Así es cómo Venezuela se convirtió en el mayor consumidor de datos móviles en América Latina

conexion

 

Las cifras son de Telefónica, la empresa de telefonía propietaria de Movistar, y parecen confirmar que los venezolanos son adictos a internet.

O –mejor dicho– a chatear y a postear y a mandar fotos y videos desde el celular.

Por eso Movistar lanzó en Venezuela el plan “Cuida tus megas”, con el que busca que sus clientes “hagan un uso racional, responsable y eficiente” de los datos.

De los 10 millones de clientes de Movistar en Venezuela, 5,5 millones tienen teléfonos inteligentes.

Mientras que según cifras de la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), de los 30 millones de celulares que hay en el país –uno por habitante–la mitad califican son smartphones.

Y, según las mediciones de ambas entidades, todos esos celulares están usando su servicio de datos como si fueran gratis.

 

El precio

Para Ricardo Martínez, presidente de la Cámara de Empresas de Servicios de Telecomunicaciones de Venezuela (Casetel), es precisamente el precio lo que hace que los venezolanos consuman tantos datos.

“Como la telefonía es tan barata, la gente hace un uso indiscriminado del servicio”, le dice a BBC Mundo.

Según cálculos de Casetel, que usa cifras oficiales, en los últimos años los servicios de telecomunicaciones han perdido valor relativo a la canasta básica del venezolano: mientras que en 2011 eran el 5,2% del presupuesto promedio, ahora es un 1,2%.

El gobierno venezolano regula los precios de los planes de telecomunicaciones.

Y, como ocurre en los sectores de alimentos o medicinas, las empresas de telecomunicaciones se quejan de que el gobierno no ha ajustado los precios acorde a una inflación que, según cifras oficiales, registró un 180% el año pasado.

Un plan mensual promedio de celular con datos en Venezuela cuesta alrededor de 500 bolívares, lo que equivale a un 4% del salario mínimo.

En Colombia es el 20%, en Argentina el 44% y en México 22% del ingreso mínimo.

“En Venezuela el gobierno, siendo su operadora (Cantv) la mayor del mercado, ha marcado al precio y la mayoría de los proveedores se han pegado a ese precio”, le dice a BBC Mundo Gabriel Salas, presidente de la empresa de servicio de internet IPNET.

 

¿Alternativa informativa?

Pero el consumo de datos no parece ser solo cuestión de precios: según Salas, en el gremio se maneja la teoría de que debido al cambio de línea editorial de los canales de televisión –muchos de los cuales dejaron de criticar al gobierno– los usuarios han pasado a depender de la información en internet.

“Nosotros hemos visto un incremento enorme del tráfico de video a través de nuestra red”, le dice a BBC Mundo.

En Venezuela, los canales de televisión por internet como VivoPlay y Ver TV Noticias se han vuelto cada vez más influyentes, pues son los únicos que reportan sobre lo que la oposición considera importante.

De hecho, varios canales de streaming asociados a la oposición tienen una repercusión importante, como Capriles TV o la Unidad Venezuela.

Ocurre algo parecido con el canal de televisión de la Asamblea Nacional: el oficialismo intervino el canal oficial, así que la oposición sacó uno por internet.

El servicio de streaming de Twitter, Periscope, es cada vez más popular en Venezuela.

Y últimamente han salido varios portales exclusivamente dedicados al video, como El Pitazo TV y Sancocho TV.

“Los medios de comunicación tradicionales están siendo controlados directa o indirectamente por el Estado, por lo que uno de los pocos lugares que le queda a la disidencia para informarse son las redes sociales”, dice Ricardo González, profesor de computación de la Universidad Simón Bolívar.

 

Lea la nota completa en BBC Mundo 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas