Obama y el reto latinoamericano por Manuel Avendano equipo @diploos

Justo hace una semana Barack Obama fue reelecto para el cargo de presidente de los Estados Unidos, en una elección bastante reñida que finalmente se dirimió por 2 puntos de diferencia en el voto popular. En esta ocasión resalto la ascendente influencia latina en los Estados Unidos ya que el 71% de los registrados, más de 12 millones, votó por Obama, siendo determinante para la victoria del demócrata. Estos números denotan un cambio en la realidad demográfica ya que los latinos empiezan a tener una influencia considerable en la toma de decisiones locales y es aquí hay que hacer un alto para determinar dos cosas: una) la política interna que tiene que ver con los latinos y dos) la política exterior estadounidense hacia Latinoamérica, no hay que confundirlas. A pesar de que la primera variable no repercute sobre la segunda, esta última si repercute sobre la primera porque dependiendo de como se desarrolle la política exterior, las distintas comunidades tendrán influencia en la escogencia de los candidatos.

En primer lugar las políticas internas hacia los latinos en Estados Unidos estarán enfocadas a facilitar los procesos inmigratorios, a fortalecer lazos comunes con las comunidades y a participar en las decisiones locales que les afecten directamente. Una prueba de ello es que en 38 estados hubo candidato a puestos legislativos y locales que aspiraban a cargos de elección popular, entre ellos hay que destacar a al venezolano Luigi Boria que es candidato a la Alcaldía de Doral en Florida. La política interna que desarrolla el gobierno estadounidense hacia los latinos no tiene que repercutir en las relaciones hacia los países de procedencia, es decir una mejora en las condiciones a los cubanos que viven en Estados Unidos, no significa automáticamente un cambio en la política exterior hacia Cuba pero un cambio en la política exterior hacia Cuba (ya sea suavizando o en endureciendo las condiciones del bloqueo) si repercutirán en como votarán los cubanos en las próximas elecciones. Aquí es donde esta la clave para entender los retos de Obama hacia América Latina.

Por ahora esta administración no vislumbra grandes cambios en su política exterior latinoamericana: continuarán pronunciándose sobre la necesidad de cambios en Cuba, aunque el bloque no se levantará, se mantendrán alertas ante la amenaza del narcotráfico y comercialmente se afianzaran los lazos con los países Latinoamericanos del Pacifico (especialmente  México, Perú y Chile) ya que entre las prioridades del gobierno esta en la de crear un Acuerdo Trans – Pacifico. Brasil seguirá siendo el contrapeso latinoamericano en la región.

A pesar de todo ello, los demócratas deben valorar los cambios sustanciales en la política exterior con algunos países de la región sobretodo para ganar simpatía en las comunidades radicadas en los Estados Unidos y poder ganar su voto.  No es tan simple pero los cambios demográficos obligan a cambiar las estrategias y dejar algunos dogmas de lado.

@manuelavendano

@diploos

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas