani y Will Rangel (directores internos), como Asdrúbal Chávez, Eulogio Del Pino, Ricardo Coronado, Orlando Chacín, Jesús Luongo, Ower Manrique, Víctor Aular (directores internos), son responsables de cuanta decisión los órganos jurisdiccionales estimen que constituyan delito para la época en que ejercieron como tales. (La Patilla)

Gobierno devalúa la moneda al eliminar cambio de 10 bolívares por dólar

El Banco Central de Venezuela (BCV) acaba de anunciar la eliminación de un convenio cambiario en el que se establecía un tipo de cambio “protegido” de 10 bolívares por dólar que era usado para la adquisición de alimentos y medicinas, una devaluación de la que se ha informado de forma muy discreta.

La información, ofrecida en Gaceta Oficial de fecha 29 de enero, señala que ese convenio 35, creado en marzo de 2016, ha sido derogado por interferir con el acuerdo cambiario N.39 que fue presentado en este documento fechado el lunes, 29 de enero, en el que se establecen nuevas normas para el canje a través del sistema de subastas, ya existente.

Son 39 convenios cambiarios desde que entrara en vigencia el control de cambio en 2003 y la mayoría de los economistas coinciden en que es este sistema de control – por el que se han establecido hasta tres tipos de canjes sin contar con el paralelo ilegal- sería uno de los principales causantes de la crisis económica actual.

Según dijo a la emisora Unión Radio el economista y diputado opositor José Guerra, el anuncio del BCV implica una devaluación significativa porque casi 70 % de las importaciones se realizaron a tasa de 10 bolívares por dólar aunque los productos finalmente no se vendieran a ese monto.

El parlamentario indicó que “esto es una devaluación a la medida de (la estatal Petróleos de Venezuela) Pdvsa para tratar de mejorar el flujo de caja de la empresa para tener dinero para la campaña electoral” de cara a las votaciones presidenciales que deben realizarse antes de mayo próximo.

Por su parte, el director de la firma Econométrica, Henkel García, apuntó en Twitter que “era tan poco lo que Dipro -el sistema por el que se otorgaban dólares a 10 bolívares- entregaba al sector privado, que su eliminación tendrá un impacto limitado en la inflación” y que el dólar ilegal paralelo “es hoy por hoy la variable de mayor peso”.

En el día a día del venezolano, los alimentos, medicamentos, productos de higiene, repuestos para electrodomésticos o vehículos se consiguen a costos muy elevados pues los comerciantes aseguran que los adquieren con dólares del mercado negro cuyo costo está prohibido mencionar por ley.

Con respecto a los alimentos básicos subsidiados también se desconoce con qué tipo de cambio se han hecho sus importaciones pues una caja de 13 kilos cargada con esos productos cuesta 25.000 bolívares, lo que calculado a esa tasa equivaldría a un costoso paquete de 2.500 dólares.

Las lagunas con respecto a la forma en la que podrán canjearse los dólares apenas empiezan a aparecer y aún se desconoce si saldrá una nueva versión del Dipro o se activará algún esquema de dólares protegidos.

Por ahora, al quedar eliminado el Dipro quedaría como esquema único de canje oficial el Sistema de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom) que opera a través de subastas periódicas en las que participan los sectores público y privado que funcionaba desde mayo del año pasado y que fue paralizado tres meses después.

En el reciente convenio número 39, el BCV relanza el Dicom y se señala que “los montos máximos a ser demandados por las (personas) naturales es 420 euros por trimestre o su equivalente en otras monedas”, lo que varía con respecto al sistema anterior en el que se hablaba, directamente, de dólares.

Con respecto a las personas jurídicas se indica que pueden demandar “30 % sobre el impuesto sobre la renta del año anterior por mes hasta un máximo de 340.000 euros o sus equivalentes”, según la información ofrecida por el presidente del comité de subasta de divisas del BCV, Pedro Maldonado.

La nueva subasta se realizará el próximo jueves y el BCV ha dicho que el monto mínimo de postura es de 50 euros para personas naturales y 1.000 euros para las personas jurídicas.

En la página web del Dicom en la que se registran los potenciales demandantes se indica el monto de arranque para comprar es de 4.142,45 euros, el equivalente a los 3.345 dólares de agosto pasado cuando se paralizó el sistema.

Asimismo, en el sitio del Dicom se establecen los montos para el arranque en la subasta para yuanes (528,21 bolívares), rublos (59,38 bolívares) y rupias (52,61 bolívares).

No se indica el monto en dólares pese a que, en la práctica, sigue siendo la moneda en la que se calculan los costos y precios en el intercambio comercial de Venezuela. (Efecto Cocuyo)

Petróleo venezolano para sostener Cuba

Si el régimen comunista de los hermanos Castro pudiera llevarse el gas natural boliviano, lo haría.

Con esa frase siempre inicio mis charlas y coloquios con amigos, expertos, analistas, periodistas de toda América Latina, lamentando que el régimen de los Castro haya expoliado –y continúe haciéndolo– a Venezuela de la manera más descarada.

Este es un tema reiterativo. Siempre reclamaremos el mal uso de recursos naturales. No es posible tanta retórica unida al uso indiscriminado de recursos.

Venezuela mantuvo, esta última década, a Cuba gracias al petróleo subsidiado –regalado– que envía a la isla que ahora ya tiene nuevos “padrinos”, como Argelia, Rusia y otros países de los que consigue petróleo a precio “diferenciado”, dadas las reducciones de envíos desde Venezuela.

En la cumbre de precios altos del barril de petróleo más o menos en 2008 Venezuela envió a precio de regalo a Cuba aproximadamente un volumen de 115.000 bpd (barril de petróleo por día) a cambio de enviar desde Cuba a Venezuela médicos y profesionales de otras especialidades, como entrenadores deportivos. Un acuerdo poco menos que desastroso dada la calidad de los “profesionales” en medicina de Cuba.

La estatal petrolera venezolana Pdvsa suministra casi 80 % de las importaciones de crudo que realiza Cuba diariamente.

Cuando se contrajo el envío de crudo venezolano a Cuba en 2016, de los 115.000 a unos 80.000 bpd afectó fuertemente la magra economía local salvada por el turismo y otras aventuras. En 2018 esos envíos deben estar en unos 50.000 bpd, si es que confiamos en datos oficiales de ambos regímenes.

En algún punto de esos envíos venezolanos a precio de regalo el régimen cubano, siempre malandro, revendió petróleo y logró ganancias de esa operación de reventa. Esos datos los tengo previamente analizados en una anterior columna.

Infortunadamente, la producción de petróleo de Venezuela –según reporte del cártel OPEP, Organización de Países Exportadores de Petróleo– cayó (diciembre 2017 11,75%) de manera que produce 1,6 millones de barriles diarios (mb/d), de los 2,6 mb/d en 2015.

La baja producción responde, entre otros, a poca inversión privada, tecnologías y maquinaria ya obsoleta, sistemas de recolección, refino y almacenamiento en su peor momento de manteniendo. En resumen: una petrolera estatal en malas condiciones de gestión financiera, gerencial y sumada a que la tienen financiando “programas sociales” sin beneficio, bajo un sistema político que ahogó lo técnico y dio preeminencia a lo político. Un sinsentido.

Agencias de prensa internacional dan cuenta de que la estatal Pdvsa ha sido declarada en default o suspensión de pagos por varias agencias financieras internacionales, al retrasarse en el pago de los vencimientos de varios de sus bonos.

Ese es el escenario en el que el chavismo manejó, y continúa haciéndolo, el sistema de producción petrolera venezolana que pese a todo envía petróleo –casi de regalo– a Cuba.

Un ejemplo del despilfarro: en 2007 el chavismo –con 120 dólares/barril de petróleo– invirtió en la refinería cubana Camilo Cienfuegos, obra del comunismo soviético previo al chavismo, cientos de millones de dólares del Estado venezolano en una refinería que hoy, 2017, no funciona a capacidad plena (debe estar refinando unos 20.000 b/d en vez de los 80.000 b/d) y ni siquiera es propiedad de Venezuela sino del Estado totalitario cubano.

Hoy, estando el precio del crudo a 66 dólares/barril y estando en default la petrolera venezolana, se deben “ajustar cinturones”. Con urgencia. Parar despilfarros y envíos “políticos” de crudo. Debe concluir la era del petróleo como “arma” para sustentar regímenes.

Para compensar la ausencia del regalo de Venezuela a Cuba, el régimen de la isla fue a Rusia y a Argelia. Logró que Argelia envíe 2,1 mpd al gobierno cubano en 2017, similar cantidad se espera en 2018.

Las reducciones de suministro venezolano afectaron el suministro eléctrico interno en Cuba. Están en problemas.

También Cuba acudió a Rusia, pidiendo similares cantidades de volúmenes de petróleo y derivados, sin embargo, Rusia va a cobrar –aunque sea a largo plazo– cualquier envío a la isla.

El mensaje es que cuando retorne la democracia a Venezuela y a Cuba, dos gobiernos democráticos deben ponerse de acuerdo en realizar una auditoría a los envíos de crudo venezolano, traducirlos a precios de mercado y ver la forma de recuperar algo de ese dinero despilfarrado.

Cuba debe pagar por el crudo recibido a precio internacional. Las cuentas deben hacerse. No es posible tanto despilfarro de energía, conceptualmente hablando, de petróleo ni de gas. Los regímenes socialistas deben ser sometidos a un tribunal internacional de la energía. Porque el agua y la energía son elementos indispensables para la sociedad por los próximos años, siendo su uso estrictamente verificado.

Continuaré, como latinoamericanista, cabalgando esta cruzada: defender el petróleo venezolano y el gas boliviano del despilfarro y el mal uso. La energía sirve para construir y transformar, no para destruir ni esclavizar. (El Nacional)

Tillerson buscará apoyo contra Maduro en viaje a Latinoamérica

El secretario de Estado visitará México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica, en una gira de siete días que estará marcada por la crisis venezolana

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Rex Tillerson, realizará a partir de mañana su primera gran gira por América Latina y el Caribe, donde buscará consolidar un frente unido contra la Venezuela de Nicolás Maduro.

El secretario de Estado expondrá en Texas la visión del gobierno de Donald Trump sobre las relaciones con sus vecinos del sur, antes de partir a México, Argentina, Perú, Colombia y también Jamaica, en un periplo de siete días que estará marcado por la crisis venezolana.

“Con nuestros aliados planeamos continuar presionando al corrupto régimen de Maduro para que regrese al orden democrático”, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado en una sesión informativa sobre el viaje. Con excepción de Jamaica, todos los países que visitará Tillerson integran el Grupo de Lima que, al igual que Washington, reclama a Maduro respetar los derechos humanos, liberar a los presos políticos y permitir que organizaciones extranjeras brinden asistencia humanitaria a la población.

El Departamento de Estado se sumó la semana pasada al rechazo del Grupo de Lima al llamado a elecciones anticipadas en el país, sumido en una profunda crisis económica y con la oposición dividida.

“Nuestro objetivo es ayudar al pueblo venezolano a lidiar con esta crisis económica, pero también restaurar el orden democrático para que puedan estar a cargo de su futuro nuevamente”, señaló el alto funcionario diplomático bajo condición de anonimato.

“El Departamento de Estado, al igual que la Casa Blanca, utilizará todas las herramientas económicas, políticas y diplomáticas a su alcance para abordar la situación en Venezuela”, señaló.

Washington, que tilda el gobierno de Maduro de dictadura, considera “extremadamente efectiva su campaña de presión con relación a Caracas”, que desde que Trump asumió incluye sanciones a más de 50 funcionarios antiguos y actuales, así como medidas económicas que afectan al gobierno y a Petróleos de Venezuela, y que forzaron un default selectivo.

“Las sanciones económicas que hemos impuesto al gobierno venezolano lo han obligado a entrar en cesación de pagos, tanto en deuda soberana como de Pdvsa, su compañía petrolera. Y lo que estamos viendo es un colapso económico total en Venezuela a raíz de las malas decisiones del régimen de Maduro. Nuestra política está funcionando, y vamos a seguir apoyando a los venezolanos”, recalcó.

Aclaró que ninguna de las medidas bloquea alimentos o medicamentos: “Nuestro objetivo es ayudar al pueblo venezolano a hacer frente a esta crisis económica, pero también restablecer el orden democrático para que puedan tomar una vez más el control de su futuro”.

Otros temas

En Colombia, Tillerson hablará con el presidente Juan Manuel Santos sobre el exponencial aumento de los cultivos de coca, dijo un alto funcionario. Esta es una gran preocupación de Washington, por la que Trump amenazó el año pasado con descertificar a Bogotá en su lucha antidrogas.

El funcionario también dijo que ve probable que en las múltiples escalas se plantee la próxima transición de autoridades en Cuba, donde el hermano de Fidel Castro, Raúl, dejará el poder el 19 de abril, lo que pondrá fin a seis décadas de poder entre ambos.

El Departamento de Estado informó que Tillerson buscará en su gira preparar, además, grandes eventos diplomáticos: la Cumbre de las Américas de abril, en Perú; el encuentro del Grupo de los 7 en junio, en Canadá, y la Cumbre de Líderes del Grupo de los 20 a fines de noviembre, en Argentina (El Nacional)

Los “secretos de Estado” de Rafael Ramírez

En la pelea de las cúpulas del chavismo por el poder, los argumentos que esgrime Maduro contra Rafael Ramírez y éste contra Maduro confirman lo que hemos dicho: nos enfrentamos a un Estado delincuente. Una casta cívico-militar se apoderó de las instituciones y las empresas del Estado para enriquecerse grotescamente, al mismo tiempo que empobreció hasta la hambruna al resto del país.

Luego de casi veinte años en los mas altos cargos del régimen, ahora ninguno de los que ha estado al frente de este desastre acepta tener culpa alguna. Maduro señala a la corrupción de Ramírez y su grupo, y Ramírez responsabiliza a la incapacidad y sed de poder y riqueza de Maduro.

Apuestan a la desinformación del pueblo, lograda a pulso con los ataques a la libertad de expresión y de prensa, a los periodistas y además con la ilegal compra de radios, televisoras y periódicos usando fondos del Estado, que comenzó con Chávez y que Maduro y su grupo profundizó hasta llegar al punto que solo una reducida parte de los venezolanos sabe lo que, mas o menos, sucede en el país.

El defenestrado Ramírez de hoy, amenaza con sacar a la luz los trapos sucios de la revolución, sobre la que dice tener más de 24 cajas de documentos que sin embargo no devela porque son “secretos de Estado”.

El Ramírez que ahora amenaza, pero no concreta, con denunciar la corrupción de Maduro y su entorno, pretende que el país olvide los ilícitos y desmanes cometidos en Pdvsa por él mismo y su red de familiares, amigos y asociados, colocados al frente de los cargos más importantes de la petrolera.

Ramírez como presidente de Pdvsa, y su vicepresidente Asdrúbal Chávez, tuvieron el control económico y financiero de la nación durante la mayor parte de esta mal llamada revolución y por ello tienen responsabilidad civil, política y penal en la actual calamidad que viven todos los venezolanos. No puede ahora Ramírez ofrecerse como otro “salvador de la Patria”, vendiéndose a los chavistas como el “verdadero revolucionario”, el que restaurará el “mar de a felicidad” que supuestamente existía con Chávez.

La corrupción con la importación de alimentos con divisas preferenciales expuesta por el escándalo de Pudreval, la falta de mantenimiento y los ilícitos con los seguros y reaseguros de Pdvsa, destapados por la tragedia de Amuay, los sobornos de empresarios nacionales y extranjeros a altos cargos de Pdvsa, el Fondo Chino y a su primo y testaferro Diego Salazar Carreño develados por el caso Banca Privada de Andorra, la debacle del sistema eléctrico nacional producida por la “emergencia” eléctrica que repartió grandes contratos a sus socios y amigos, las irregularidades con los contratos de exploración y explotación de la Faja del Orinoco, la contabilidad paralela en la venta del crudo pero sobre todo las milmillonarias operaciones ilícitas con el diferencial cambiario realizadas por sus operadores financieros personales en el Cadivi paralelo que montó Ramírez en la petrolera, son solo algunas de las puntas que sobresalen en el amplio horizonte de la oscura, críptica e ilegal gestión de Rafael Ramírez al frente de Pdvsa, a la que destruyó cuando la convirtió en el arma “roja-rojita” del PSUV y por lo tanto, inescrutable e intocable para el resto del Estado y la sociedad, incluyendo las instituciones responsables de controlarla y la opinión pública.

La corrupción y la impunidad se adueñaron del país. La legalidad y el Estado de Derecho fueron sustituidos por un entramado criminal, tal como lo denunciamos en nuestros libros Estado Delincuente: Cómo actúa la delincuencia organizada en Venezuela (2013) y El Gran Saqueo: Quiénes y cómo se robaron el dinero de los venezolanos (2015).

Ambas investigaciones fueron enviadas en su momento, tanto a la Asamblea Nacional como al Ministerio Público e inclusive al despacho de la presidencia de la República. La plenaria de la AN debatió el informe presentado por el presidente de la Comisión de Contraloría, diputado Freddy Guevara (hoy perseguido y en calidad de invitado en la embajada de Chile en Caracas), el cual estableció claramente la responsabilidad política y administrativa de Rafael Ramírez, emitiendo un voto de censura en su contra, el cual por cierto, fue anulado por el actual TSJ, siguiendo instrucciones de Maduro.

Es más que evidente que la corrupción política ha empobrecido a la mayoría del país y es en gran parte la causa de nuestros males y una clara violación masiva y sistemática a los derechos humanos de todos los venezolanos. (Noticiero Digital)

Antonio Ledezma: “¿Qué más testimonios necesita el mundo para terminar de caracterizar el régimen de Maduro como lo que es, una narcotiranía?”

El líder opositor venezolano, en diálogo con Infobae, afirmó que la ejecución extrajudicial del ex policía öscar Pérez tiene que ser un punto de inflexión para la comunidad internacional. Además, reveló su conversación con el presidente argentino Mauricio Macri y detalles desconocidos de su fuga

Antonio Ledezma está inmerso en un largo periplo desde el 17 de noviembre pasado, cuando logró escapar del arresto domiciliario que le había impuesto el régimen de Maduro. Viene de Perú, y de aquí, Argentina, partirá a Washington y luego a Europa. Su misión, dice, es contar lo que viven los venezolanos, denunciarlo y recabar el mayor apoyo internacional posible. El dirigente de Alianza Bravo Pueblo llegó a Buenos Aires con su mujer, Mitzy Capriles, y con ella visitó al presidente Macri. En diálogo con Infobae detalló punto por punto el calvario que se vive en Venezuela, un país cuya crisis es ya inocultable. “Es insólito que en uno de los países más ricos del mundo, que hace pocos años manejó más de 1.500 millones de millones de dólares —¡10 veces más del presupuesto asignado de la UE!— ahora veamos gente muriendo de malaria. Habla de gobernantes no solo incapaces, sino indolentes y corruptos”, dice enojado.

Durante la entrevista, reveló el contenido de su encuentro con Macri, analizó la situación de la oposición venezolana y contó detalles desconocidos de su fuga: “Tuve que hacer ejercicios para cambiar la voz y que no me reconocieran”.

—¿Cómo fue el encuentro con el presidente Mauricio Macri?

—Fue un reencuentro con un amigo. Nos conocimos cuando cuando él era jefe de Gobierno y yo alcalde metropolitano de Caracas, hasta que me hicieron preso. Nos sentimos satisfechos porque con este gesto de recibirnos demuestra que no es indiferente, se muestra preocupado y ocupado de ver cómo se le buscan soluciones a las dificultades que amenazan la paz en Venezuela, pero también a nuestro hemisferio.

—¿Qué le pidió?

—Que en América Latina se dicten sanciones personalizadas, como en Canadá, los EEUU y la UE. Le conté sobre mi periplo en Francia, Italia; y en todos estos lugares están tan preocupados que recién la UE dictó medidas sancionatorias contra individualidades. Y le pedí que él lidere que en América Latina se homologuen esas sanciones, que no son contra el pueblo —que bastante martirio tienen sobre sus espaldas—, sino contra individuos relacionados con el narcotráfico, con el terrorismo internacional o con los embadurnados en escándalos de corrupción

 La verdadera acción revolucionaria no es darle al pobre una bolsita de alimento para que sobreviva

—Luego de las sanciones de la UE, el gobierno de Maduro reaccionó con la convocatoria a elecciones en condiciones irregulares, ¿fueron especialmente dolorosas para el chavismo?

—Es que el régimen de Maduro está acostumbrado a la impunidad. Es un régimen que maneja los tribunales, convierte los juzgados en paredones de fusilamiento para acorralar a la disidencia; porque en Venezuela opinar es un delito. Cree que como controla los tribunales y la fiscalía, puede controlar a los organismos internacionales. Pero resulta que esos organismos no responden a caprichos de nadie, sino a principios como la democracia, la libertad, el respeto de los derechos humanos. Y precisamente eso le planteamos a Macri y a la comisión de relaciones exteriores del Parlamento que preside Cornelia Schmidt-Liermann, que deberían hacer una exhortación a la Corte Penal Internacional para que tome con mayor interés las incidencias que allí se tramitan, porque hay pruebas de que de Maduro para abajo son violadores de derechos humanos. La última prueba es la ejecución extrajudicial de siete seres humanos. Es fundamental que la voz de los demócratas se haga sentir.

—Se refiere a la muerte de Óscar Pérez, el ex policía que se rebeló contra el chavismo, ¿ese fue un punto de inflexión?

—Hay que convertir esa tragedia en una pregunta: ¡¿Qué más testimonios necesita el mundo para terminar de caracterizar el régimen de Maduro como lo que es, una tiranía, o más aún, una narcotiranía?! Porque los capitostes del régimen venezolano están coludidos con el narcotráfico. De Maduro para abajo, hay señalamiento de las operaciones de narcóticos que tienen el apoyo de altos funcionarios venezolanos. Una élite militar corrompida que hace grandes negociados con el tráfico de drogas, de combustibles, con el contrabando en la frontera… Le doy un dato: la oficina de Viena que trabaja para Naciones Unidas ha certificado que el 60% de la cocaína que circula en Europa sale del territorio de Venezuela. En Venezuela se habla de altos funcionarios que tienen vínculos con el terrorismo internacional, con Hezbollah, por ejemplo. Se acredita a terroristas con pasaportes legítimos y salen como buenos ciudadanos por la frontera venezolana, y se transforman en esos hombres-bombas que se explotan, haciendo añicos la paz en París, Múnich o  Inglaterra. El problema de Venezuela no es solo nuestro. El pueblo ha entregado su vida. El pueblo ha derramado su sangre. Nos acribillan. Estamos invadidos por más de 30 mil cubanos metidos en los cuarteles. Operan mafias, la de los cárteles de la droga y los que manejan los sicarios y los secuestros. El régimen tiene relación con la guerrilla colombiana de las FARC y con el ELN. Ellos actúan a sus anchas en Apure, Táchira, Zulia y Barinas, en cuatro estados venezolanos. Y sí, después del acribillamiento de Óscar Pérez y otros seis venezolanos, se inició otro capítulo escrito con sangre.

—En estos momentos hay un éxodo de venezolanos…

—Es un éxodo masivo consecuencia de la crisis humanitaria. Hambruna generalizada, porque no hay bienes de consumo. El régimen destruyó el aparato productivo del país. Vemos las ruinas de nuestro sistema agrícola-agropecuario porque el régimen, bajo el lema de que “ser rico es malo”, auspicia la lucha social, la expropiación de industrias, empresas, fábricas. Y por lo tanto no producimos nada. Y, además, no hay divisas: hasta hace tres años, las importaciones eran equivalentes a 70 mil millones de dólares, al día de hoy no pasan de 10 mil millones de dólares. Se agotaron las reservas en oro, no se sabe el monto real de las reservas internacionales, tenemos un país hipotecado —solo por concepto de servicios de la deuda ya se entregaron más de 70 mil millones de dólares—. Bajo tierra tenemos las reservas petroleras probadas más grandes del mundo, somos un país rico en gas, en hierro, en diamante, en oro… ¡Es insólito que haya gente que se muera de hambre, que se muera porque no hay medicamentos!

 Las FARC y el ELN actúan a sus anchas en cuatro estados venezolanos

—¿Cómo se llega a este escenario que describe? ¿Por corrupción, incapacidad…?

—Hay causas muy bien batidas. Es una mezcla de incapacidad, porque se han escogido funcionarios que no han estado a la altura. La empresa petrolera era una de las más prestigiosas, y Hugo Chávez —en un arrebato delirante, propio de caudillos totalitarios— despidió a más de 20 mil trabajadores formados en las mejores universidades del mundo, dentro y fuera de Venezuela. Ese talento humano estaba representando en ingenieros, matemáticos, expertos en mantenimientos de refinerías, en expertos en negociación, y fueron expulsados de PDVSA y hoy están en Qatar, en Arabia Saudita, en México, en Brasil, en Colombia o aquí en Argentina. Después de este descalabro, estamos produciendo menos de 1.800.000 barriles diarios… Y sobre esa deuda negra de PDVSA, el Gobierno no ofrece cifras, como tampoco ofrece sobre las enfermedades. Es insólito que en uno de los países más ricos del mundo, que hace pocos años manejó más de 1.500 millones de millones de dólares —¡10 veces más del presupuesto asignado de la UE!—, ahora veamos gente muriendo de malaria. Habla de gobernantes no solo incapaces, sino indolentes y corruptos. Porque hay 600 mil millones de dólares, de capital robado, que está depositado en distintos paraísos fiscales. De hecho, ya estamos organizando equipos cazafortunas para poder repatriarlos, en su oportunidad, y ponerlos en manos de un nuevo gobierno.

—¿Por qué la oposición no logra unidad en este escenario?

—Surgen discrepancias que tenemos que ver cómo superamos. Recientemente, en diciembre de 2015, gracias a la unidad de todos los factores políticos que veníamos luchando contra la dictadura alcanzamos una rutilante victoria, el pueblo nos dio la mayoría calificada en el Parlamento. Pero estamos peleando con el diablo. Nosotros derrotamos al diablo porque este régimen de delincuentes, de demagogos, de caudillos extraviados en este nuevo tiempo, representan una política diabólica, por eso nuestra lucha debe ser persistente. Y hasta el 16 de julio de 2017, que convocamos a un plebiscito, mantuvimos una política de coherencia. Lamentablemente después surgieron desavenencias que debemos corregir para retomar una lucha de oposición auténtica; y eso implica estrategias y objetivos. El primordial es salir de la dictadura y después hablar de escoger candidatos presidenciales.

 Vamos a necesitar equipos cazafortunas para repatriar los más de 600 mil millones de dólares que ha robado el régimen de Maduro

—¿Cómo se sale?

—Con una oposición auténtica, con una oposición con dirigentes que actúen con coherencia, con apoyo de la comunidad internacional. Porque los venezolanos acusamos un estado de necesidad. Somos víctimas de una represión sistemática y masiva; y según la legislación internacional, cuando los regímenes persiguen y atropellan a sus ciudadanos mediante medidas de represión masivas y sistemáticas, deben activarse, por ejemplo, los Tratados de La Haya de 1907, los acuerdos de Ginebra, la declaraciones de las Naciones Unidas.

—Cada vez que un organismo o instancia internacional reacciona, el gobierno de Maduro lo abandona o intenta abandonarlo. Pasó con la CIDH, con la OEA…

—Es hay que hacer un debate claro del verdadero alcance del principio de autodeterminación de los pueblos. Hay gobernantes que se escudan sacando la espada del principio de la autodeterminación, pero ese principio no es para proteger bandas delincuenciales, no debe servir para amurallar a tiranos que masacran a los ciudadanos que discrepan, no es para que trafiquen drogas o armas, o para amparar a terroristas. Es más que justificado que, en estas circunstancias, el principio de Injerencia Humanitaria tenga preeminencia sobre el de autodeterminación de los pueblos. Porque se ufanan de la “revolución” cuando lo que han hecho es hundir al pobre en la miseria. Ayudar al pobre no es darle una bolsita de alimento para que el pobre sobreviva en la pobreza. La verdadera acción revolucionaria de un Gobierno que quiere justicia social es darle una mano para sacarlo de la pobreza, con un empleo bien remunerado, buena educación, servicios de salud, y eso no existe en Venezuela.

—¿Qué pasa si algunos opositores deciden presentarse a las elecciones presidenciales convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente?

—No quiero caer en esa hipótesis porque lo responsable es actuar de manera acompasada, el pueblo merece que tengamos coherencia.

—Algunos partidos salieron a validar firmas el último fin de semana….

—Son decisiones aisladas. Queremos que los pasos que rompen el compás de la unidad no terminen haciendo migajas esta plataforma (por la MUD) que es necesaria para darle pelea a la tiranía.

—¿Cómo decidió huir, escaparse…?

—El instinto que tiene todo ser humano. Lo venía pensando, como todo preso. Cuando ingresé a la prisión militar, veía las rejas, los barrotes, me agarraba la madrugada despierto, y uno siempre piensa, porque es instintivo el derecho a la libertad. Y durante el arresto domiciliario, lo mismo. Pero cuando me llegaron las noticias de que había un plan macabro para secuestrarme, desaparecerme y que el Gobierno después le atribuyera ese secuestro a un supuesto grupo paramilitar colombiano, fue que planifiqué liberarme. Porque más que fugarme, lo que hice fue liberarme. Fue una decisión de muchos riesgo, pero así es la vida de un dirigente político, se asumen riesgos. Si usted es dirigente y está enfrentando una dictadura, sabe que corre el riesgo de ser víctima de un carcelazo, como lo padecía yo, o de ser ejecutado, como lo fue Óscar Pérez.

Me fugué, recorrí más de 1.000 kilómetros, más de 20 horas continuas, hasta que llegué al punto en que el puente separa la tierra venezolana del territorio colombiano. Fue una apuesta con más del 80% de posibilidades de que me atraparan, me asesinaran, pero dimos ese paso y logré poner pie en territorio colombiano, que me ofreció solidaridad y, luego, me trasladé a Madrid, donde me estaban esperando mi esposa y mis hijas.

—Sin poner en riesgo a quienes lo ayudaron, ¿cómo fue ese trayecto?

—Me encontré con retenes policiales, algunos los sorteamos con la ayuda de Dios, otros por ejercicios previos. Yo, incluso, hice ejercicios previos de cambio de voz, porque me decían que mi voz es muy reconocible, que si hablaba me iban a reconocer. La tuve que cambiar. Y también tuve ayuda de militares efectivos. Ya llegando al puente, yo iba mezclado con miles de personas, y una señora, cuando me faltaban 15 metros —que me parecieron kilómetros— me dice: “¡Ledezma!”. Sé que lo hizo de buena fe e instantáneamente comprendió la situación en la que me encontraba y no hizo más comentarios. Un guardia nacional que yo tenía a mi mano derecha escuchó, me vio y yo seguí… Mantuve la calma, mantuve la serenidad y, ya en territorio colombiano, un funcionario me reconoció y me dijo: “Bienvenido a la libertad”. Por supuesto que respiré y suspiré, porque volví a respirar una atmósfera de libertad. (Infobae)

Cuba importará más petróleo de Argelia ante descensos desde Venezuela

Cuba intercambia servicios profesionales, especialmente los médicos, por petróleo y sus productos derivados. El acuerdo ya existente fue ampliado, señaló un reporte de la televisión estatal de la isla.

Cuba suscribió acuerdo intergubernamental con Argelia

Los contratos se realizaron entre la empresa petrolera argelina Sonatrach y la estatal Unión Cupa-Petróleo (Cupet)

La Habana.- Cuba anunció este miércoles la firma de un acuerdo con Argelia para importar petróleo durante los próximos tres años, para compensar la caída de los envíos de combustibles desde Venezuela.

El acuerdo fue anunciado tras la clausura de la 21 sesión de la comisión intergubernamental bilateral de cooperación económica, entre el ministro argelino de Salud, Población y Reforma Hospitalaria, Mokhtar Hasbellaoui, y su homólogo cubano, Roberto Morales, informó DPA.

Cuba intercambia servicios profesionales, especialmente los médicos, por petróleo y sus productos derivados. El acuerdo ya existente fue ampliado, señaló un reporte de la televisión estatal de la isla.

El nuevo convenio de suministro de hidrocarburos a la isla abarca desde el año 2019 hasta 2021, afirmó Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior de Cuba, que asistió a la reunión bilateral.

“El compromiso es uno de los más importantes contraídos por los dos países en los últimos tiempos”, señaló la agencia oficial Prensa Latina, aunque no ofreció detalles de las condiciones del nuevo acuerdo bilateral.

Los contratos se realizaron entre la empresa petrolera argelina Sonatrach y la estatal Unión Cupa-Petróleo (Cupet).

En 2017, Argelia envió más de 2,1 millones de barriles de crudo a Cuba, unos envíos que fueron vistos como coyunturales pero ahora está previsto que la cifra se iguale durante 2018 (El Universal)

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas