Esta semana contiene los 4 días más interesantes posteriores a la culminación de la Serie Mundial. Entre lunes y jueves se estarán entregando los premios a las actuaciones sobresalientes durante la temporada 2012 en MLB. Novatos y Managers del año, Cy Youngs, y Jugadores Más Valiosos (MVP) –en ese orden- serán anunciados finalmente luego de una larga espera y no menos especulada votación por parte de la Asociación de Escritores de Beisbol de los Estados Unidos (BBWAA, por sus siglas en inglés).

Para los venezolanos será el jueves el día más trascendental, cuando nuestro triple coronado maracayero, Miguel Cabrera, conozca si finalmente o no le es otorgado el honor al máximo contribuyente individual de la Liga Americana. Los finalistas fueron ya anunciados y sabe contra quiénes compite: Adrian Beltre, Robinson Canó, Josh Hamilton y Mike Trout.

La opinión consensuada es que sólo uno representa una verdadera oposición a Cabrera: el jardinero central de los Angelinos, Michael Nelson Trout, mejor conocido como “Mike”. Y es que el oriundo de Nueva Jersey de 21 años pisó los talones de Miguel hacia finales de temporada poniendo en riesgo su triple corona en el departamento de promedio finalizando la zafra tan sólo 4 puntos porcentuales detrás del de Detroit.

Basta con que se pasee usted, amigo lector, por las páginas y blogs de beisbol para que recoja impresiones a favor de cualquiera de los dos. Desde esta tribuna intentamos entonces hacer un análisis objetivo acerca de por qué creemos que Cabrera es el merecedor del MVP.

Para ello disponemos de tres argumentos: uno de orden histórico, otro estadístico y finalmente uno de índole colectivista. Veámoslos sin demora.

1.       Seis (6) de los nueve (9) jugadores en ganar la Triple Corona –antes que Miguel-  desde que se entrega el premio a Jugador Más Valioso han recibido el MVP el año de sus hazañas.

El premio al Jugador Más Valioso comenzó a entregarse oficialmente por la BBWAA a partir de 1931, pero ya desde 1911 se otorgaban reconocimientos de índole similar como el “Premio Chalmers” (1911-1914) llamado así por la homónima compañía de vehículos que los otorgaba, y el llamado “Premio de la Liga” (1922-1929).

Chuck Klein (1933), Lou Gehrig (1934) y Ted Williams (1942, 47) son las únicas tres excepciones al no haber recibido los máximos honores individuales tras haberse hecho del triple record. Lo que es aún más destacable es que los últimos tres triples coronados (Yasztremski, Robinson y Mantle) han recibido todos el MVP sin excepción, incluyendo par de victorias por aclamación o votación unánime de los escritores en el caso de los dos más antiguos. Les dejamos un cuadro que detalla la estadística que mencionamos.

De esta manera, la historia así como la tendencia reciente demuestran que Miguel Cabrera debería alzarse con el MVP este año. Examinemos entonces el segundo argumento, el estadístico.

2. Cabrera, jugando aproximadamente 15% más encuentros que Trout, mantuvo su superioridad a la ofensiva.

Para todos es obvio que Cabrera fue mejor bateador; de lo contrario no habría obtenido la Triple Corona en primer lugar. Pero es igualmente obvio que el bateo es un tema de consistencia y no de explosividad necesariamente; un maratón, pues, en lugar de una carrera de 5K. Habiendo estado en 22 juegos más que Trout (161 vs 139) y consumido cerca de 63 turnos al bate por encima del americano, Cabrera logró mantenerse en la cúspide de los departamentos de bateo. Trout, si bien tuvo una temporada de ensueño que muy probablemente lo haga merecedor del novato del año, no cumplió de la misma manera en cuanto a cuadrangulares e impulsadas.

Mike Trout terminó en el puesto 23 en empujadas y 13 en cuadrangulares dentro del joven circuito, posición que ni siquiera lo coloca como el mejor de su equipo al frente de estos departamentos (tiene 3 compañeros por delante en CI, 1 en HR). El único departamento en el que Trout supera a Cabrera es en OBP, donde lo hace por apenas 6 puntos (.399 vs .393) dando por descontado el de bases robadas donde el de Los Ángeles se llevó todos los honores pero donde Miguel ni siquiera es contendiente.

Al final del día las estadísticas lo dicen: Miguel fue mejor que Trout en lo individual. Finalmente, el argumento último tiene precisamente que ver con el complemento de lo hecho individualmente: su contribución al colectivo.

3. Cabrera fue factor determinante en meter a Detroit en la postemporada.

Retrotraigámonos por un momento al 1 de septiembre. En la división central de la Liga Americana los Medias Blancas de Chicago tenían dominio de 1 juego de ventaja sobre Detroit tras haber sacado lo mejor de sí en agosto. Por su parte, en la costa oeste, Los Ángeles ya parecía despedirse de sus posibilidades ante una embestida tremenda de Oakland y los vaivenes de Texas, pero todavía con oportunidades remotas (7.5 juegos de diferencia con el primer lugar).

Coincidencialmente, y de manera providencial para el argumento, ambos equipos terminaron con registro casi idéntico durante el período comprendido entre 1 de septiembre y 3 de octubre: 18-10 Detroit, 19-10 Los Ángeles. Pero hubo una diferencia descomunal en la contribución que cada uno de estos peloteros tuvo en ese destino.

Los Tigres tuvieron un sólido septiembre donde maximizaron su ofensiva y se aprovecharon de los deslices de Chicago para poder hacerse del primer lugar y llegar a sacar 3 juegos de ventaja coronándose así como campeones de división. En total anotaron 121 carreras y sacaron 31 vuelacercas en ese período. Cabrera tuvo que ver con el 40% de las carreras producidas y 32% de los jonrones despachados.

Los Ángeles por su parte logró escalar apenas 2.5 juegos vs Oakland. Trout colaboró con el 21% de los cuadrangulares y de las carreras de su equipo, lo que marca una diferencia interesante, considerando que Los Ángeles perdió 7 de sus 10 encuentros por 3 carreras o menos.

Resultaría írrito y harto ridículo otorgar el MVP basado en si el equipo para el que el pelotero juega llega o no a la postemporada. Pero cuando la contribución personal es de este calibre, sin duda el espaldarazo a favor de Cabrera es demasiado importante como para ser ignorado.

Les presentamos entonces tres razones que predicen que el jueves Venezuela entera debería celebrar a su triple coronado y jugador más valioso. Lo dicen la historia, la estadística y la contribución colectiva… veremos ahora qué dicen los periodistas.

Un abrazo a todos y espero sus comentarios via Twitter por @Baseballnotes.

Enviar Comentarios