Brújula Diplomática: ¿Cómo nos ve el Mundo?, por Milos Alcalay

venezuela_mapa

Una de las preguntas que permanentemente nos hacen a quienes estamos en contacto con la realidad internacional es “¿Cómo ven en el mundo la actual situación de Venezuela?”. La respuesta es inmediata: no hay día en que se deje de destacar –en una u otra forma– la torpeza, brutalidad e ineficiencia con la que el Gobierno militarizado arremete diariamente contra los ciudadanos venezolanos.

La situación que enfrentamos no es solo sufrir las arremetidas de un golpe continuado contra los derechos humanos, la libertad y la democracia, con su secuela de muertos, heridos y detenidos, sino que se extiende a todos los campos: el económico, el social y el ético como se refleja en la reciente denuncia en la que los propios corruptos acusan al Canciller Maduro de entregarle al publicista Santana –aliado de Lula– la cantidad de 11.000.000 de dólares como parte del pago de la campaña electoral de Chávez. Los titulares de los diarios reflejan los escándalos; las emisiones de televisión muestran el desproporcionado uso de la fuerza contra manifestantes; los Gobiernos y los organismos internacionales muestran una sincera preocupación, a lo que se suman las resoluciones de los Parlamentos de América Latina y del mundo junto a las denuncias de las ONG en materia de Derechos Humanos y Democracia. Ante este panorama, el Gobierno no entiende (o no quiere entender) la gravedad de lo que enfrentamos y se niega a toda solución de transición pacífica, porque lo único que le interesa es aferrase al Poder a toda costa.

No es la primera vez que en el pasado se hayan condenado las violaciones de Derechos Humanos en América Latina, como se evidenció en los casos de las denuncias contra el General Pinochet, o los Militares Brasileños, o Videla, o la dictadura del Uruguay, o antes, al denunciar las violaciones de Somoza, Stroessner, Papá Doc, y por supuesto, de Fidel Castro y Noriega. Pero lo de Venezuela es mucho más grave, tal como lo señaló el Ex Presidente del Uruguay Julio Maria Sanguinetti, que fue el primer Presidente electo después de la dictadura que duró en el país austral entre 1973 y 1985, cuando afirmó que hemos tenido dictaduras terribles “pero ninguna llegó a este nivel de destrucción del aparato económico y del funcionamiento de la vida de la sociedad”. A su vez, en un reciente Foro de Ex Gobernantes realizado en Buenos Aires, Mauricio Macri acompañado por destacados Estadistas como Felipe González y Fernando Henrique Cardoso afirmó “cada día Venezuela desciende un escalón más hacia el infierno”.

El prestigioso dirigente Brasileño Fernando Henrique Cardoso afirma que la situación no puede ser peor “porque el Poder Militar se jugó por Maduro y eso cambia los términos de la cuestión”. Y ello es cierto porque nunca en el continente los hombres de uniforme llegaron a tener tanto poder. Hoy nuestros Generales y Almirantes son Gobernadores, Presidentes de Bancos Oficiales, Parlamentarios, Alcaldes, Embajadores, mientras que otros se benefician impúdicamente del negocio del narcotráfico o del enriquecimiento por diferencial cambiario. Allí nos viene a la cabeza con esperanza la célebre frase del Luis Herrera Campins. “Los militares son leales….hasta que dejan de serlo”. Amanecerá y veremos.

@milosalcalay

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas