Senado brasileño pedirá a Rousseff activar Carta Democrática de la OEA para Venezuela

DilmaRousseff2

Este 2 de marzo, el plenario del Senado brasileño debatirá la solicitud hecha a la presidenta de ese país, Dilma Rousseff, para que se active el Protocolo de Ushuaia y la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA), en virtud del incumplimiento del gobierno del presidente Nicolás Maduro a las prácticas democráticas previstas en dichos instrumentos internacionales. Así informó el diputado Luis Florido, presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional de Venezuela, quien se encuentra de gira.

Florido explicó que la propuesta fue presentada por la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional del Senado de Brasil, que encabeza Aloysio Nunes Ferrerira, del Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB), con quien se reunió durante su reciente visita a ese país en compañía del diputado William Dávila.

“Consideramos que hay suficientes razones para activar ambos mecanismos, porque las acciones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra la Asamblea Nacional constituyen un golpe judicial que pone en riesgo la democracia venezolana”, aseguró Florido.

El Protocolo de Ushuaia, suscrito por los países integrantes del Mercosur, incluye una “cláusula democrática” que establece sanciones o, incluso, la expulsión del bloque, de aquellos países miembros donde se quiebre el orden democrático.

Por su parte, la Carta Democrática Interamericana, cuyo objetivo principal es el fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática, establece que la ruptura del orden democrático o su alteración, que afecte gravemente el orden democrático en un Estado miembro, constituye “un obstáculo insuperable” para la participación de su gobierno en diversas instancias de la OEA.

Florido manifestó que la semana pasada, la comisión que preside acordó crear un grupo integrado por él mismo, por Dávila y por el también diputado Timoteo Zambrano, para explorar la posibilidad de solicitar la activación de la carta democrática de la OEA. “Ahora se nos adelantó el Parlamento brasilero”, indicó. Sin embargo, este grupo está trabajando en el análisis de la viabilidad para que se active el instrumento de la OEA.

La activación de la Carta Interamericana puede ser solicitada por cualquier Estado miembro de la OEA o por su secretario general. Y para que sea aprobada la activación, debe tener la aprobación de al menos las dos terceras partes de los miembros de la organización.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas