Solís y Pence hablan de migración, narcotráfico y Venezuela

SolísyPence

 

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, recibió este viernes al mandatario costarricense, Luis Guillermo Solís, con quien habló del narcotráfico y la migración en Centroamérica, así como de la crisis en Venezuela, según la Casa Blanca.

“Los dos líderes abordaron maneras de profundizar su cooperación en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas y la reducción de la inmigración ilegal a través de América Central a los Estados Unidos”, informó en un comunicado la oficina del vicepresidente.

Pence “elogió” el papel de Costa Rica como “socio clave” de EEUU en la región y en el hemisferio en los ámbitos de “la prosperidad económica, la seguridad y la buena gobernabilidad”.

El vicepresidente aprovechó la visita del líder latinoamericano para poner sobre la mesa la crisis en Venezuela y “expresó su aprecio por la actitud constructiva de Costa Rica a favor del orden constitucional y el respeto a los derechos humanos” en ese país.

La reunión con Pence fue la última de Solís en Washington en una visita de tres días en la que también mantuvo encuentros con el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, y con el subsecretario de Estado en funciones, Thomas Shannon.

Kelly se comprometió con Solís a mantener la cooperación de Estados Unidos en la formación y equipamiento de las fuerzas de seguridad costarricenses.

La reunión se da al mismo tiempo que Laura Chinchilla, ex presidenta de Costa Rica, opinó que los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) deben actuar “con medidas drásticas” contra el gobierno venezolano, luego de que el secretario general del organismo, Luis Almagro, emitiera un informe que señala la ruptura del hilo constitucional en Venezuela y le pidió a los gobiernos, que se consideran demócratas, impulsar la aplicación de la Carta Democrática.

La visita también coincidió con la publicación de la propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para el presupuesto del año fiscal 2018, que incluye un recorte de 31 % en los fondos para el Departamento de Estado, hasta 37.600 millones de dólares.

Aunque el Departamento de Estado no ha aclarado todavía en qué áreas se producirán los recortes y no se espera que esos datos se conozcan hasta mayo, expertos consultados por Efe creen que un descenso tan notable en los fondos reducirá inevitablemente la ayuda exterior de EEUU, incluida la proporcionada a Latinoamérica.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas