Mientras las matanzas continúan en Siria los hackers siguen revelando los secretos del dictador y su mujer.

El Mundo

Portada |Revelan nuevos e-mails de su marido, Bashar Asad

Asma Asad: Yo soy el verdadero dictador

Nuevos correos electrónicos sacan a la luz la relación entre el matrimonio presidencial y los últimos tiempos del Gobierno sirio.

La vida más íntima del mandatario sirio, Bashar Asad, vuelve a salir a la luz a través de una nueva entrega de correos electrónicos que intercambió durante meses el líder y su entorno más cercano. Los documentos, a lo que hace referencia ‘The Telegraph’ y ‘Al Arabiya’, muestran la jerarquía dentro del círculo más próximo a Asad, el papel de su esposa y otros familiares y la forma en que se toman las decisiones en el seno de su Gobierno.

Asma, la mujer de Bashar Asad, se revela en esta correspondencia como uno de los mayores apoyos del presidente. En uno de los correos que la primera dama envía a un amigo, Asma elogia el tono con el que su marido se ha dirigido al pueblo, para dar sensación de un hombre “muy fuerte, que no quiere más disturbios a su alrededor”, escribe.

La compenetración entre ambos es tal, que Asma bromea con uno de sus amigos sobre la imagen que el mundo tiene de su marido. “Yo soy el verdadero dictador, él no tiene ninguna opción”, asegura, al hilo de una conversación escrita sobre los hábitos de la vida en pareja.

Este es sólo el contenido de algunos de los más de 3.000 e-mails privados de la familia Asad que han salido a la luz a raíz de una filtración de documentos que han llegado a medios como ‘The Daily Telegraph’ o ‘Al Arabiya’.

En ellos se descubre que la pareja presidencial y su círculo más cercano recurren en ocasiones a seudónimos para mantener el contacto entre sí y con personas que están fuera del país.

También se desvela a un Bashar Asad atento y cariñoso con su esposa, pero despreciativo con lo que está pasando en Siria y con la cruel represión que él mismo está llevando a cabo. De hecho, califica de “basura” las ‘reformas’ que ha anunciado para tratar de apaciguar a los rebeldes.

Asma también responde a las muestras de afecto de su marido: “Si aguantamos unidos, superaremos esto juntos…Te quiero”, escribe al mandatario el 28 de diciembre, al tiempo que deja entrever que es consciente de que las cuatro décadas de gobierno de la dinastía Asad podrían llegar pronto a su fin.

El matrimonio presidencial hace gala de una gran complicidad. En otra ocasión, Bashar Asad remite un texto a su esposa que tenía como asunto ‘El estudiante que sacó un 0 en un examen’. Al abrirlo, la destinataria encontró una lista de respuestas absurdas a preguntas de test. Por ejemplo: ¿En qué batalla murió Napoleón?. La respuesta: ‘En su última batalla’. Tras recibirlo, la esposa lo remite a otros familiares y amigos.

En la misma línea que su marido, Asma recurre al tono jocoso para referirse a lo que está ocurriendo en el país. Sin ir más lejos, el 17 de enero hace circular un correo en el quebromea acerca de la población de Homs, una de las localidades más castigadas por el régimen. Sólo unas horas después, el Gobierno ordenó un ataque sobre esa área que se cobró la vida de cientos de sus habitantes.

Otra figura femenina

Hadeel Ali es el nombre de otra mujer con la que el mandatario sirio mantiene contacto habitualmente, a juzgar por la frecuente correspondencia entre ambos.

El contenido de sus mensajes presenta a Ali como una persona de máxima confianza para el presidente Asad, cuyas directrices sigue al pie de la letra. En varios correos electrónicos, Hadeel menciona los nombres de personas que deberían ser apartadas de sus funciones y ‘sugiere’ quiénes deben ser sus sustitutos. El jefe del régimen sirio, en la mayor parte de las ocasiones, cumple las recomendaciones de su amiga.

Además, Ali sirve de nexo entre Bashar Asad y otros individuos ajenos a su Gobierno, incluidos algunos periodistas afines al régimen. Es el caso de ‘Hussein’, que trabaja para una institución mediática iraní en Siria y transmite mensajes de Hezbolá a Damasco.

Ante la visita de los observadores de la Liga Árabe al país, Hussein aconseja que los seguidores de Asad se concentren en torno al ministerio de Relaciones Exteriores, en lugar de dividirse en dos zonas como estaba previsto. Esta última opción, según el informador, se vería mediocre y el objetivo es conceder una cálida bienvenida a la comitiva internacional. Sus sugerencias se hicieron realidad.

Los hilos del Gobierno

Los e-mail que recoge en su edición digital ‘Al Arabiya’ arrojan luz sobre la forma en que Siria estaba siendo gobernada en los últimos tiempos, en los que Bashar Asad ejercía como autoridad máxima y principal controlador de todos los asuntos del país.

Un correo electrónico remitido por el ministro de Economía, Nidal al-Shaar, ejemplifica esta realidad. El texto no pasa por el Primer Ministro, a quien por lo general se refieren, sino que va directo al presidente Asad a través del ministro de Asuntos Presidenciales, Mansour Azzam. En él, se solicita la incorporación de nuevas personas al Comité Económico presidido por el Primer Ministro.

En otro correo enviado el 4 de diciembre también se observa cómo un ministro evita la línea correcta de la información y se dirige a la oficina del presidente directamente.

Enviar Comentarios