Consejo de Seguridad de la ONU, analiza crisis en Venezuela bajo la Fórmula Arria

diegoarria

 

 

El Consejo de Seguridad de la ONU celebra una reunión informal la tarde de hoy lunes para analizar la crisis en Venezuela, informaron hoy fuentes diplomáticas a Efe, reseñó Miami Diario. 

Para darle inicio a la discusión, el secratario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, expresó su pesar por Venezuela y pidió la libertad de presos políticos y  elecciones transparentes.

Además, dijo que es necesario sanciones más fuerte contra el régimen de Nicolás Maduro y contiunuar las investigaciones para determinar si se han cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

Solicitada de manera conjunta por Estados Unidos e Italia, la reunión se llevará a cabo bajo la “Fórmula Arria” y no dará lugar a resultados específicos, como la aprobación de una resolución.

Este formato permite una discusión informal entre los miembros del Consejo de Seguridad y a ella pueden asistir invitados, ya se trate de países, de organizaciones o de individuos, que se ven afectados por el tema que se aborda.

Esta fórmula fue creada cuando el venezolano Diego Arria presidía el Consejo de Seguridad, con la finalidad de evaluar la crisis de los Balcanes en 1992.

En una entrevista para un diario en Madrid, Diego Arria esxplicó detalladamente en qué consiste la Fórmula Arria:

 

1.    La primera pregunta es casi una obligación: ¿Qué es la Fórmula Arria?, ¿en qué consiste?

La Fórmula Arria hace referencia a los encuentros informales que se llevan a cabo entre los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con agentes externos al propio Consejo.

Su fin es promover el diálogo directo con los distintos agentes implicados en un conflicto, desde altos representantes de los gobiernos a organizaciones internacionales, que facilite a los miembros del Consejo de Seguridad tomar decisiones informadas de asuntos relevantes, comprendidos en el ámbito de responsabilidad del Consejo de Seguridad.

En los encuentros de la Fórmula Arria se ha logrado agregar actores no gubernamentales a sumarse como invitados con sus puntos de vista sobre cuestiones que les afectan, para construir una imagen más rica de lo que está sucediendo.

Es, por tanto, un medio para poder interactuar, dialogar, debatir y cooperar con representantes y agentes externos en un contexto de confidencialidad y en un ambiente

2.    ¿Cómo nació la llamada Fórmula Arria; en qué momento y bajo qué condiciones surge?

Nace en marzo de 1992, en relación con el conflicto en los Balcanes, durante el periodo en que yo presidía el Consejo de Seguridad de la ONU. Aproveché esa circunstancia para generar una modalidad que, como vemos ahora, se ha convertido en una modalidad informal permanente.

Y nace al yo observar que las principales víctimas del conflicto, que eran los bosnios musulmanes, no tenían acceso directo e informal al Consejo de Seguridad. De hecho, la primera de lo que hoy se llama Fórmula Arria fue una invitación que les hice a los embajadores miembros del Consejo de Seguridad del que yo formaba parte en ese momento a tomar un café con un sacerdote croata Era en un ambiente absolutamente informal. El lugar se llama Mdujorge, en Croacia. Me entrevisté con este sacerdote, que me había visitado en mi  embajada, la Misión de Venezuela ante las Naciones Unidas, de la cual yo era representante, para relatarme cómo estaba aumentando la violencia entre serbios y croatas. La descripción que hizo era tan horrible que contrastaba muchísimo con la ausencia de información de estos hechos que se recibía por parte de la Secretaría General de las Naciones Unidas; lo cual me escandalizó.

3.    ¿Qué ha logrado la Fórmula Arria? 

Agregar actores de la comunidad internacional no gubernamentales a sumarse con sus puntos de vista, contribuyendo a un mejor conocimiento de las realidades que se encuentran en el mundo y enriqueciendo la visión del Consejo de Seguridad, que oficialmente solo se nutre de los informes de la Secretaría General de las Naciones Unidas. Esa es una de las grandes virtudes que tiene la Fórmula Arria es más informal.

4.    Qué diferencia la Fórmula Arria de otras prácticas llevadas a cabo en la ONU?, ¿cuál es su secreto o aquello que aporta como diferencia a lo que ya existía?

La Fórmula Arria tiene una gran flexibilidad para que el Consejo no solo pueda interactuar, sino enriquecerse en su conocimiento por la diversidad de actores de la comunidad internacional que pueden asistir.

La Fórmula Arria es una modalidad también informal y confidencial, y no compromete a ninguna acción; pero si bien las informales son oficiales y es el presidente del Consejo de Seguridad el que las convoca, en la Fórmula Arria, cualquier miembro del Consejo de Seguridad puede hacer la convocatoria.

5.    ¿Se llega a algún tipo de acuerdo durante la Fórmula Arria?

La Fórmula Arria sirve exclusivamente para debatir, para discutir; y evidentemente cuando hay debate, cuando hay discusión, cuando hay intercambio entre partes que no forman parte regular del Consejo de Seguridad se enriquece la discusión, y de hecho hay experiencias donde en muchos casos ha contribuido a que luego se tomen decisiones formales gracias a este tipo de decisiones importantes.

Hay temas que determinados miembros del Consejo de Seguridad no quieren que se traten en el Consejo de Seguridad. Y otros miembros que sí les interesa el tema, saltan ese obstáculo convocando una Fórmula Arria, con lo cual obligan, en cierta medida, a que el tema no pase desapercibido y sea tratado aunque sea de manera informal. Eso pasó la semana pasada con Rusia, que no quería abordar un tema, pero otros países propusieron una reunión con la Fórmula Arria, y finalmente Rusia aceptó participar.

Hay algunas reuniones en que los miembros que insisten en que asistan solo los Estados miembros de las Naciones Unidas, otros que son abiertas para que puedan participar organismos no gubernamentales que estén interesados en determinados temas. Ya la Fórmula Arria tiene una gran flexibilidad para que el Consejo pueda no solo interactuar, para que pueda enriquecerse en su visión y en su conocimiento por la diversidad de actores de la comunidad internacional.

6      Desde su experiencia o vivencia personal, ¿cuál ha sido aquella o aquellas reuniones que más le han marcado, y por qué motivo?

La Fórmula Arria más importante fue cuando trajimos al presidente de la Corte Suprema de Justicia de Sudáfrica, Richard Goldstone, en la época del Apartheid. Se estaba discutiendo el informe Goldstone, en el que se creaba un marco legal para ponerle fin al Apartheid de Sudáfrica. Yo hice llegarle un mensaje al cónsul, que viniera a Nueva York a una reunión informal que yo iba a convocar con miembros del Consejo de Seguridad. Y efectivamente vino. Tengamos en cuenta que las Naciones Unidas tenían una larga lucha para ponerle fin al Apartheid en Sudáfrica.

Él luego me hizo una nota donde decía más o menos que saber que venía a las Naciones Unidas provocó en Sudáfrica inmediatamente una gran reacción en la opinión pública y en el propio gobierno, porque pensaron que era una invitación oficial del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el tema del Apartheid. Y efectivamente él luego en Nueva York se retrata con nosotros en las Naciones Unidas, lo que confirmó para el gobierno y la opinión pública de Sudáfrica que las Naciones Unidas estaban implicadas en el tema. Así que me dijo que había sido muy útil en el proceso final de ponerle término al Apartheid.

7      ¿Qué reconocimiento tiene en la ONU?

Años más tarde recibí una nota que decía: Invitación al Embajador Arria para discutir sobre la Fórmula Arria en una reunión bajo la Formula Arria. Fue por iniciativa del embajador de Portugal, entonces miembro del Consejo de Seguridad, Antonio Montero. Ese día fue que me enteré que mis pequeñas convocatorias de café iban a quedar sistematizadas y que me habían honrado poniéndole mi nombre. Yo he sido la única persona, que sin representar a nadie, sino en su propio nombre, ha ido a una reunión con los miembros del Consejo de Seguridad en toda la historia de las Naciones Unidas. Recuerdo que en esa reunión estaba el actual canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, entonces embajador, que dijo sobre la Fórmula Arria: “Esta es una reunión Triple A”.

¿Por qué me invita el Consejo de Seguridad? Eso es lo importante. Porque la Asamblea de las Naciones Unidas, en una de sus resoluciones exigía que la Fórmula Arria no fuese aplicada como un privilegio o concesión que tenían los miembros del Consejo de Seguridad, sino que tenía que ser un derecho de cualquier miembro del Consejo. Entonces, ¿para qué me llaman a mí? Para dar mi opinión

8      ¿Qué le llevó a considerar que eran necesarias un tipo de reuniones diferentes a las ya establecidas?

Lógicamente estas reuniones respondían al deseo de promover la paz la seguridad y la estabilidad internacional, como es el propósito de las Naciones Unidas. Yo pensé que estaba hecho a la medida de las finalidades de la Carta de las Naciones Unidas.

Si yo hubiese sido un diplomático formal nunca se me hubiera ocurrido invitar a tomar café a los miembros del Consejo de Seguridad en la cafetería de las Naciones Unidas para reunirme con un sacerdote que nos contara todas estas barbaridades, pero yo venía de ser antes gobernador de Caracas, y tal vez estaba mucho más entrenado para resolver conflictos diarios como los que hay en toda ciudad, y para ello uno tiene que reunirse con las personas que están en conflicto, sea en la calle, en una plaza, en una oficina. Los parámetros de comportamiento de una persona que tiene una responsabilidad pública como la que yo tenía lo obliga a uno a actuar en las circunstancias que sean posibles.

9  ¿Está satisfecho con el resultado?

El hecho de que lleve mi nombre me produce una gran satisfacción por mí y por mi país, del cual no pueden desvincularme ni siquiera los que hoy me persiguen (ríe), como el gobierno de Venezuela, cuyo embajador ha solicitado una Fórmula Arria para abordar el asunto del Sahara occidental (ríe).  Es curioso porque justamente ese embajador de Venezuela solicitó que se excluyera el nombre de Arria de la Fórmula Arria, lo cual no ocurrió, y ahora tienen que acudir a esa Fórmula que lleva mi nombre.

10  Sabemos que ha habido intentos de crear otras fórmulas o de modificar ésta. ¿Por qué cree Ud. que estos intentos no han tenido éxito?

Sí, entiendo que uno de los intentos fue justamente el del Gobierno de Venezuela que acabo de mencionar. El embajador solicitó a la Secretaria General de Naciones Unidas que le quitaran mi nombre a la Fórmula Arria, lo cual por supuesto no fue atendido. Ese fue el intento. Pero, sin embargo, este mes han tenido que apelar a una Fórmula Arria (ríe nuevamente).

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas