Daniel Ortega, el presidente “eterno” de Nicaragua, asume por cuarta vez

daniel-ortega

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, inicia este martes su cuarto mandato junto a su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, con control del parlamento pero limitado económicamente por la cada vez más escasa ayuda de Venezuela.

Ortega, de 71 años -que gobernó durante la revolución sandinista entre 1979 y 1990 y volvió al poder en 2007-, fue elegido en noviembre para un tercer periodo consecutivo con el 72.5% de los votos, mientras que su partido -el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)- obtuvo 71 de los 92 escaños del parlamento unicameral.

El líder sandinista se juramentará este martes en un acto solemne en La Plaza de la Revolución, en el antiguo centro de Managua, ante invitados extranjeros entre los que destaca la presidenta de Taiwán, TsaiIng-wen.

El presidente Nicolás Maduro anunció que viajará a Nicaragua en las próximas horas para también asistir a la investidura de Ortega. Evo Morales, presidente de Bolivia, también confirmó su asistencia.

Pero el entorno económico es difícil para Ortega, debido a la reducción de la cooperación venezolana y la amenaza de legisladores de Estados Unidos de impulsar una ley que condicionaría los créditos de organismos multilaterales a que Managua realice cambios políticos.

Entre 2007 y 2016 la cooperación venezolana sumó unos 4,800 millones de dólares, en virtud de un acuerdo de suministro de petróleo en condiciones ventajosas para Managua.

Los fondos de la generosa cooperación de Caracas permitieron a Ortega impulsar programas sociales que redujeron la pobreza del 45 al 29% de la población, según cifras oficiales avaladas por el Banco Mundial.

Sin embargo, tras la caída de precios del crudo, el flujo de esa ayuda ha decrecido en más de un 50%.

La instalación de Donald Trump en la Casa Blanca podría empeorar el panorama económico de Nicaragua, considerando las medidas proteccionistas que el nuevo presidente anuncia, dijo a la AFP el economista y consultor privado Adolfo Acevedo.

En Nicaragua operan empresas extranjeras bajo el régimen de zona franca que proveen de arneses a las empresas automotrices asentadas en México, algunas de las cuales ya han anunciado su salida de ese país.

“Daniel Ortega está desacreditado dentro y fuera de Nicaragua, pero la sociedad no está cohesionada para exigirle que se vaya y no siga violando la Constitución”, dijo a la AFP el sociólogo y catedrático Cirilo Otero.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas