“Dotard”: el insulto de Kim Jong-un a Trump que provoca masivas búsquedas en Internet

Kim-Jong-un-TA-851242582

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, eligió algunas palabras para referirse al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusándolo de tener “un comportamiento mentalmente alterado”, tras el anuncio de que el Departamento de Estado aplicaría nuevas sanciones a Corea del Norte.

Pero fue el hecho de que Kim usara el término “dotard” (que literalmente se traduce como “viejo lunático”), lo que enloqueció a internet. Aunque no es usada en la actualidad, el insulto tiene siglos de antigüedad, apareciendo en literatura medieval del siglo IX.

Las búsquedas del término han aumentado después del discurso de Kim, según el diccionario Merriam-Webster, que define el término como una referencia a “un estado o periodo de deterioro senil marcado por el declive de la postura mental”.

https://twitter.com/MerriamWebster/status/911003233828659201

Kim, por supuesto, no dijo la palabra, pues estaba hablando en coreano. “Dotard” fue la traducción oficial de la agencia estatal de noticias de Corea del Norte KCNA, del coreano “늙다리미치광이” (“neulg-dali-michigwang-i”), o “viejo lunático”. Cabe destacar que los diccionarios que usa la agencia norcoreana son, probablemente, de vieja data.

Más adelante en la traducción de la KCNA del discurso de Kim Jong-un, el líder norcoreano le aconseja a Trump “ejercitar la prudencia al seleccionar las palabras”, algo que la agencia de noticas parece haber tomado en serio.

“La acción es la mejor opción para el tratamiento de un ‘dotard’ que, duro de escuchar, está diciendo solamente lo que él quiere decir”, fue la traducción completa que se le dio al discurso de Kim.

Un término en desuso

Aunque el término dotard no es familiar para la mayoría de los angloparlantes hoy en día, como quedó en evidencia por la cantidad de personas que buscaron su definición, tiene una prestigiosa historia en la literatura.

Según Merriam Webster, la palabra dotard viene de la palabra medieval “doten” (“consentir”), e “inicialmente tenía el significado de ‘imbécil’ cuando se empezó a utilizar en el siglo XIV”.

En “Insultos de Shakespeare: Un diccionario pragmático”, Nathalie Vienne Guerrin da varios ejemplos del cariño del dramaturgo por el término. En el libro “La fierecilla domada”, Baptista, engañado por sus hijos y frustrado con Vincentio, ordena “alejarse con el ‘dotard’; encarcelarlo con él”.

Por otra parte, The New York Times admite en una publicación que la palabra “dotard” ha aparecido diez veces en su diario desde 1980, siempre en la sección de arte.

Sobre el desuso de la palabra, SparkNotes, dice que en versiones modernas de este libro el término se transformó en “viejo tonto decrépito”.

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas